,

¿Qué sucede en tu estómago luego de consumir sopas instantáneas?

Las sopas instantáneas y los fideos disecados tipo ramen, se han popularizado por ser un alimento rápido y fácil de preparar. El Dr. Braden Kuo, del Hospital General de Massachusetts, nos brinda detalles del estudio que realizó respecto a este alimento.

La investigación consistía en introducir una pequeña cámara dentro del estómago de un voluntario, luego de comer estas sopas instantáneas. El video intentaba captar tanto el estómago como todo el tracto digestivo. Poco a poco, fue grabando las diferentes reacciones del organismo. A partir de lo allí observado, el doctor pudo sacar algunas conclusiones alarmantes y las detallaremos a continuación:

Digestión.

El video pudo demostrar que, dos horas después de haber ingerido la sopa instantánea, los fideos continuaban intactos dentro del estómago. Es decir que, aunque ya había pasado un tiempo considerable, el organismo aún no podía digerirlos.

Este problema es preocupante y peligroso por varias razones:

  • Tensión en el sistema digestivo: El sistema se tensa debido a que se ve obligado a trabajar durante horas sin obtener respuesta favorable.
  • Problemas en la absorción de nutrientes: Mantener un bolo alimenticio demasiado tiempo dentro del tracto digestivo, interfiere en la absorción de nutrientes. Sin embargo, se descubrió que lo fideos ramen y las sopas instantáneas no hacen ningún tipo de aporte nutricional, sólo poseen aditivos químicos.
  • Permanencia de químicos en el estómago: Debido a que no hay aporte nutricional, sino que es un alimento altamente procesado con sustancias químicas, esas sustancias permanecen por horas en el estómago. A largo plazo, nadie sabe lo que estos químicos pueden ocasionar en el estómago debido a la exposición prolongada.

Conservante TBHQ.

El TBHQ es un subproducto del petróleo utilizado en la gastronomía para conservar los alimentos. Frecuentemente intentan convencer al público de que es un antioxidante. Pero es un antioxidante químico, un producto sintético y no uno natural. Lo que este producto evita, es la oxidación de las grasas, por eso se utiliza como conservante.

A lo largo de todo el mundo, los diferentes países han tratado de determinar cuál es la dosis indicada de TBHQ para que no resulte perjudicial para la salud. El grupo de “Expertos en Aditivos Alimentarios” determinó que la dosis fuera de 0-0,5mg/kg; mientras que la comisión de Codex habilitó utilizar entre 100mg y 400 mg según el tipo de alimento. En EE.UU. la Administración de Alimentos requiere que la dosis no sobrepase el 0,02% de la grasa total del alimento. Pero finalmente, el Diccionario de Aditivos Alimentarios afirma que la exposición a 5 gr de TBHQ, es letal.

Las diferencias de criterios para determinar la dosis de este tan peligroso aditivo y la forma de medición, preocupan a todos los investigadores. Un gramo de THBQ puede ocasionar:

-Náuseas y vómitos.
-Tinnitus.
-Alucinaciones.
-Sensación de asfixia.
Pero cuando comes fideos y sopas instantáneas, tu cuerpo está expuesto de forma prolongada, lo que podría causar:
-Problemas hepáticos.
-Cambios bioquímicos.
-Problemas en la reproducción.

Algunos consejos

Con este artículo, no deseamos escandalizar a ningún consumidor de sopas instantáneas, más bien solo deseamos encender una señal de alerta. Si tomas una de ellas ocasionalmente, seguro no presentarás ningún síntoma, aunque te recomendemos evitarlas. Consumirlas dos veces a la semana, ya es una dosis frecuente, debes tener en cuenta este detalle.

Este tipo de sopas, no solo es altamente procesado y no realiza ningún aporte nutricional, sino que aporta grandes cantidades de sodio y grasa. Es un alimento que produce hipertensión y fomenta la obesidad. Promueve el desarrollo de diabetes y síndrome metabólico.

El consejo es, preparar tus propios alimentos y evitar las comidas rápidas. Lo que ganas en tiempo preparando estas comidas perjudiciales, lo pierdes en salud. Organiza tu día para tener un momento y preparar tus sopas. Puedes hacer un abundante caldo y mantenerlo congelado en la nevera, luego es cuestión de calentarlo. Aunque utilices sal, asegúrate no sobrepasar lo recomendado o sustitúyela por pimientas y otras especias. Agrega trozos de verduras frescas, es cortarlas y dejar que se cocinen. Es una preparación que no necesita nada de supervisión y puedes realizar otras tareas mientras esperas a que la sopa esté lista.

Planea todos los alimentos que deberás realizar en toda la semana y haz la compra en el mercado. Así contarás con los ingredientes necesarios. La clave está en la organización. En un principio, quizás no sea una tarea sencilla, pero luego será un hábito muy saludable para ti y toda la familia.