,

Estos son los primeros síntomas de embarazo que puedes sentir antes de que notes el atraso menstrual.

Antes de advertir un atraso, puedes notar los primeros síntomas de embarazo. Éstos, aunque pueden comenzar muy sutiles, son claros e imposibles de ignorar. Conoce cómo puedes saber que estás embarazada, incluso antes de tu fecha menstrual. Mantén controlada la ansiedad, ¡pero presta mucha atención a este listado!

La búsqueda y la ansiedad.

El embarazo es una de las etapas más lindas de nuestras vidas. Cuando estamos en busca de un bebé, la ansiedad puede jugarnos una mala pasada y complicar la concepción. Es importante que entendamos que la concepción es un proceso con nuestra pareja y que debe ser vivido como tal. Las obsesiones pueden desencadenar un estrés y numerosos problemas de reproducción.

Si quieres tener un bebé, disfruta de la búsqueda con tu pareja. Si el positivo se hace esperar, tómalo como algo pasajero. Pronto tendrás tu barriga llena de amor y felicidad. ¡No desesperes!

Más allá de la ansiedad característica, muchas mamás presienten su embarazo cierto tiempo antes de hacerse una prueba. Algunos creen que esto puede suceder por aquel famoso sexto sentido que se nos despierta cuando nos convertimos en madre. Otros creen que es por instinto.

La realidad es que nuestras ilusiones van en aumento y esperar a la fecha menstrual puede ser todo un calvario. Si deseas saber si ya tienes un bebé, puedes prestarles atención a estos primeros síntomas de embarazo. En este listado, te detallamos los más característicos del primer mes.

Primeros síntomas de embarazo a tener en cuenta.

CEFALEAS: Las cefaleas son muy comunes en las primeras semanas. Esto sucede por los cambios de presión y el aumento paulatino del flujo sanguíneo.

NÁUSEAS: Las náuseas son uno de los primeros síntomas de embarazo debido al aumento de las hormonas en el cuerpo. 3 semanas después de la concepción, el aumento de la progesterona y del estrógeno, puede provocarlas. Incluso puede haber una disminución del apetito.

SANGRADO DE IMPLANTACIÓN: De 6 a 12 días después de la concepción, la mujer puede experimentar el sangrado por implantación. Esto ocurre cuando el óvulo fecundado anida en el útero. Se caracteriza por un leve sangrado que termina rápidamente.

ESPASMOS OVÁRICOS: Son similares a los que experimentas antes del período. Se diferencias porque no son constantes, aparecen y desaparecen rápidamente.

MICCIÓN FRECUENTE: El útero, al cambiar de tamaño, puede presionar sobre la vejiga. En poco tiempo esto desaparecerá ya que el cuerpo se acomodará nuevamente. Sin embargo, cuando comiences el segundo trimestre, las micciones frecuentes aparecerán nuevamente. Ahora sí será porque la vejiga se encuentra sin espacio.

RECHAZO A CIERTOS OLORES: La sensibilidad olfativa se agudiza por lo que ciertos olores te parecerán insoportables.

CAMBIOS DE HUMOR: Los desbalances hormonales serán los encargados de cambiar tu humor. Además, puedes sentir una fatiga extrema y muchísima necesidad de dormir.

ESTREÑIMIENTO: Los niveles elevados de progesterona pueden ocasionar estreñimiento. Esto te llamará realmente la atención si has sido siempre una persona de tránsito intestinal regular.

DOLORES EN LOS PECHOS: Los senos también se ven afectados por las hormonas. Puedes tenerlos más sensibles y hasta con ciertas durezas.

RECOMENDACIONES:

Recuerda consultar con un especialista si el período se ha retrasado y las pruebas de embarazo dan negativas.

Las pruebas de embarazo con resultados positivos (y bien realizadas, siguiendo las indicaciones) son un resultado confiable. Los negativos sí pueden resultar en “falsos negativos”.

¡Jamás pierdas las esperanzas!