Remedios Caseros para la neumonía

Remedios caseros para la Neumonía

Una infección en los pulmones es algo muy difícil de sobrellevar, hoy te traemos los mejores remedios naturales para la neumonía. Además, conoce algunos consejos claves para prevenir recaídas u otras enfermedades respiratorias.

Recuerda no consumir antibióticos para enfermedades de índole viral. Puedes realizar un tratamiento de síntomas para calmar malestares y reducir la fiebre.

 Los analgésicos de venta libre pueden debilitar aún más el sistema inmunológico, nosotros te recomendamos optar por opciones más saludables y naturales.

Sin químicos, ni aditivos tóxicos, sigue nuestros consejos y los mejores remedios naturales para la bronquitis.

Descripción general de la neumonía

Las enfermedades respiratorias son muy comunes durante épocas invernales sin embargo pueden desarrollarse en cualquier momento del año. Se pudo confirmar que existen alrededor de 30 tipos de neumonías diferentes, según el origen de las mismas.

La neumonía puede desarrollarse por virus, bacterias y algunos tipos de hongos. Las enfermedades bacterianas pueden ser tratadas con antibióticos y en poco tiempo el paciente siente una mejoría.

La mayoría de las neumonías son víricas y resultan un problema para el paciente ya que no existe un medicamento específico para su tratamiento. La única opción es mejorar los síntomas a través de diferentes analgésicos y antifebriles.

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección respiratoria alojada en los pulmones. Afecta a los alvéolos, llenándolos de líquido y/o pus.

Los alvéolos son los sacos pulmonares que se llenan de aire durante la respiración. Al llenarse de líquido, el aire tiene menos espacio, la respiración se vuelve muy dificultosa y con dolor.

Síntomas

Los síntomas varían de paciente a paciente. Esto depende del estado de salud de la persona y el origen de la infección.

Algunos de los más comunes son:

  • Tos productiva (con expectoración de flema)
  • Tos seca
  • Dolor en el pecho y ardor de garganta
  • Desorientación (en adultos mayores)
  • Convulsiones (en menores de 5 años)
  • Fatiga
  • Náuseas, vómitos y/o diarrea
  • Dificultad y dolor al respirar
  • Fiebre

Tratamiento

La neumonía bacteriana puede tratarse con antibióticos. La virósica necesita reposo y paciencia. Sin embargo, puedes tratar los síntomas con analgésicos y antifebriles.

Para mayor información, conoce: “Peligro: ¡Neumonía! Qué es, síntomas y factores de riesgo de esta enfermedad respiratoria”

Remedios naturales para la neumonía

1. Remedios Naturales para la neumonía: Control de la tos

Los remedios naturales para la neumonía son ideales para acelerar los procesos de curación y, especialmente, aliviar los síntomas. Si tienes mucha tos, ten presente estos consejos:

  • Para disminuir los ataques, severidad y frecuencia de la tos, necesitamos frenar la producción de mucosidades. Algunos alimentos ayudan: sopa de verduras, caldo de huesos y té verde.
  • Inhalar aceites esenciales: colocar difusores en toda la casa para respirar aire puro, desinfectado y fresco que alivie las congestiones. El aceite de mentol, eucalipto, alcanfor pueden ayudar.
  • Colocar una cebolla partida por la mitad, en la cabecera de la cama o sobre la mesa de noche. Haz esto al ir a dormir. Los ácidos de la cebolla ayudan a mejorar la congestión.
  • Evita respirar aire frío. Además de consumir remedios naturales para la neumonía deberás tener los cuidados mínimos para tu recuperación: evitar las bajas temperaturas, el aire seco y el viento.
  • Beber expectorantes naturales a base de hierbas y esencias. Se pueden encontrar en tiendas naturistas. También puede frotar cremas naturales a base de tomillo, madera de cedro, nuez moscada o alcanfor sobre el pecho, para calmar la tos nocturna.
  • Evitar los ejercicios exigentes ya que pueden dificultar la respiración.

2. Remedios Naturales contra la neumonía: Control de la fiebre

En línea encontrarás numerosos remedios naturales para la neumonía que apuntan a controlar y disminuir la fiebre. Esto se debe a que, por tratarse de una infección, los pacientes pueden experimentar altos picos de fiebre o, en su defecto, fiebre moderada que dura varios días.

Algunos consejos para el control de la fiebre son:

  • Si no presentas ardor de garganta, chupa algunos cubos de hielo o paletas heladas saborizadas. Esto, además de controlar la temperatura, evita la deshidratación.
  • Tomar baños de agua tibia.
  • Aplicar compresas frescas de agua y mentol alrededor del cuello y sobre la frente.
  • Beber batidos caseros de frutas y agua de coco para obtener la suficiente cantidad de electrolitos.
  • Descansar todo lo que el cuerpo necesite.
  • Consumir al menos 3 infusiones al día de tomillo, menta, manzanilla o jengibre con miel y limón.

¿Cuándo acudir por asistencia médica?

