,

Quemar hojas de laurel te ayudará a liberar tensiones y lograrás un mejor descanso.

QUEMA ESTAS HOJAS y consigue calmar tu ansiedad y despejar las energías negativas

Quemar hojas de laurel puede sernos de gran ayuda más allá del aroma que desprende. Según un especialista, los efectos terapéuticos de esta planta son tan asombrosos que nos permiten relajar el cuerpo de manera efectiva, combatir la fatiga crónica y mejorar la calidad del descanso nocturno.

El laurel es un arbusto perenne originario del Mediterráneo. Sus hojas son ampliamente utilizadas en el mundo gastronómico como hierba aromática para dar sabor a carnes, salsas, guisados, sopas, postres, etc. Forma parte importante del recetario europeo dando sazón a un gran número de manjares. Fuera de Europa, es comúnmente llamado “Laurel de Castilla”. Generalmente las hojas enteras son retiradas antes de servir el plato, por lo que raramente lo encontrarás en tu comida.

Además de sus usos culinarios, dentro de la medicina natural es apreciable por sus múltiples beneficios. A menudo se utilizan las hojas de laurel para mejorar condicione estomacales: estimula el apetito, mejora la digestión, ayuda a expulsar el exceso de bilis y disminuye la producción de gases. Incluso el aceite de laurel, extraído de los frutos de la planta, es muy utilizado para combatir la pediculosis y mejorar los síntomas de inflamaciones osteoarticulares.

Cuando creíamos que esta planta no podía tener más usos, el científico ruso Gennady Malakhov nos muestra cómo quemar hojas de laurel puede ser de gran ayuda para otros fines. ¡Continúa leyendo y te mostraremos por qué quemar hojas de laurel puede ayudarte a descansar mejor!

Quemar hojas de laurel es un tratamiento eficaz contra la fatiga y el estrés.

quemar hojas de laurel
QUEMA HOJAS DE LAUREL Y VERÁS QUE PASA EN SÓLO 10 MIN.!

Tanto el aroma como los beneficios para la salud, provienen de los aceites terapéuticos volátiles que forman parte de las hojas y de las bayas de la planta. Los compuestos activos que resultan sumamente beneficiosos son el pineno y el cineol (este último también se encuentra concentrado en las hojas de eucalipto). Por ello, la importancia de quemar hojas de laurel: al quemarse, los aceites se liberan al aire y el aroma tiene un efecto relajante en nuestro organismo.

Además, ten en cuenta estas propiedades y beneficios para la salud:

  • Los principios activos del laurel potencian los efectos antioxidantes de los alimentos o nutrientes. Utilizarlo en comidas, rutinas de belleza, infusiones o quemar hojas de laurel fortalece el sistema inmunológico y combate el accionar de los radicales libres.
  • Es rico en vitamina A, lo que favorece a la salud cutánea, mejora la actividad cerebral, protege las membranas mucosas, ayuda a desintoxicar los pulmones y mejora la salud bucal.
  • Ayuda al sistema digestivo: combate el reflujo, la acidez, acelera los procesos digestivos, estimula el apetito, alivia calambres o espasmos estomacales, calma náuseas y vómitos, evita la distensión abdominal.
  • El aceite de laurel se utiliza para el tratamiento de la artritis, dolores musculares, combatir la bronquitis y el asma.
  • Es anticancerígeno debido a la gran cantidad de fitoquímicos que posee.

¿Cómo quemar hojas de laurel para combatir el estrés?

Recientemente, una investigación determinó que los aceites de esta planta facilitan la segregación de hormonas de bienestar que ayudan a combatir el estrés y promueven un descanso profundo. Si deseas quemar hojas de laurel para relajar el cuerpo, lograr un sueño de calidad y liberarte del estrés, esto es lo que debes hacer:

  • En el centro de la habitación, coloca un recipiente donde puedas quemar. Procura alejarlo de cualquier material inflamable.
  • Pon una hoja de laurel sobre el recipiente y quémala.
  • Sal de la habitación y regresa 10 minutos después. El humo se habrá disipado pero los compuestos volátiles continuarán en el aire.
  • Colócate cómodamente y descansa. Puedes meditar, dormir, realizar algunos ejercicios descontracturantes, practicar yoga, etc. Incluso puedes hacer esto en el cuarto de baño y luego tomar un baño de inmersión. Agrega unas gotas de aceite de lavanda al agua para relajarte aún más.