,

Nueva terapia de frío: Descubre cómo adelgazar con bolsas de hielo.

Adelgazar con bolsas de hielo puede ser la solución si deseas eliminar un poco de la grasa sobrante del abdomen. Si ya lo intentaste todo, prueba esta terapia de frío que asegura tener resultados maravillosos.

Cuando necesitamos perder peso, o estamos cansados de batallar con dietas y entrenamiento sin lograr quitar la grasa localizada en el vientre, cualquier opción nos parece viable. Muchos tratamientos prometen eficacia pero en nuestro organismo no tienen efectos.

En esta oportunidad nos apoyamos en la física para contarte cómo adelgazar con bolsas de hielo. Esta terapia mata las células adiposas adheridas a la barriga y facilita su quema. Si tus ejercicios aún no dan resultados, complementa tu entrenamiento con esta magnífica idea y perderás varios centímetros de cintura en poco tiempo.

¿Cómo adelgazar con bolsas de hielo?

Para conocer cómo adelgazar con bolsas de hielo, primero debemos conocer algunas características del cuerpo humano. Nosotros almacenamos dos tipos de grasa: grasa blanca y grasa marrón. El tejido adiposo blanco almacena energía en grandes gotas de grasa y se adhiere en el abdomen, los brazos y los glúteos. Por otro lado, la grasa marrón está compuesta por gotas mucho más pequeñas y son células generadoras de energía; es decir que consume energía para mantener el calor corporal. Este trabajo energético aumenta el gasto calórico y son más fáciles de eliminar.

Cuando nacemos, el 5% de la masa corporal es grasa marrón. De esa forma los bebés pueden mantener el calor. A medida que crecemos y por la alimentación, acumulamos grasa blanca. Algunos estudios han determinado que exponer el tejido adiposo blanco a temperaturas bajas, lo convierte en grasa marrón, facilitando la quema calórica y la disminución en el peso. Incluso realizando algunas biopsias, los científicos pudieron determinar que en invierno, un porcentaje de la grasa blanca se convierte en parda.

Por este motivo, el Centro Médico de la Universidad de Maastricht recomienda bajar el termostato a 15º C durante el invierno, por algunas horas diarias, para no promover el aumento de peso. Como vivimos en hogares calefaccionados, durante el invierno nuestro cuerpo no quema las reservas grasas para mantenernos calientes. Ése sería el mecanismo natural para calentar el cuerpo y no acumular grasa extra.

Para reafirmar esto, en otra investigación se estudió el caso de un grupo de adultos hombres que dormían en cámaras metabólicas. La temperatura promedio del ambiente era de 18º C. Después de 4 semanas durmiendo a esas temperaturas, se logró duplicar la cantidad de tejido adiposo, se aumentó la sensibilidad de la insulina y se aumentó la quema de calorías.

¿En qué consiste el tratamiento?

Este tipo de tratamientos se denominan termogénesis, donde se busca aumentar la quema de calorías a través de los mecanismos del cuerpo para mantenerse caliente. Si deseas adelgazar con bolsas de hielo, puedes comenzar con terapias menos severas en un principio para que el cuerpo vaya acostumbrándose:

  • Termogénesis moderada: Para comenzar, puedes colocar el termostato de la habitación entre 10º C y 15º C. Colócate sólo unos pantalones cortos y permanece allí durante una hora. Puedes comenzar con menos tiempo en un principio, y extenderlo a medida que el cuerpo se acostumbre.
  • Termogénesis intensa: Es la forma más rápida de conversión de grasa blanca a marrón. Para adelgazar con bolsas de hielo, colócalas dentro de unos pantalones grandes y realiza con ellas un chaleco que cubra la parte superior. Esto provocará un gran temblequeo en el cuerpo, pero ayuda a quemar muchas calorías. Después de unos minutos, el frío no se sentirá tan intenso. Luego de 60 minutos como máximo, quita las bolsas.

Otra forma de aplicación es que coloques las bolsas de hielo sólo sobre la zona que resulte con más grasa o que desees adelgazar rápido. Realízalo durante 30 a 60 minutos, una vez al día durante 12 días consecutivos. Recuerda acompañar con ejercicio regular y una dieta equilibrada.

Además, siempre deberás mantener el hielo separado de tu piel, envuélvelo en telas, utiliza toallas o bolsas de agua para evitar que queme. Si sientes un dolor insoportable o notas pequeñas ampollas, es que el hielo no ha sido bien aislado. Interrumpe la aplicación de inmediato.

CONTRAINDICACIONES: Las personas que utilizan betabloqueantes, los que padecen alguna enfermedad vascular periférica, fumadores y diabéticos deben realizar la terapia bajo supervisión médica.