Descubre por qué deberías sanar el intestino para mejorar la piel. ¡REJUVENECE CON ESTOS CONSEJOS!

Porqué deberías sanar el intestino si quieres mejorar la piel

Al parecer, sanar el intestino para mejorar la piel es algo comprobado a lo largo del tiempo. Pero ¿cuál es su relación directa? ¿Cómo puede esto afectar en nuestra apariencia, cutis y salud cutánea en general? La clave está en desintoxicar de manera correcta todo el organismo. Te contamos esto y mucho más a continuación.

¿Cuál es la relación entre el intestino y la piel?

sanar el intestino para mejorar la piel

La piel es tan importante como cualquier otro órgano del cuerpo. A través de ella nos conectamos con el ambiente y el mundo externo. Se ve afectada por el clima, el roce con la ropa, la lastimamos, lesionamos, exponemos al sol sin protección (entre muchas cosas más). Además de no cuidarla como debemos, le aplicamos cremas y perfumes que, en su mayoría, son sustancias que la colman de residuos. Si a todo esto le sumamos una mala alimentación, nos vemos envueltos en hábitos que sólo la perjudican. Parece demasiado, ¿verdad? Es que la piel cumple un papel fundamental: es nuestra capa protectora.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, por ello se encuentra en relación con diferentes sistemas del organismo. Representa entre el 6% y el 10% del peso corporal de las personas. Al ser la primera barrera de protección, necesita estar fuerte, flexible y gozar de una cicatrización óptima. Es decir, la necesitamos y no sólo por cuestiones estéticas.

Como mencionamos, está en permanente contacto con diversos sistemas de nuestro cuerpo, por ello tiene mucho para decir de nuestra salud. Las erupciones, rosácea, acné, hongos y otras afecciones son síntomas de una piel que requiere cuidados especiales. Sanar el intestino para mejorar la piel suele ser el punto de partida. Para gozar de buena salud cutánea deberás recurrir a secretos revelados desde tiempos inmemorables. Desintoxicar el intestino permite que los residuos se eliminen de manera eficaz del organismo… y la piel es la más beneficiada.

¿Por qué sanar el intestino para mejorar la piel?

Principalmente, debemos ocuparnos de nuestros intestinos porque allí se encuentra la mayoría de nuestras defensas. En segundo lugar, porque es el camino de salida de gran parte de las toxinas que consumimos y enfrentamos de manera constante. Esas mismas toxinas que nos avejentan y perjudican de manera gradual.

La gran mayoría de productos del mercado sólo están enfocados en aminorar la gravedad del síntoma (llamaremos síntoma a la condición cutánea que nos afecta como el acné, los hongos, las erupciones, etc.). Sin embargo, dejan muy de lado la raíz del problema. ¿Acaso has visto algún tratamiento de la piel que comienza atendiendo los intestinos?

Dejando los signos superficiales, seguramente has notado que tu cuerpo intenta decirte algo más. Eso mismo se encuentra precisamente en tu sistema digestivo. La medicina funcional (aquella que atiende al cuerpo como un todo conectado y no sólo como órganos separados) cuenta con importantes recomendaciones. Éstas apuntan a sanar el intestino para mejorar la piel a través de alimentos y medicinas naturales que refuerzan la conexión existente entre ellos (la cual denominaremos relación intestino-piel).

¿Cómo fortalecer la relación intestino-piel?

1. Realiza los controles de laboratorio necesarios

En primer lugar, deberás buscar un especialista de confianza con el cual puedas hablar de tus problemas cutáneos. Además, él será quien lea los resultados y pueda interpretarlos correctamente. La mayoría de las personas prefieren tratar estos temas con un médico funcional ya que suelen dar un acompañamiento más personalizado. Si ya posees un dermatólogo, dialoga sobre estos temas y evalúa si sus respuestas te satisfacen.

Luego, solicita análisis de laboratorio de rutina que te ayudarán a evaluar el estado de salud de tus intestinos.

  • Los estudios de materia fecal, por ejemplo, pueden brindar respuestas sobre tu flora bacteriana, existencia de levaduras o parásitos.
  • Otro análisis importante es el inmunológico. Para ello, deberán extraer un poco de sangre. Aquí se pueden observar partículas y bacterias que causan una respuesta inflamatoria. Esta misma respuesta podría ser la causante de problemas autoinmunes como alergias y erupciones cutáneas. Suele dar cuando el paciente padece de “intestino permeable”, una condición que provoca problemas serios de salud. Como su nombre lo indica, la permeabilidad intestinal hace que diversas partículas sin digerir o toxinas peligrosas viajen a través de la sangre y lleguen a todos los órganos.

2. Trata cualquier problema intestinal ya diagnosticado

Si conoces de antemano que padeces un problema intestinal serio, debes saber que muchos de ellos afectan gravemente tu salud general. Sanar el intestino para mejorar la piel requiere tomar el toro por las astas y comenzar aquel tratamiento que hace mucho tiempo tu médico indicó. Algunas de las condiciones más comunes y perjudiciales son:

  • Sobrecrecimiento bacteriano intestinal
  • Disbiosis
  • Hipoclorhidria
  • Infecciones parasitarias o causadas por hongos
  • Síndrome del intestino permeable
  • Síndrome del intestino irritable

3. Cuida tu salud a partir de la alimentación

ALIMENTOS QUE DEBES EVITAR

Si lo que deseas es sanar el intestino para mejorar la piel, entonces repite esta afirmación como si de un mantra se tratara: “Todos los alimentos que dañen mis intestinos estarán dañando también mi piel”. Una vez que te convenzas de eso, será más fácil seleccionar el tipo y calidad de las comidas que ingieras.

Los alimentos que encabezan esta lista son los altamente procesados, colmados de grasas saturadas, azúcares o sustancias químicas. La comida rápida, dulces y la mayoría de las golosinas afectan tu digestión.

También puede interesarte: “¡Estos son los mejores tratamientos cosméticos con aloe vera! MEZCLA SÓLO ALGUNOS INGREDIENTES Y ACLARA TU PIEL YA MISMO”

ALIMENTOS QUE PUEDEN AYUDARTE EN LA RELACIÓN INTESTINO-PIEL

  • CALDO DE HUESOS: Agregarle algunos huesos al caldo habitual, permite que ingieras más colágeno que te ayudará a la salud cutánea.
  • ALIMENTOS FERMENTADOS: Las comidas fermentadas como el chucrut, el kéfir o el kimchi están repletas de bacterias beneficiosas para los intestinos. Estos probióticos no sólo mejorarán tu digestión, sino que fortalecerán todo el sistema lo cual repercutirá directamente en el cutis.
  • AMARGO SUECO: El amargo sueco es una medicina herbal conocida por su gran poder depurativo. También se la puede encontrar como “Hierbas suecas”. Si bien se trata de un preparado muy amargo (debido a que muchas de las plantas que posee tienen ese sabor), no es necesario ingerir en gran cantidad. Una pequeña cucharadita será suficiente para mejorar la digestión y controlar la producción de ácidos estomacales.
  • ACEITE DE HÍGADO DE BACALAO: La opción fermentada es la más recomendable.
  • HÍGADO: Posee muchas vitaminas y nutrientes esenciales para fortalecer el cuerpo.
  • ACEITE DE COCO.