,

Remedios caseros para la flebitis: ¡Puedes tratarla naturalmente y aliviarla de inmediato!

Los remedios caseros para la flebitis pueden brindarnos alivio casi de inmediato a través de diferentes analgésicos y desinflamantes naturales. Utilizando el poder de ciertos ingredientes te despedirás de la molesta sensación de pesadez que te impide continuar con las tareas cotidianas.

Se denomina flebitis a una inflamación general en las venas, causada por una obstrucción o un exceso de presión sobre ellas. Cuando la hinchazón es superficial suele denominarse “tromboflebitis”. Lo más grave de la flebitis es que existe dificultades en la circulación de la sangre lo que deriva en dolor o sensación de pesadez, además de la visible inflamación.

Las causas de la flebitis son:

  • golpes,
  • la enfermedad de Buerger,
  • como efecto adverso al inyectarse algunos medicamentos,
  • alimentación rica en grasas,
  • efecto de los anticonceptivos orales,
  • como consecuencia del sedentarismo o después de un reposo prolongado.

Existen remedios caseros para la flebitis que puedes intentar, antes de sucumbir a los fármacos. Hoy te contamos cuáles son las mejores opciones:

Lee también: “Los 8 diuréticos naturales que te ayudarán a combatir la retención de líquidos”.

7 remedios caseros para la flebitis.

Con estos remedios conseguirás mejorar el aspecto de tus piernas y tratar problemas de Inflamación

1. Con linaza.

Para preparar remedios caseros para la flebitis, con linaza, necesitarás:

  • 50 gr de linaza.
  • 3 litros de agua.

Coloca los ingredientes en una cacerola y déjalos hervir por media hora. Finalmente, filtra el preparado y machaca las semillas de linaza cocinadas. Mézclalas con el líquido y déjalo a temperatura ambiente. Enjuaga las zonas afectadas por la flebitis, moja un paño en el preparado y aplica sobre la piel en forma de compresas.

2. Con manzanilla y eneldo.

Utilizamos esta combinación ya que los compuestos de ambas hierbas evitan la coagulación de la sangre y promueven una correcta circulación. Hierve 100 gr de manzanilla y 100 gr de raíz de eneldo en un litro de agua, durante 15 minutos. Deja templar y filtra. Bebe dos tazas al día.

3. Con piña.

La piña contiene bromelina, una enzima capaz de descomponer la proteína. Entre sus muchas propiedades, los especialistas europeos han logrado afirmar que es un poderoso desinflamante natural, utilizado en los tratamientos post operatorios para prevenir la hinchazón. También se la utiliza para disminuir el dolor artrítico.

Consume una ración de piña al día, en ayunas, para sentir mejoras en tu condición y procura siempre añadirla a tu dieta cotidiana.

4. Con árnica.

Los remedios caseros para la flebitis con árnica son muy populares por su efecto desinflamante y analgésico. El tratamiento es muy sencillo: sólo necesitas empapar un paño en la tintura de árnica y aplicar de forma tópica sobre la zona adolorida. Después de 15 minutos, quita el paño.

Lee también: “Cura tus várices con tomates verdes y rojos”.

5. Con cardo mariano.

Los remedios caseros para la flebitis a base de hierbas naturales conservan una gran cantidad de beneficios a través de sus aceites esenciales. Machaca dos cucharadas de hojas de cardo mariano fresco, en un mortero hasta obtener una pasta. Aplica sobre el área afectada y cubre con cáñamo. Retira una vez que hayas logrado desinflamar la zona.

6. Con apio.

Preparar remedios caseros para la flebitis con apio te ayudarán a mejorar la circulación sanguínea, a prevenir la retención de líquidos y desintoxicar la sangre. Hierve 8 tallos blancos de apio en 500 ml de agua, durante 5 minutos. Al finalizar, filtra el preparado y mézclalo con el zumo de dos limones recién exprimidos. Bebe tres tazas al día como máximo, durante una semana, luego descansa una semana.

7. Con meliloto.

Hierve dos cucharadas de meliloto, en un litro de agua, a fuego muy lento. Después de 10 minutos, retira y deja reposar unos 10 minutos más. Filtra el preparado y conserva en un recipiente de vidrio con tapa, en el refrigerador. Bebe 3 tazas al día. Puedes calentar el líquido y consumir como infusión, o fresco.