, ,

¡Prepara la mejor avena para el desayuno con estos consejos y tips saludables!

La avena es un alimento tan nutritivo como delicioso, además de versátil. Es posible consumirla acompañando a una gran diversidad de frutas, verduras, huevos y bebidas. Sin embargo, la avena para el desayuno suele ser un clásico que cubre todas las necesidades energéticas de la familia. Ahora sabremos cómo prepararla correctamente.

Desde el punto de vista nutricional, la avena es muy rica en proteínas, hidratos de carbono y minerales; además de otros nutrientes esenciales que lo convierten en uno de los cereales más completos y ricos. Contiene grandes cantidades de vitaminas sobre todo del grupo B (como B1 y B2) y  la vitamina E. Entre los minerales se destacan el magnesio, zinc, calcio y hierro. Aporta seis de los ocho aminoácidos esenciales. Y una de las características más importantes y por la cual debes consumir avena en el desayuno es el altísimo contenido de fibra, lo que la convierte en un gran tratamiento contra el estreñimiento.

Existe una manera de consumir avena para el desayuno que no todos conocemos y es el porridge: una deliciosa papilla de avena. Consiste en cocinar avena con agua o leche, a la que se le añade fruta (frutas frescas, frutos secos o frutas desecadas de acuerdo al gusto de cada uno) aportando una grandísima diversidad de beneficios para la salud.

A la hora de comer avena para el desayuno, es posible que te surjan algunas dudas relacionadas con su consumo. Te proponemos algunas magníficas opciones para combinarla y disfrutar de sus cualidades y beneficios nutricionales, cada día.

Lee también: “Adelgazar naturalmente con agua de avena”.

10 posibles combinaciones de la avena para el desayuno

Si ya consumes avena en el desayuno, tanto como si vas a comenzar a hacerlo, puede que te interese descubrir otras deliciosas combinaciones que cuenten con este maravilloso alimento como ingrediente principal.

  • Avena y chocolate: añádele chocolate amargo o chips de chocolate. No es una opción muy saludable pero puede ayudarnos  cuando deseamos permitirnos comer algo dulce y para convencer a los niños de probarla. Luego, quita las chispas y agrega sus frutas preferidas.
  • Avena y huevo: cocina huevos a tu gusto e incorpóralos a tu mezcla para darle mayor consistencia. También pueden servirlos como acompañamiento.

con huevo

  • Avena y semillas de chía: mézclalas para conseguir una avena con textura más gruesa.
Lee también: “Avena y semillas de chía: Una combinación mágica para obtener un vientre plano”.
  • Avena y frutas frescas: si deseas hacer tu avena para el desayuno más fresca, puedes acompañarla con frutas de estación. Incluso puedes combinarla con las frutas más costosas ya que sólo una pequeña porción será suficiente y tú quedarás más que satisfecho.

con frambuesas

  • Avena y miel: consúmela con miel y haz un desayuno súper saludable. Una buena opción de endulzante natural, aunque también puedes endulzar con stevia.
  • Avena y Azúcar rubia: Si de todas formas prefieres el azúcar, mézclala con azúcar rubia y obtén la dulzura necesaria.
  • Avena y frutos secos: para darle textura, agrégale almendras, nueces, o cualquier otra fruta seca que sea de tu agrado.
  • Avena preparada la noche anterior: vierte leche de coco o almendras sobre tu avena hasta cubrirla por completo. Colócala en el refrigerador durante toda la noche para ablandar los ingredientes e integrar sabores. Para el desayuno podrás disfrutar de tu avena lista, para consumirla fría o caliente.

la noche anterior

  • Avena horneada: por diez minutos coloca la avena con tu mezcla favorita en el horno, y tendrás una avena más sólida y deliciosa.
  • Avena y alimentos salados: añade alimentos salados o algunas especies y descubrirás que bien sabe como alimento salado tu avena para el desayuno.

Aprovecha las cualidades beneficiosas de la avena y mejora tu salud. Incorpora avena para el desayuno y verás como comienzas el día con mucha más energía.