5 efectivos consejos para quitar una contractura

Remedios caseros para eliminar la contractura de la manera más rápida

Cuando nuestros músculos se contraen, sea de manera voluntaria o involuntaria, se produce la contractura. Este padecimiento puede ser causa de gran dolor y malestar. Ahora bien, con los cuidados adecuados, es posible eliminarlo de manera sumamente sencilla. Hoy queremos mostrarte una serie de poderosos remedios caseros para las contracturas, los cuales podrás utilizar siempre que padezcas de este tipo de malestar muscular.

¿Qué es una contractura?

remedios caseros para las contracturas

En muchas ocasiones, queremos eliminar el dolor de cuello o de espalda con tan solo aplicar un poco de hielo en la zona, sin saber que el verdadero origen del dolor es una contractura muscular.

Cuando uno o más músculos de nuestro cuerpo se contraen, se origina la contractura, o lo que también se conoce como nudo en un músculo. Esta especie de nudo o contracción, evita que la sangre llegue a las células musculares, acción que promueve la acumulación de toxinas en el área afectada. Esta acumulación de toxinas, activa seales nerviosas que viajan hasta el cerebro, generando allí las sensaciones de molestias y malestares. Para que el dolor y el malestar se detengan, es necesario lograr que la sangre vuelva a circular de manera normal en la zona afectada.

Generalmente, las contracturas suelen manifestarse en las siguientes zonas:

  • Cuello
  • Hombros
  • Zona lumbar (al nivel de los riñones)
  • Zona dorsal (al nivel de los omóplatos)

Una contractura intensa, puede llegar a causar incluso la inmovilidad de la zona afectada, además de grandes molestias y dolor para quien la padece.

Ahora bien. Es necesario saber, que una contractura no es un padecimiento grave, ya que puede ser tratada de manera sumamente sencilla, mediante una serie de sencillas técnicas y tratamientos caseros.

Hoy queremos mostrarte 5 efectivos remedios caseros para las contracturas, pero antes de esto, veamos cuales son las principales causas de las contracturas.

Causas de las contracturas

Son muchas las causas que pueden dar origen a una contractura. Entre ellas, nos encontramos con las siguientes:

  • Presionar o exigir al músculo más de lo debido
  • Realizar un gran esfuerzo con el músculo, cuando este se encuentra ya lesionado o debilitado
  • El sedentarísmo
  • Mantener posturas forzadas o repetitivas por un lapso de tiempo extenso
  • Los estiramientos bruscos
  • El frio
  • Una alimentación poco saludable
  • El estrés
  • La ansiedad
  • No estar lo suficientemente hidratado

5 remedios caseros para las contracturas

Ya vistas las principales causas de este doloroso padecimiento, y algunas características acerca de su propio origen, pasemos ahora si a hablar de los 5 más efectivos trucos y remedios caseros para las contracturas, los cuales te ayudarán de manera rápida y sencilla a terminar con el dolor y las molestias.

1. No forzar el músculo

Si padeces de una contractura o presientes que puedes estar padeciéndola, es importante que no realices esfuerzos musculares, los cuales puedan afectar más aún la zona dañada. Lo mejor en estos casos, es realizar reposo y consultar de inmediato al médico.

2. Baños de agua caliente

El agua caliente es uno de los más efectivos remedios caseros para las contracturas. Una relajante ducha de agua caliente, ayudará a:

  • Relajar el músculo
  • Reducir el dolor
  • Fomentar la saludable circulación sanguínea

Uno de los mejores trucos para aliviar las contracturas, es sumergir la zona afectada durante unos 5 -10 minutos, un par de veces a diario.

3. Romero y arcilla

Las poderosas propiedades antiespasmódicas y antiinflamatorias del romero, ayudan a fomentar la saludable circulación sanguínea. La arcilla por su parte, es maravillosa a la hora de ayudar a aliviar dolores musculares. Estos dos productos naturales combinados, pueden eliminar rápidamente las molestias de una contractura.

Mira cómo preparar tu propio remedio casero a base de romero y arcilla para aliviar contracturas.

Ingredientes:

  • 50 gramos de romero (4 cucharadas)
  • 200 gramos de arcilla blanca
  • Un vaso de agua

Procedimiento:

  1. Vierte el agua y el romero en un recipiente.
  2. Lleva el recipiente a hervir durante unos 10 minutos.
  3. Retira el preparado del fuego y deja que repose durante unos 20 minutos.
  4. Guarda el preparado en un envase de plástico (sin quitar el romero).
  5. Agrega también la arcilla en el envase, de manera que no queden grumos en el preparado.
  6. Deja que el remedio repose al menos durante 2 horas.

Modo de aplicación:

Tan solo deberás de aplicar el preparado en la zona afectada y dejar que repose allí durante unos 20 minutos, para luego retirar con agua caliente. Finalmente, aplica un aceite natural en la zona.

Repite el procedimiento 2 veces cada día.

4. Estiramientos

Los estiramientos musculares también se encuentran en la lista de los 5 más efectivos trucos y remedios caseros para las contracturas. 

Los estiramientos musculares, permiten al músculo volver a su estado de normalidad, tras la contractura.

Ahora bien. El músculo no debe ser esforzado al máximo, para no correr asi el riesgo de dañarlo más, por lo que los estiramientos deberán de ser delicados y suaves.

5. Ungüento de árnica

Las fabulosas propiedades analgésicas y desinflamatorias que contiene el árnica, ayuda de manera sumamente efectiva a aliviar el dolor y la inflamación originados por la contractura. Aplica un gel o ungüento de árnica en la zona afectada, realizando suaves masajes circulares, para descontracturar el músculo dañado.

 

Es recomendable aplicar el ungüento luego de tomar la ducha, entre 3 y 4 veces por día.

¿Cómo evitar una contractura?

Ya vistos los 5 trucos y remedios caseros para las contracturas, pasemos ahora a analizar algunos tips que nos ayudarán a prevenir la aparición de este incómodo y doloroso padecimiento.

Estas son las medidas que deberás de tomar, si lo que quieres es prevenir las contracturas:

  • No presionar ni forzar demasiado las zonas musculares.
  • Si un músculo se encuentra dañado o debilitado, tampoco debemos de esforzarlo.
  • Es importante hacer ejercicio y estiramientos musculares de manera habitual.
  • Mantener siempre una buena postura.
  • Si te ves obligado a estar durante un largo periodo de tiempo en una misma postura física, tómate algunos segundos para realizar estiramientos suaves.
  • Cuidarse del frio.
  • Mantener una alimentación sana.
  • Beber abundante agua cada día.

Te aseguramos que si sigues estas recomendaciones, será muy poco probable que debas enfrentarte a los malestares y dolores ocasionados por una contractura.

Comparte con todos esta valiosa información.