, ,

Recupera en una semana la salud de tus codos y pies resecos

Los codos o talones resecos no sólo son una cuestión estética, también resultan un problema doloroso que favorece el agrietamiento y las lesiones. Muchos factores, como la exposición solar o la erosión ejercida por el medio ambiente; favorecen la pérdida de hidratación de la piel. Las áreas que nos sirven de apoyo y soportan gran parte de nuestro cuerpo, rosan con múltiples superficies que pueden provocar un desgaste aún mayor.

Este problema sólo puede reducirse mediante cuidados, constancia y productos que vuelvan a hidratar cada célula, prevenir el agrietamiento y el endurecimiento de las capas más externas de la piel. Hoy les brindamos un artículo muy completo para que pruebes los mejores ingredientes naturales y recuperes la hidratación en tan sólo una semana.

Lee también: “Elimina las zonas oscuras de la piel del cuello, codos, rodillas y axilas con los mejores remedios naturales”.

Cuidados necesarios para recuperar los codos y pies agrietados.

Cuando estas zonas no reciben la dedicación necesaria, se evidencia un oscurecimiento, engrosamiento y comienzan a descamarse. A veces el cambio es tan paulatino que las personas notan el daño mucho tiempo después, cuando se convierte en algo antiestético o doloroso.

Aunque no es tarea sencilla, ya que hay mucha piel dañada y muerta que ha quedado allí adherida, tampoco es algo imposible de lograr. Por el contrario, utilizando los ingredientes adecuados y practicando algunos cuidados de forma regular, lo conseguirás en muy poco tiempo.

1. Limpieza profunda.

Para quitar las células muertas y ablandar las zonas endurecidas, aprovecha cada baño que tomes. A diario, lava los codos y los pies con abundante agua tibia y jabón neutro. Suavemente, frota con una esponja para exfoliación y poco a poco las células se irán desprendiendo. Procura utilizar jabones humectantes o que contengan aceites esenciales para mejores resultados.

Lee también: “Poderosos remedios caseros para blanquear la piel”

2. Cremas hidratantes.

Luego del baño, y cuando la piel comience a secar, notarás nuevamente el resecamiento. Es muy importante salir de la ducha y aplicar cremas hidratantes que ayuden a humedecer y renovar los tejidos dañados. Las mejores opciones son las cremas a base de miel, aceite de oliva, sábila; que contengan aceites de almendras, de rosa mosqueta o de semillas de uva. Todos estos ingredientes contienen un gran poder antioxidante y regenerativo.

3. Hidrata todo el cuerpo, desde adentro.

Para evitar que los tejidos se sequen, es indispensable una correcta hidratación de todo el cuerpo. Para ello debes consumir dos litros de agua a diario y prevenir la deshidratación de todo tu organismo. Una cantidad adecuada de líquido ayuda al regeneramiento celular de todo el cuerpo.

4. Aceites.

Los aceites son un ingrediente muy importante a la hora de rehidratar la piel. Además de tener un concentrado elevado de nutrientes, permiten una humectación más profunda y prolongada. Antes de acostarte a dormir, frota un poco de aceite de coco, de oliva o de almendras sobre las zonas resecas y deja que actúen toda la noche. Al otro día notarás las áreas más suaves y con un aspecto más saludable.

5. Miel pura de abejas.

Los nutrientes concentrados en la miel de abejas, tienen poderes reparadores, antioxidantes y humectantes que ayudan a ablandar los tejidos endurecidos. La miel permite recuperar la elasticidad natural de la piel y da suavidad, previniendo los callos en los pies.

Remedio natural para codos y pies resecos. ¡Recupéralos en una semana!

Además de los consejos y cuidados que te brindamos con anterioridad, te recomendamos llevar a cabo este tratamiento completamente natural y casero. Es una crema económica y más efectiva que los tratamientos que puedes adquirir en una farmacia. Está planteada con el objetivo de acelerar la regeneración natural del organismo para que luzcas codos y pies saludables en tan sólo una semana.

Ingredientes:

  • 125 ml de yogur griego natural (sin aditivos saborizantes, ni colorantes).
  • 1 aguacate maduro.

Preparación:

  • Corta el aguacate, retira su semilla y la cáscara. Aplasta la pulpa con un tenedor hasta formar un puré suave.
  • Mezclar la pasta con el yogur griego hasta formar una crema. Ambos ingredientes deben quedar bien integrados.

¿Cómo aplicarlo?

Lava muy bien las áreas afectadas con agua tibia y jabón neutro. Luego realiza una exfoliación suave y natural (puede hacerlo con una mezcla de azúcar y zumo de limón). Enjuaga la exfoliación y con la piel limpia, aplica una capa uniforme de la crema de aguacate. Da algunos masajes circulares sobre las zonas para estimular la absorción y permitir que la crema penetre entre los pliegues.

Deja actuar por 45 minutos, enjuaga con agua tibia y aplica la crema humectante que usas normalmente. Repite esto una vez a la semana y siempre que notes un deterioro en el estado de tu piel.

Lee también: “Cómo desmanchar cuerpo y rostro con agua oxigenada, en 6 pasos”