,

No vuelva a comprar Jengibre nunca más! ¿Cómo cultivar su propio Jengibre ?

Cultivar tus propios alimentos en casa es sano y gratificante. De esa forma te aseguras que lo que consumes no contiene aditivos ni plaguicidas tóxicos.

En esta ocasión, te proponemos cultivar jengibre. Consumirlo fresco es más natural y delicioso. Es un sabroso aderezo para las comidas y contiene múltiples propiedades curativas. Sus usos en la medicina natural son infinitos. Es nutritivo y se utiliza para el tratamiento del asma, gripes, problemas digestivos y más. Contiene antioxidantes y previene de enfermedades cardíacas. Es un vigorizante, anticancerígeno y diurético natural. ¡La lista de beneficios es larguísima!

Puedes cultivarlo en una maceta o directamente bajo tierra en tu jardín. Sin embargo hay algunas cuestiones a tener en cuenta en ambos casos. Veamos cuáles, paso a paso:

ginger

Cultiva jengibre en una vasija o maceta
-Consigue una raíz de jengibre fresca (o tres en caso de que cultives varias) no debe tener arrugas ni moho.
-La raíz necesita hidratarse. Colócala en remojo con agua tibia, por toda una noche.
-Preparar la vasija o maceta: Necesitarás una maceta de 40 cm de diámetro por 30 cm de profundidad (con este tamaño puedes cultivar hasta tres raíces). Rellenarla con tierra suelta (la que no se comprime al ser regada) y enriquecerla con mucha composta. Asegurarse de que la maceta drene de forma correcta.
-Plantar las raíces separadas, sobre la superficie de la tierra.
-Colocar la vasija en una zona con luz pero a la sombra, donde permanezca a una temperatura de 25° C. La planta no crecerá en temperaturas más bajas, ya que es originaria de Asia donde las temperaturas son elevadas.
-Riega moderadamente. Aumenta la dosis de agua cuando comiences a ver los brotes. Durante el invierno riégala menos aún, pero debes estar atento a mantenerla vigorosa. No debe estar débil, ni pálida.
-En un año, la planta ya estará madura y alcanzará entre 2 y 4 metros de altura. Las hojas adoptarán un color amarillento.
-Remueve la tierra de la superficie y extrae los brotes. Replanta algunos y consume las raíces de otros.

Cultiva jengibre directamente sobre el suelo.
-Consigue una raíz de jengibre o más.
-Hidrátalas como explicamos anteriormente.
-Busca una zona húmeda donde plantarlos. Debe tener buen drenaje y estar protegida de fuertes vientos y de temperaturas menores a los 12°C.
-Planta las raíces en la superficie. Si ya tiene algún brote, procura que no quede enterrado.
-En un año la planta estará madura.
-Remover los brotes como se explica en el método anterior.

Algunos consejos…

  • La pieza de jengibre que cultivarás debe ser de buena calidad. ¿Cómo consigo darme cuenta? Debe ser gruesa, firme, aromática y con muchas prolongaciones.
  • Trata de conseguir jengibre orgánico para cultivar.
  • Existen otras especies de jengibre que no se ven comúnmente, ni se venden en los supermercados. Averigua, si estás interesado, ya que existen empresas que las envían a domicilio.

Ahora sabes que puedes cultivarlo tú mismo fácilmente y disfrutarlo en tu hogar, ahorrando dinero.