,

Estas son las Principales señales de que eres deficiente de magnesio ( y lo que puede hacer al respecto )

El magnesio es un mineral muy importante para el organismo. Todos los órganos del cuerpo lo utilizan, en especial el corazón, los músculos y los riñones. La mayoría del magnesio que consumimos, se almacena en los órganos y en los huesos para el correcto funcionamiento de estos. Una muestra de sangre no será suficiente para diagnosticar la deficiencia.

Debido a que sólo el 1% del magnesio que tiene nuestro cuerpo se encuentra en la sangre, un análisis de sangre común no es eficaz. A este problema se lo denomina “la deficiencia invisible”.
Lo más probable es que, si sufres de deficiencia de magnesio, no lo sepas. Los estudios han determinado que el 80% de los adultos no llega a cubrir la dosis recomendada de este mineral, debido a una dieta poco saludable o por una dieta deficiente. La dosis diaria aconsejada para las mujeres adultas es de 310 mg a 320 mg y la dosis aconsejada para los hombres adultos es de 400 mg a 420 mg. Sin embargo, consumiendo esta dosis, sólo se evita padecer de deficiencia absoluta, lo ideal es sobrepasar la dosis para sentir fortaleza y ayudar al organismo para su correcto funcionamiento.

Los principales síntomas de la deficiencia de magnesio, son:

-Pérdida de apetito.
-Cefaleas.
-Estreñimiento crónico.
-Vértigo y mareos.
-Presión en el pecho y dificultades para tragar, sensación de “nudo” en la garganta.
-Náuseas.
-Temblores: ya que interviene en la transmisión de impulsos nerviosos.
-Debilidad y cansancio constantes.
-Insomnio.

Si la deficiencia es severa, los signos son mucho más graves:

-Calambres frecuentes y contracciones de los músculos.
-Fotofobia o hipersensibilidad a la luz.
-Visión borrosa.
-Entumecimiento y hormigueo en las extremidades.
-Convulsiones.
-Cambios en el estado de ánimo y en la personalidad.
-Alucinaciones y delirio.
-Ritmo cardíaco anormal.
-Degeneración de los cartílagos.

El magnesio es un mineral muy importante para el cuerpo humano.

Por mucho tiempo se creyó que el magnesio era necesario sólo para el corazón y los huesos. Sin embargo, actualmente, se ha descubierto que esta afirmación es incorrecta. Hay 3.751 sitios, en las proteínas humanas, donde existen uniones de magnesio. El poder de este mineral y todos sus beneficios se han subestimado a lo largo de muchísimos años. Hoy, podemos afirmar que el magnesio es útil para:

  • Sirve para desintoxicar el cuerpo: previene de posibles daños causados por contaminación ambiental, por químicos nocivos y metales pesados.
  • Activa músculos y nervios.
  • Mejora la calidad del sueño y el descanso.
  • Activa el trifosfato de adenosina (ATP), lo que provee de energía al organismo.
  • Calma los dolores en general, especialmente los de articulaciones.
  • Ayuda al proceso digestivo de proteínas, carbohidratos y grasas.
  • Ayuda a la fortaleza y flexibilidad de los músculos. Es muy importante para los deportistas.
  • Ayuda a la síntesis de ARN y ADN.
  • Es un precursor de neurotransmisores.
  • Ayuda a equilibrar los nervios.
  • Previene problemas de próstata.
  • Previene la diabetes: Una dosis mayor de magnesio reduce, considerablemente, los riesgos de padecer diabetes tipo 2. También disminuye la progresión en pacientes pre diabéticos.
  • Una dosis alta de este mineral, aumenta la densidad ósea y disminuyen los riesgos de fracturas.
  • Reduce los riesgos a padecer cáncer. En especial, protege del cáncer de colon y de recto.
  • Alcaliniza el cuerpo.
  • Reduce los ataques de epilepsia.

La deficiencia de magnesio afecta gravemente la salud. Investigaciones recientes han descubierto que la falta de este mineral puede desencadenar diversas enfermedades como ataques de ansiedad y de pánico, depresión, asma, coágulos sanguíneos, problemas intestinales, cistitis, diabetes, fatiga crónica, enfermedades cardíacas, hipertensión, enfermedades renales y hepáticas, migrañas, calambres, fibromialgia, infertilidad, osteoporosis, artritis, caries, etc.

Fuentes naturales de magnesio

  • Algas.
  • Pescado.
  • Verduras de hoja verde: en especial la acelga y la espinaca. Puede realizar batidos verdes donde combine varias de ellas e introducirlo a su alimentación diaria.
  • Frutas: como el plátano, damascos, melocotón y ciruelas, entre otras.
  • Cacao puro: consumir chocolate negro amargo.
  • Granos y semillas: como las semillas de calabaza, sésamo y girasol. Lentejas y guisantes.
  • Cereales como la avena y el arroz integral.
  • Nueces, almendras y avellanas.
  • Germen de trigo.
  • Aguacate.
  • Patatas.
  • Alfalfa germinada.
  • Calabaza.
  • Diente de león.
  • Levadura de cerveza.

Opta por alimentos orgánicos, ya que los fertilizantes y herbicidas perjudican los alimentos e impiden la absorción de magnesio. Por otra parte, intenta consumirlos naturales, ya que cuando están muy procesados o muy cocinados, el magnesio tiende a disminuir.

La vitamina D facilita la absorción de magnesio en el cuerpo. Evita consumir bebidas alcohólicas, ya que el alcohol interfiere en la absorción de vitamina D.

El consumo excesivo de azúcar, dificulta la absorción del mineral, el cual será desechado a través de los riñones. Lo mismo sucede con la cafeína.

Entonces, ¿cómo solucionar la deficiencia?

Necesariamente, necesitará la asistencia de un profesional para combatir la deficiencia de magnesio. Equilibrar los niveles de este mineral en el cuerpo, no es tarea sencilla. No basta con tomar un suplemento de magnesio y listo. No.

Resulta que el magnesio, trabaja en conjunto con el calcio, la vitamina K2 y la vitamina D. Si consume demasiado calcio y poco magnesio, puede desencadenar un ataque cardíaco, por ejemplo. El secreto está en la ingesta correcta de cada sustancia. Existe un apoyo mutuo, donde se equilibran y funcionan correctamente.

La mejor manera de ingerir magnesio es de forma natural y a través de batidos verdes, un litro diario. Sabrás si estás ingiriendo suficiente magnesio cuando ya no te estriñas nunca más. Las heces blandas son el indicador de magnesio más confiable.