Un pediatra nos cuenta QUÉ ES LA VULVOVAGINITIS EN NIÑAS Y CÓMO ACTUAR ANTE ESTA ENFERMEDAD.

En esta ocasión conoceremos más respecto a la vulvovaginitis en niñas que ya no utilizan pañal. Aunque su nombre asuste a muchos padres, esta enfermedad es bastante más común de lo que se cree. Para lograr abordarla de maneras correctas es necesario mantenerse informado. Conoce cuáles son las causas más frecuentes y qué tratamientos son los recomendables.

¿Qué es la vulvovaginitis?

En la vulva, es común encontrar ciertos tipos de gérmenes. Existen bacterias saludables y no saludables. Muchas de ellas forman parte de la flora intestinal, sin embargo pueden perjudicar la zona íntima de las mujeres.

En la vagina existe un balance de bacterias que nos ayudan a mantener la zona en óptimas condiciones. Cuando se produce una pequeña alteración en la flora vaginal, el área está más propensa a desarrollar algún tipo de enfermedad.

Se denomina vulvovaginitis a una condición que se caracteriza por presentar una irritación. Dicho problema afecta tanto la vulva (es decir la parte externa), como la vagina. Aunque la mayoría de las personas lo desconocen, esta enfermedad está íntimamente relacionada a un desbalance en la flora vaginal.

¿Cuáles son las causas más comunes que desencadenan una vulvovaginitis en niñas?

Además de un desbalance bacterial, otros factores pueden ocasionar una vulvovaginitis en niñas. Es importante aclarar que las siguientes causas sólo aparecen en pequeñas que ya han abandonado el pañal:

  1. No limpiar adecuadamente: Durante el proceso, mientras abandona el pañal, es importante enseñarle a limpiar la zona. La manera correcta es de adelante hacia atrás. Sin embargo, para las pequeñas, es más sencillo hacerlo de atrás hacia adelante. Como adultos, deberemos supervisar esto. Así evitamos que la materia fecal y sus gérmenes entren en contacto con la vulva.
  2. Higienizar demasiado: Muchos padres, en especial algunas madres, presentan una excesiva preocupación por la limpieza íntima. Cuando la vulva se higieniza por demás, se debilita la flora. Así, el resultado es el contrario al que se busca.
  3. Tocar la zona íntima con las manos sucias Las manos pueden contener gérmenes nocivos. Al entrar en contacto con la zona íntima pueden enfermarla.
  4. Diarreas: Las diarreas ácidas suelen irritar la zona del ano. A su vez, se ven afectadas las zonas cercanas como la piel de la vulva. Por otro lado, los hongos crecen mejor en un medio ácido (el hongo más común es la Cándida albicans).
  5. Intolerancias alimentarias: las alergias o intolerancias alimenticias también pueden irritar la zona anal. Esto, a su vez, afecta la piel sensible de la vulva.

¿Qué hacer si sospechamos de una vulvovaginitis en niñas?

En primer lugar, es importante visitar a un especialista de confianza. Por otro lado, será necesario tener en cuenta que, la mayoría de estas molestias, son pasajeras. En un tiempo la niña sentirá alivio.

Estar atento a los síntomas:

  • Si la niña no presenta molestias al estar en contacto con la ropa interior, irritación en la piel o flujo fuera de lo normal, puede tratarse de una enfermedad pasajera.
  • Si la niña tiene molestias persistentes, irritación y enrojecimiento de la zona, flujo maloliente o de un color extraño, es necesario dirigirse con un especialista de inmediato