, ,

¿Sabías que el 90% de las enfermedades se originan por un colon sucio? ¡Aprende a limpiarlo!

La mayoría de nosotros desconoce la importancia de mantener el colon limpio y saludable. Se estima que el 90% de las enfermedades comunes se originan por un colon sucio. Lo mismo sucede en pacientes que sufren de sobrepeso o aquellos que no pueden ganar peso con facilidad.

El colon se ubica al final del aparato digestivo. Mide alrededor de 1,5 m y cumple funciones muy importantes para el organismo. Es el encargado de extraer agua, almacenar residuos, absorber nutrientes como la vitamina K y mantener estable la hidratación del cuerpo. Luego, desecha todo aquello que el cuerpo no necesita o le es perjudicial.

Si estos desechos no son eliminados a tiempo, tienden a acumularse. Los microorganismos y toxinas, junto con los residuos, comienzan a fermentar dentro del cuerpo y causar graves problemas de salud. Por este motivo, las personas con problemas digestivos o estreñimiento, suelen sufrir de muchas otras enfermedades, desconociendo que la raíz de todo es el colon sucio.

Esta toxicidad intestinal es transportada al hígado por la aorta y luego diseminada por todo el torrente sanguíneo. La principal y menos grave manifestación son los problemas cutáneos, derivando luego en enfermedades crónicas más graves.

Afecciones relacionadas a un colon sucio.
Como vimos anteriormente, el colon está en permanente contacto con toxinas y desechos. Es un actor fundamental a la hora de depurar el cuerpo, por lo que es muy importante mantenerlo saludable. La mejor manera de estimular su correcta función es manteniéndolo limpio. En caso contrario, estos son los principales problemas asociados a un colon sucio:

  • Inflamación en el vientre, acumulación excesiva de gases, cólicos estomacales.
  • Problemas de sobrepeso, siendo muy difícil perder el peso ganado.
  • Cambios de humor, irritabilidad, ansiedad.
  • Estreñimiento, tránsito intestinal lento.
  • Dolores lumbares y cefaleas intensas.
  • Fatiga, falta de energía, somnolencia.
  • Defensas bajas.
  • Inapetencia.
  • Halitosis, sudoración de olor intenso.
  • Diarrea, colitis.
  • Manchas oscuras en la piel.
  • Acné, barros y espinillas centrados en un área específica. Piel seca, erupciones y eczemas.
  • Diabetes tipo 2.
  • Insomnio, estrés.
  • Cáncer.
  • Pérdida excesiva de cabello, cabello debilitado y quebradizo. Cuero cabelludo grasoso.
  • Venas varicosas.
  • Alergias a ciertos alimentos.
  • Resfriados muy continuados.
  • Ojos enrojecidos y con bolsas.

El estilo de vida actual no nos favorece en absoluto. Una mala alimentación, la vida sedentaria, los altos niveles de estrés y el debilitamiento del sistema inmunológico, traen aparejados diversos problemas digestivos. Ante la imposibilidad de expulsar los residuos, las toxinas se adhieren a los capilares sanguíneos ubicados en las paredes intestinales y viajan por el torrente contaminando todos los órganos del cuerpo.

¿Cómo limpiar el colon?

Aunque no sufras de enfermedades digestivas y tu tránsito intestinal sea normal, es aconsejable realizar una limpieza de colon de forma regular. Esto impedirá que, a lo largo del tiempo, las toxinas se acumulen en las paredes intestinales y luego se transporten hacia el torrente sanguíneo, dando origen a múltiples enfermedades.

Como primera medida, será necesario comenzar a cuidar la alimentación. Los alimentos que consumimos a diario son los principales agentes contaminantes que empeoran nuestra salud y calidad de vida. Estas son algunos consejos que pueden ayudarte a mejorar tu salud intestinal:

  • No olvides desayunar: es la comida más importante del día. Es necesario que comiences con muchas energías y activando tu sistema digestivo. Consume alimentos ricos en fibra y con mucho líquido.
  • Bebe un vaso de agua con el jugo de medio limón por las mañanas, en ayunas.
  • Aumenta la ingesta diaria de frutas, verduras y cereales.
  • Bebe abundante agua, mínimo la cantidad recomendada por día: 2 litros.
  • Ejercítate 30 minutos al día: sal a caminar, realiza algunos estiramientos por la mañana o practica algún deporte. Esto promueve la digestión y acelera el metabolismo.
  • Si sabes realizarlo de forma correcta, puedes hacerte un enema con alguna solución salina. Es una forma de limpieza de colon profunda, aunque no es recomendable practicarlo de forma regular y continuada.

Batido natural para limpieza de colon.

Este jugo casero y natural te ayudará a limpiar el colon de manera segura. Tiene propiedades antioxidantes y depurativas. Los ingredientes aquí combinados barrerán todas las toxinas adheridas a las paredes intestinales y facilitarán su expulsión. Si deseas realizarlo, sólo debes seguir estos sencillos pasos:

Ingredientes:
-2 naranjas.
-1 limón.
-2 rodajas de piña fresca.
-1 pepino de tamaño chico.
-1 manzana.
-1 hoja de aloe vera o sábila.
Preparación:
-Quitar la corteza y las espinas de la hoja de aloe vera para extraer el gel.
-Agrega el gel a una licuadora.
-Retirar las semillas y exprimir los cítricos. Sin colar, agrega el zumo a la licuadora junto con las rodajas de piña trozadas, la manzana descorazonada pero con piel y el pepino picado.
-Licuar todos los ingredientes por algunos minutos hasta obtener una preparación bien líquida y sin trozos. Agrega agua de ser necesario.

Esta bebida debe ser consumida en ayunas, media hora antes del desayuno. Sigue este tratamiento durante 15 días continuados, sin interrupción, y notarás grandes mejoras en tu salud general.