,

¡No toques el perejil gigante! Esta planta venenosa puede causar hasta ceguera.

El perejil gigante se hizo famoso por poseer unas hermosas flores blancas de gran tamaño. Sin embargo, con el paso del tiempo, pudieron determinar cuán peligroso resultaba para los humanos.

Obsérvala bien y dala a conocer a toda tu familia. Si la ves en algún lugar, hagas lo que hagas… ¡no la toques! Esta planta es tan peligrosa como hermosa y llama mucho la atención por su tamaño y belleza. Indícale a todos los niños que se alejen de ella y compárteles la información que te brindamos a continuación.

Lee también: “Esta planta, ¿es capaz de matar a un niño en menos de un minuto?”

Descubre los peligros del perejil gigante.

Características generales.

El perejil gigante, llamado Heracleum mantegazzianum en el mundo científico, es un arbusto nativo de Asia, introducido en Europa a finales de la década de 1890. Alcanza de 2 a 4 metros de altura, formado por tallos huecos de hasta 10 cm de diámetro y por grandes y llamativas flores blancas.

Es considerada una planta invasora por su gran poder de expansión. Una sola planta es capaz de producir hasta mil semillas en un verano. Su follaje es tupido y sofoca toda la vegetación que se encuentra a su alrededor. Actualmente, su progresivo desarrollo resulta un problema en países como España, Estados Unidos, Alemania, Francia, Noruega, Bélgica e Irlanda.

¿Por qué resulta tan venenoso?

Los tallos huecos del perejil gigante están llenos de savia fototóxica. Cuando la savia entra en contacto con la piel, ésta pierde protección al exponerse a la luz solar. En ese momento, las sustancias venenosas pueden penetrar la dermis y provocar dermatitis, urticarias severas, ampollas, decoloración de la piel, manchas oscuras y quemaduras de tercer grado dentro de las 48 hs. posteriores a haber tocado la planta. En el peor de los casos, cuando la savia toca los ojos y estos se encuentran bajo los rayos del sol, el perejil gigante puede provocar ceguera permanente en la persona.

Los ministerios de Salud y de Medio Ambiente de todo el mundo, recomiendan evitar el contacto con esta planta, entiéndase no tocar, ni rosar con ninguna parte del cuerpo. Al mismo tiempo, es importante educar a los niños desde temprana edad para que no corten las flores que llamen su atención por tratarse de posibles peligros para la salud (además del daño que eso significa).

¿Qué hacer ante el menor contacto?

Si accidentalmente tú o alguien de tu familia entra en contacto con esta planta, las autoridades recomiendan:

  • En primer lugar, enjuagar la zona con abundante agua fría. Mantener debajo del chorro de agua por unos minutos, sin friccionar con fuerza, ni utilizar ningún producto químico.
  • Si tus manos fueron las afectadas, procura no rascar tus ojos, boca u otras partes del cuerpo para no afectarlas también.
  • Dirígete lo antes posible con un médico que pueda estudiar el área, proporcionarte medicamentos y aconsejarte al respecto.
  • En todo momento, mantén la zona afectada lejos de los rayos del sol.

Advertencia: En Italia, existe otra planta denominada perejil gigante y no se trata del mismo arbusto, ¡NO CONFUNDIR!

A continuación, te mostramos la experiencia de una pequeña niña afectada por el perejil gigante: