, ,

Peligros del Wi-fi: ¡Estamos expuestos a un asesino silencioso!

La “contaminación electro-magnética” se define a la presencia de las ondas que emiten las antenas de los teléfonos celulares, las señales de nuestros dispositivos, el wi-fi, el bluetooth y todas las señales que emitan algún tipo de energía electro-magnética. Hoy hablaremos particularmente de los peligros del wi-fi.

El desarrollo de dispositivos informáticos y no-informáticos conectados, ha supuesto el crecimiento de la instalación de tecnologías basadas en las radiofrecuencias y microondas que permiten la conexión inalámbrica entre distintos ordenadores portátiles.

La tecnología wi fi (Wireless Fidelity) ofrece la posibilidad de conexiones rápidas a través de señales de radio sin cables, ni enchufes. Las tecnologías Bluetooth, wi-fi, PDAs, WiMax (wi-fi de banda ancha) tienen el denominador común de referirse a tecnologías que permiten la comunicación de voz y datos sin utilizar cables.

Estas tecnologías (tecnologías wireless) están reemplazando a los cables de conexión. Las redes inalámbricas tipo Bluetooth, con un alcance de 100 metros o los sistemas wi-fi, de un alcance superior, donde podemos estar permanentemente conectados, representan un potencial peligro. Todos estos sistemas emiten campos electro-magnéticos de microondas pulsantes similares a la telefonía móvil.

Las torres de alta tensión, los centros de transformación, las antenas de telefonía, los teléfonos móviles y los dispositivos de tecnología wi-fi son potencialmente peligrosos para la salud pueden causar numerosas patologías, en muchos casos con graves consecuencias incluso hasta cáncer.

Cómo prevenir los peligros del wi-fi.

  • Evita el uso de los dispositivos inalámbricos cuando sea posible.
  • Desconecta el wi-fi cuando vayas a dormir, estarás ahorrando energía además de asegurarte un placentero descanso evitando las ondas electro-magnéticas que emiten. La exposición a estas ondas es uno de los más destacados peligros del wi-fi.
  • No coloques el router en el dormitorio o la cocina.
  • Cuando no utilices el router, mantenlo apagado para reducir así su uso y protegerse al mismo tiempo de los peligros del wi-fi.
  • Coloca el wi-fi por lo menos a un metro de distancia de los lugares donde se pasa mayor tiempo, como la zona de juego de los niños, el sofá, la mesa, etc.

Los móviles son potencialmente peligrosos para la salud. Incluso cuando los llevamos encima siguen conectados aunque no estemos hablando por ellos. Y lo mismo ocurre con las estaciones de telefonía móvil.

Uno de los peligros del wi-fi es que puede provocar recalentamiento celular en la zona del cerebro cercana a la antena del teléfono móvil, ruptura cromosómica y cambios en la presión arterial del cerebro mientras se usa el aparato. Trastornos del sueño, cefaleas y alteraciones coronarias son otros peligros del wi-fi a los que estamos expuestos a diario.

Esta contaminación, o peligros del wi-fi, es especialmente peligrosa en el caso de los niños y adolescentes. La comunidad científica lo sabe, las compañías eléctricas y de telefonía, junto a los gobiernos, también, pero se oculta. Y nadie parece estar dispuesto a actuar en consecuencia.

Por todo ello es incomprensible la actitud de apatía y desdén (cuando no se trata de estrategias bien calculadas) que existe por parte de los estamentos públicos y políticos en este ámbito teniendo en cuenta las múltiples constataciones de daños graves.