, ,

Ritual energético de 20 minutos para comenzar el día sin estrés y con vitalidad.

Este ritual energético es muy sencillo de realizar y tomará sólo algunos minutos de tu día. Es un trabajo para reforzar tu fuerza de voluntad, comenzar el día con vitalidad e impedir que las preocupaciones o el estrés te quiten energía.

Muchos especialistas en meditación consideran que un sueño reparador y de calidad es suficiente para llenarnos de energía y vitalidad. Cada mañana, despiertas con la corteza frontal colmada de fuerza de voluntad y el cuerpo renovado. Pero ¿sabes cómo utilizar esa fuerza vital?

La primera media hora después de abrir los ojos a la mañana es indispensable para determinar cómo irá tu día. Durante ese tiempo tu humor puede cambiar radicalmente y afectar el resto de la jornada, tanto para bien como para mal. Es nuestro trabajo tomar esa energía y canalizarla de maneras correctas para aprovecharla y quitar el estrés de nuestra mente.

Con este ritual energético podrás utilizar tus propias energías renovadas y cargar el combustible necesario para afrontar el día. En sólo 20 minutos, a través de 6 simples pasos, este ritual energético promete brindarte un día lleno de luz y armonía.

Ritual energético para comenzar el día sin estrés.

1. Busca tu lugar de paz.

Después de despertar, busca un lugar fuera del dormitorio donde encuentres silencio y paz. Un espacio donde, además de privacidad, puedas escuchar tus pensamientos y tu respiración. Si el día ayuda, incluso puedes estar debajo de un árbol o a la luz del sol.

2. Hidrata el organismo.

Hidratar el cuerpo también forma parte de este ritual energético. Bebe un vaso de agua fresca filtrada. El agua, además de ayudarnos a purificar el cuerpo, lo hidrata, lo refresca y le brinda uno de nuestros alimentos vitales.

3. Reflexiona.

Tómate algunos minutos para reflexionar y pensar en tu vida. Analiza tus costumbres, tu personalidad y llévalo al camino de la gratitud. Agradece lo que tienes, lo que has aprendido, las personas que están contigo, tus lugares, etc.

Algunas preguntas que pueden ayudarte a reflexionar:

  • ¿Por qué debo estar agradecido? ¿A quién?
  • ¿Cuáles son mis emociones hoy? ¿Qué me animaría? ¿Qué me gustaría hacer hoy? ¿Ganas de qué?
  • ¿Cuál es mi propósito en la vida? ¿y en el día de hoy?
  • ¿Quién puede necesitar de mí hoy? ¿A quién puedo servir? ¿A quién puedo agradecer?
  • ¿Qué cosas en la vida me gustan? ¿Cuáles no cambiaría jamás?

4. Respira.

Por al menos cinco minutos, concéntrate en tu respiración. Aún en el lugar de paz y privacidad que elegiste para llevar a cabo este ritual energético, realiza el siguiente ejercicio de relajación, denominado “la caja”:

  • Siéntate cómodamente.
  • Llevarás a cabo una respiración diafragmática profunda y controlada. Tu pecho debe hincharse al practicarla.
  • Escucha tu cuerpo mientras lo haces: Inhala en cinco tiempos, retiene durante cinco tiempos, exhala en cinco tiempos, contén la respiración durante cinco tiempos y vuelve a comenzar.
  • A medida que lo haces cierra tus ojos y dibuja un cuadrado en el aire, mentalmente. Por cada cinco tiempos, deberás dibujar un lado del cuadrado.

5. Mueve el cuerpo.

Ya casi llegando al final del ritual energético, es necesario que muevas el cuerpo para cargar la fuerza y las endorfinas que te acompañarán durante todo el día. Puedes realizar algunos saludos al sol si conoces de yoga, puedes realizar unos ejercicios de estiramientos suaves para alejar la pereza y calentar los músculos, puedes hacer cinco minutos de cinta caminadora, puedes salir a caminar, dar la vuelta a la manzana o brevemente por tu calle, etc.

6. Cierra la sesión preparándote para el día.

Finalmente, planifica mentalmente tu día y prevé todas las actividades que deberás llevar a cabo. Imagínate a ti mismo realizándolas de la mejor manera posible. Este ejercicio te predispone a ganar y a dar lo mejor de ti.

Aunque este ejercicio está planificado para tomar 20 minutos de tu día, puedes extenderlo si cuentas con más tiempo. Incluso, si no cuentas con nada de tiempo y lo practicas rápidamente durante 10 minutos, ya estás haciendo un cambio considerable en tu rutina y mejorando tu calidad de vida.