En una primera instancia, seguramente acudiste al médico para un diagnóstico. Luego, reposo en el hogar con algunos remedios naturales para la neumonía y un buen manejo de síntomas.

Sin embargo, puede que los síntomas empeoren, aparezcan otros más graves o el paciente simplemente se sienta cada vez peor.

 ¿Cuándo acudir al médico nuevamente? ¿Cómo sabremos que la enfermedad empeora?

Estos son algunos síntomas de alerta:

  • Presencia de sangre en la orina
  • Dificultad severa para respirar (poco ingreso de aire, asfixia, pecho cerrado)
  • Fiebre superior a 40º C.
  • Vómitos constantes o diarrea intensa.
  • Signos de derrame pleural (agitación, hipo, dolor en el tórax, escalofríos)

Ante cualquiera de estas situaciones o si tienen alguna consulta, no dudes en acudir con un médico de inmediato. Recuerda que la neumonía es una infección muy peligrosa, especialmente en niños, ancianos y asmáticos.

Prevención de la neumonía

1. Fortalecer el sistema inmunológico

El buen estado del sistema inmune es esencial tanto para el tratamiento, como para la prevención de la neumonía. Incluso será necesario limitar nuestra exposición a personas que padecen la enfermedad.

Además de remedios naturales para la neumonía, existen otros factores que ayudan a las defensas del cuerpo. Las siguientes opciones disminuyen, de manera considerable, el riesgo de padecer la infección:

  • Descanso: Dormir al menos 7 horas al día permite que nuestro sistema inmune se reinicie y fortalezca para continuar con los procesos de sanación.
  • Prestar atención a la salud intestinal: El 70% del sistema inmunológico se encuentra relacionado a la salud intestinal. Los alimentos alergénicos ocasionan una reacción inflamatoria de altera la respuesta inmune. Los químicos, alimentos procesados, azúcares refinados, harinas refinadas y bebidas artificiales son las peores opciones.
  • Hacer un efectivo control del estrés: El estrés también provoca una respuesta inflamatoria en el cuerpo, lo que debilita al sistema inmunológico. Si el sistema de defensas del organismo no se encuentra en óptimas condiciones, los síntomas de la infección durarán más tiempo.
  • Consumir suplementos de probióticos: Los probióticos son bacterias beneficiosas que forman la flora intestinal y fortalecen la salud digestiva. Además de suplementos, puedes consumir alimentos que los contengan como el yogur, kéfir, kombucha, chucrut, etc.
  • Consumir suplementos que ayuden a la formación de defensas: Los suplementos de vitamina C,  raíz de astrágalo, raíz de regaliz, equinácea, curcumina o gingerol podrán ayudar a acelerar los procesos de curación.
  • Practicar ejercicio: El ejercicio regular ayuda a prevenir infecciones, acabar con la inflamación y mejorar el sistema inmunológico.

2. Prevenir y curar a través de la lactancia

Uno de los mejores remedios naturales para la neumonía es la leche materna en niños lactantes.

Se ha podido comprobar que los bebés lactantes presentan un bajo índice de mortalidad a causa de la neumonía y menores riesgos por infección. Además, los niños no desnutridos tienen menos posibilidades de riesgos aún.

La Organización Mundial de la salud afirma que la mejor forma de prevenir la neumonía es a través de la lactancia exclusiva al menos hasta los 6 meses de edad. Luego, con alimentación complementaria, se debe llevar una dieta equilibrada y cuidada.

También se debe evitar que el pequeño esté expuesto al humo, a la contaminación interior, prevenir cualquier deficiencia nutricional y realizar un tratamiento adecuado de las alergias alimenticias.

3. Eliminar la contaminación interior

Acabar con la contaminación del hogar es indispensable tanto para curar, como para prevenir el contagio del resto de la familia.

Estos consejos y remedios naturales para la neumonía se proponen disminuir al máximo los síntomas y la exposición de las personas sanas a la infección.

  • Aspirar el hogar diariamente para eliminar ácaros, pelos de mascotas y el polvillo. Estos son poderosos alérgenos que afectan el sistema inmunológico.
  • Mantener una temperatura adecuada, que no exponga al cuerpo a grandes cambios abruptos al salir del hogar. La humedad, el frío extremo o el calor sofocante sólo empeoran el cuadro.
  • No fume en espacios cerrados, ni queme aceites tóxicos en el interior del hogar.
  • La persona infectada deber mantener una buena higiene personal para no propagar la enfermedad. Lavarse las manos regularmente con jabón desinfectante.
  • Disminuir el uso de químicos abrasivos de limpieza. Los químicos de los artículos de limpieza suelen ser fuertes y muy tóxicos. El uso frecuente daña el aparato respiratorio. Cambia por productos naturales (aquí tienes una receta súper especial que será de mucha ayuda: “Limpiador casero con aceite de árbol de té y naranja”)

¿Fueron útiles estos consejos de prevención y los remedios naturales para la neumonía?

1 thought on “Remedios Caseros para la neumonía”

  1. Pingback: Neumonía: Causas, síntomas y contagio • Medicina Natural

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top