,

MRI muestran cómo, las células cancerosas, prosperan en el organismo por el consumo de azúcar procesada

Nuevas Resonancias Magnéticas muestran cómo, las células cancerosas, prosperan en el organismo por el consumo de azúcar.
Las recomendaciones médicas cada vez son más claras: para mejorar su salud, comience por mejorar su dieta. Sin embargo, para los amantes de la comida chatarra y del azúcar refinado, este consejo es muy difícil de seguir. Por un lado, son personas que no dimensionan las consecuencias de consumir estos alimentos tan poco nutritivos; por el otro, debido a que los alimentos ricos en grasa y azúcar son adictivos.

Para contribuir a la toma de consciencia hoy les contamos acerca de un nuevo estudio que pudo demostrar cómo las células cancerígenas pueden crecer y prosperar con en el azúcar.

¿De qué trata el estudio?

Recientemente, se ha podido confirmar que consumir azúcar refinado, promueve el desarrollo y propagación de los tumores. El reciente estudio resultó tan efectivo que, en un futuro, se analizará la acumulación de azúcar en el cuerpo de los pacientes para determinar dónde puede desarrollarse algún cáncer.

La investigación tuvo lugar en el Colegio Universitario de Londres (UCL), Reino Unido, gracias al desarrollo de una nueva tecnología. Se experimentó con un nuevo escáner de resonancias magnéticas, sensibilizado especialmente para detectar tumores y brindar imágenes únicas. A través de él, se pudo realizar un seguimiento de la glucosa en el cuerpo, ya que en las nuevas imágenes se la podía ver nítidamente como una sustancia brillante. Para sorpresa de todos, los tumores también se manifestaron iluminados y brillantes, demostrando así que poseen una gran cantidad de azúcar en su composición y que se alimentan de ella.

Una publicación reciente del UCL explica que el nuevo método se denomina transferencia química de saturación de la glucosa (GLUCOCEST) y ha demostrado que, los tumores, absorben mucha más glucosa que los tejidos sanos, con el objetivo de seguir creciendo.

Tradicionalmente, se utilizan inyecciones con dosis bajas de radiaciones para escanear y detectar cáncer en el organismo. Este método no sería el adecuado ya que la radiación ayuda en el desarrollo de células malignas y tiene efectos secundarios muy dañinos. Sin embargo, este método es mucho más seguro y amplía la lista de sustancias detectadas por el escáner, sin la necesidad de inyecciones de contraste.

El Dr. Simon Walker-Samuel, investigador del UCL, explica “el método sólo utiliza inyecciones de glucosa común. Una opción más barata y segura que la que se utiliza normalmente para detectar el cáncer”. A su vez, la cantidad de azúcar utilizada, es la que contiene una barra de chocolate mediana. Con esa pequeña dosis alcanza para arrojar resultados de manera muy eficaz. Con esto, el método glucocest es capaz de demostrar que una pequeña dosis de azúcar en el cuerpo, es necesario para fomentar el crecimiento de los tumores.

Otras investigaciones también lo avalan.

Los estudios realizados con glucocest no son los únicos que lo demuestran. El Dr. Robert H. Lustig, MD y profesor de Pediatría en la División de Endocrinología de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), afirma que la mayoría de las enfermedades crónicas de la actualidad, derivan del consumo excesivo de azúcar procesado. Es el autor de la obra “Azúcar, La Verdad Amarga” y se lo puede escuchar en diversas conferencias diseminadas por múltiples sitios de Internet.

Los alimentos más perjudiciales son el azúcar refinado, las harinas refinadas, alimentos azucarados y comidas altamente procesadas, como la comida chatarra. Para descomponerlos y digerirlos, el cuerpo necesita liberar mucha cantidad de hormonas, como la insulina. Esa secreción hormonal, fomenta el crecimiento de las células malignas que conforman los tejidos cancerosos.

El Dr. Lewis Cantley, jefe del Centro Médico Beth Israel Deaconess (BIDMC) en la Universidad de Harvard, expresa que las investigaciones médicas han demostrado que el exceso de insulina puede originar reacciones adversas en diferentes tejidos del cuerpo. Cuando existe un cáncer conformado por receptores de insulina, tomará la glucosa de la sangre para crecer y propagarse.

Es necesario comenzar a eliminar las comidas procesadas y elegir las opciones más sanas y naturales. Modificar la dieta es la mejor manera de prevenir. Agrega frutas, verduras y proteínas de origen vegetal a tus comidas diarias.