Por qué deberías cuidar el rostro al llegar a los 30 y cómo hacerlo

Todos los tips a tener en cuenta para un correcto cuidado facial

Al llegar a los 30 años, es justamente cuando la etapa de pubertad recién ha quedado de lado, y las marcas de la adolescencia comienzan a notarse. Es exactamente en este momento de nuestra vida que debemos de empezar a cuidar el rostro con sumo cuidado y delicadeza, debido a que de ahora en más, las marcas de expresión y arrugas comenzarán a notarse cada vez más y más, si no hacemos algo para evitarlo.

A continuación, te dejamos una serie de sencillos tips que podrás tener en cuenta al momento de cuidar el rostro y reforzar la salud de tu piel.

Aprende a cuidar el rostro antes de llegar a los 30

 

El demandante estilo de vida que la mayoría de las personas suelen llevar hoy en día, cargado de estrés y ansiedad, hacen que la piel de nuestro rostro se vea afectada de gran manera. Las arrugas comienzan a aparecer, la piel pierde elasticidad y hasta se reseca. Al llegar a los 30, este tipo de problemas es mucho más difícil de tratar, debido a que nuestra piel ya va entrando en una etapa de desgaste natural, en la cual necesita un mayor cuidado para no aparentar ser más vieja de lo que realmente es.

A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para cuidar el rostro a los 30, y evitar así que tu piel se reseque, pierda elasticidad y forme arrugas.

Evita el consumo de alcohol y tabaco

El alcohol y el tabaco son dos de los principales enemigos de nuestra piel, pero además de ellos existen algunos otros, como lo son por ejemplo el no utilizar protector solar, el no hidratarse y el hecho de dormir con maquillaje.

No limpiar la piel de nuestro rostro de la manera correcta, puede contribuir a la formación de líneas de expresión más notorias. Por esto, te recomendamos que cada noche limpies muy bien tu rostro antes de ir a dormir.

Mantén tu piel hidratada

Pasados los 30 años, es muy importante que la piel de tu rostro se mantenga muy bien hidratada. Para esto, te recomendamos que bebas mucha agua, y que utilices cremas faciales ricas en antioxidantes o retinol.

No olvides nunca llevar filtro solar al salir de casa; es uno de los hábitos que más deberás tener en cuenta si quieres cuidar el rostro de manera correcta.

Usa mascarillas hidratantes

A la hora de cuidar el rostro, es recomendable utilizar al menos una vez a la semana algún tipo de mascarilla hidratante y de tratamiento exfoliante. Así mismo, también te recomendamos que añadas a tu dieta diaria alimentos saludables para la piel de tu rostro, como lo son los vegetales de hojas verdes, las granadas, las semillas, las toronjas, los huevos, los pescados, las nueces, los tomates, el yogur y el té verde.

Intenta no utilizar cosméticos comerciales

Intenta utilizar siempre cosméticos naturales al momento de cuidar la piel de tu rostro. Estos estarán colmados de vitaminas y nutrientes puros, que los cosméticos comerciales no podrán brindarte.

Los cosméticos ricos en vitamina C, antioxidantes, y ácidos glicólicos y hialurónico, son los más recomendables, ya que previenen el envejecimiento prematuro de la piel.

No olvides exfoliar tu piel

Intenta también, exfoliar al menos 3 veces por semana la piel de tu rostro. Esto ayudará a que tu piel se vea más brillante y a que las células muertas desaparezcan.

Si mezclas algunos gránulos finos de azúcar con un poco de jugo de limón y miel, obtendrás un excelente exfoliante natural para tu piel.

Bebe mucha agua

Los expertos recomiendan tomar al menos entre 8 y 10 vasos de agua al día para mantener nuestra buena salud, y nuestra piel saludable, libre de toxinas las cuales son responsables de originar el acné y otro tipo de padecimientos similares.

Usa cremas nocturnas y cremas para los ojos

Las cremas nocturnas son excelentes, ya que trabajan por la noche mientras la piel de nuestro rostro se encuentra relajada y quieta.

Al llegar a los 30, también es importante que al momento de cuidar el rostro utilices cremas más específicas, como lo son por ejemplo las cremas para los ojos, las cuales ayudan a eliminar las líneas y pequeñas marcas alrededor de nuestros ojos.