, ,

Ginecólogos advierten que estos 6 problemas menstruales nunca deben ser ignorados.

Muchas veces las mujeres tenemos problemas menstruales durante nuestro ciclo. Estos desórdenes menstruales se pueden manifestar de diferentes maneras, como por ejemplo: flujo de sangre abundante o escaso; no tener período, ciclos menstruales muy frecuentes, retraso, adelanto del período, pequeñas pérdidas, pérdidas inter-menstruales o períodos menstruales dolorosos. En cualquiera de estos casos es recomendable recurrir a un ginecólogo para diagnosticar cualquier dolencia.

Todas las mujeres conocemos o hemos experimentado, alguna vez, una o más alteraciones en el ciclo menstrual. Los problemas menstruales pueden agruparse en dos grandes ramas: los desórdenes en el ciclo, referidos a variaciones dentro de los intérvalos de los mismos, que se denominan alteraciones de frecuencia o de ritmo. Y los que tienen que ver con variaciones en la intensidad del sangrado que se llaman alteraciones tipo.

Las causas de los problemas menstruales son múltiples: pueden provenir por desórdenes hormonales, causas hereditarias, enfermedades de los órganos sexuales, de la tiroides, del hígado, del riñón, o enfermedades como la diabetes. También se pueden dar irregularidades en el ciclo menstrual por estrés, trastornos psicológicos, alimentación incorrecta o insuficiente, trastornos de la alimentación como anorexia o bulimia y también en deportes de competición.

Cuando no hay causa aparente, o la falta de ciclo menstrual no es causada por el embarazo, los problemas menstruales alertan sobre alguna anomalía o irregularidad.

Lee también: “Conoce los signos y síntomas que podrían advertir que has contraído VIH”.

6 condiciones que pueden causar problemas menstruales.

TRASTORNO DISFÓRICO PREMENSTRUAL:

La tristeza y el llanto; sentirse nerviosa o ansiosa; sentir ira o irritabilidad; fuertes antojos de determinados alimentos; problemas para prestar atención o concentrarse; fatiga; problemas físicos como dolor al tacto de los senos, dolores de cabeza, dolor muscular o articular e hinchazón y problemas para dormir, son síntomas que pueden afectar sus relaciones y su capacidad para trabajar. Si alguno de ellos se manifiesta de 10 a 14 días antes de tu período y mejoran cuando comienza, es posible que tengas uno de los problemas menstruales menos comunes llamado PMS (trastorno disfórico premenstrual). Tu ginecólogo puede ayudarte a determinarlo con certeza.

SANGRADO ANORMAL:

Por causa de anomalías estructurales del útero puede darse un sangrado uterino anormal. Entre las anomalías podemos encontrar, pólipos endometriales, fibromas o miomas uterinos, endometriosis, al uso de dispositivos intrauterinos y también puede darse por el uso de medicamentos que afectan la producción normal de estrógenos y progesterona como los anticonceptivos.

AUSENCIA DE MENSTRUACION:

La ausencia de menstruación o también llamada amenorrea puede darse por muchas razones, como por ejemplo el estrés, excesiva pérdida de peso, o excesivo aumento del mismo, síndrome de ovario poli-quístico, demasiado ejercicio, enfermedad crónica, entre otras. Ten en cuenta que el único que podrá diagnosticar cualquiera de los problemas menstruales mencionados será tu ginecólogo.

DESORDEN HORMONAL:

Muchas veces creemos que es una coincidencia que unos días antes del ciclo menstrual algunas dolencias preexistentes en nuestro organismo, tales como el asma, diabetes, artritis entre otras; se manifiesten con mayor intensidad de lo normal haciéndonos sentir realmente mal. Pero no es así. Esto ocurre debido a un fenómeno llamado aumento hormonal premenstrual. Si estas padeciendo estos problemas menstruales tu ginecólogo deberá recetarte medicamentos para ayudarte a sentir mejor.

EXCESIVO SANGRADO O PERIODOS LARGOS:

A un sangrado que dura más de 7 días, o que es muy abundante, se lo llama menorragia. Si necesitas cambiar tu tampón o toalla higiénica en menos de 2 horas quizás estés padeciendo menorragia. Si no tratas el sangrado profuso o prolongado puede causarte anemia. Además también puede venir aparejado de tumores del útero que no son cáncer (también conocidos como miomas, pólipos o fibromas). Otras posibilidades son cáncer de cuello uterino, hiperplasia, entre otras.

FUERTES Y REPENTINOS CALAMBRES:

Calambres o dolores en forma repentina y de mucha intensidad, pueden deberse a uno de los problemas menstruales más comunes, una enfermedad llamada endometriosis. La endometriosis es uno de los problemas menstruales llamados progresivos. Esto ocurre cuando islotes de mucosa uterina se implantan fuera del útero. La mayoría de las veces, los focos de endometriosis se encuentran en la zona pélvica, sobre el peritoneo, en los ovarios, intestino o vejiga, causando dolor casi insoportable.

El control ginecológico es fundamental para la prevención de cualquiera de los problemas menstruales antes descriptos, por eso ante cualquier duda y antes de desesperarse, lo importante será realizar una consulta con el doctor y despejar cualquier duda.