, ,

¿Sabías que las semillas de lino previenen el cáncer de mama y hasta pueden combatirlo? ¡Estas son sus propiedades anticancerígenas!

Las semillas de lino previenen el cáncer de mama y mejoran considerablemente el estado de salud de las personas. Es muy importante que las sumes en tu dieta cotidiana y disfrutes las bondades de este súper alimento anticancerígeno.

Se cree que una de cada ocho mujeres en edad adulta, será diagnosticada con cáncer de mama. Esta enfermedad tan seria es una de las principales afecciones que ataca a la mujer occidental. Para la ciencia, la prevención es la mejor forma de curar y las investigaciones para erradicar el cáncer no cesan.

Casi a diario se publican nuevas investigaciones y descubrimientos al respecto. Es nuestra tarea mantenernos informados y hacer correr la voz. Los alimentos son una gran ayuda a la hora de combatir o prevenir un cáncer. Según lo estudiado, las semillas de lino previenen el cáncer de mama y serían eficaces durante el tratamiento para combatirlo cuando existe una detección temprana.

Conoce por qué las semillas de lino previenen el cáncer de mama, cuáles son sus principales beneficios y cómo consumirlas para mejorar tu salud.

¿Por qué las semillas de lino previenen el cáncer de mama?                                                                  

Las semillas de lino son un excelente alimento para la salud: aportan fibra, vitaminas, minerales, ácidos grasos Omega 3 y lignanos. Los lignanos son compuestos fitoestrógenos antioxidantes. Dentro del organismo humano, actúan bloqueando los receptores naturales de estrógeno (hormona).

BreastCancer.org afirma que el 80% de los cánceres de mama son receptores de estrógeno y se alimentan de él. Los lignanos interfieren en el proceso natural de absorción de esta hormona y ayudan a disminuir los riesgos de padecer cáncer de mama. Incluso pueden también combatirlo cuando es detectado a tiempo.

La revista Integrated Cancer Therapies fue la encargada de publicar una investigación donde se afirmaba que las semillas de lino previenen el cáncer de mama de forma eficaz. Se realizaron dos estudios detallados, formados por 2 ensayos controlados y el registro de más de 1800 pacientes. De este modo, se pudo verificar que el consumo regular de estas semillas disminuía el riesgo de padecer cáncer de mama y ayudaba a curarlo cuando se encontraba en fases primarias, como complemento de otros tratamientos.

¿Cómo se llevó a cabo el estudio?

La revista de Investigación Clínica del Cáncer publicó uno de los dos estudios donde se afirmaba que las semillas de lino previenen el cáncer de mama. El mismo consistió en el consumo regular de un panecillo elaborado con estas semillas. Los pacientes fueron divididos en dos grupos: al primero se le entregó un panecillo con semillas durante 12 semanas consecutivas; al segundo se le entregó el mismo producto sólo que no poseía lino.

Se determinó que el primer grupo sufrió un aumento de apoptosis (muerte celular autoprovocada por la misma célula para controlar su crecimiento y reproducción). La apoptosis es muy importante para evitar el desarrollo de las células dañadas malignas que proliferan descontroladamente produciendo un cáncer.

Finalmente se concluyó que las semillas de lino previenen el cáncer de mama cuando se consumen 25 gr diarios, algo así como 2.5 cucharadas. A su vez, esta cantidad también ayuda a aumentar la expectativa de vida de los pacientes oncológicos, promoviendo su curación y mejorando el estado general del organismo mientras llevan a cabo otros tratamientos más severos como la quimioterapia. Esto pudo determinarse a partir de un estudio realizado a 300 pacientes más.

¿Cómo consumirlas?

Ahora sabemos que las semillas de lino previenen el cáncer de mama pero, ¿cuál es la mejor forma de consumirlas? En primer lugar se recomienda triturarlas; de esa forma disminuimos el riesgo de que traspasen el tracto intestinal sin ser digeridas.

Machácalas en un molino de café o mortero y agrégalas a licuados, ensaladas, guisados, yogures o postres. También puedes dejarlas hidratar durante la noche y consumirlas en el desayuno junto a tu avena.