,

Sembrar rosas fácilmente: ¡PON EL TALLO EN UNA PAPA Y MIRA LO QUE OCURRE!

Sembrar rosas es una tarea mucho más sencilla de lo que todos creen. Si consigues un esqueje, o tallo de rosa, sólo necesitas conocer algunos cuidados básicos para que prenda en la tierra fácilmente. Con este paso a paso conseguirás un jardín colorido y muy perfumado.

Las rosas son, sin lugar a dudas, las flores predilectas de la mayoría de los jardines. Se deberá a que sus flores coloridas y de gran tamaño embellecen cualquier sector. O porque el aroma característico de las rosas invade el ambiente y nos proporciona bienestar. Esta flor cuenta con una belleza sin igual y no podemos discutirlo.

Por algún motivo, se cree que el mantenimiento de esta planta es complicado, que el jardín se llena de plagas y que se necesitan demasiados cuidados para que florezca sanamente. Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que no es así, sólo se necesitan cuidados básicos como cualquier planta.

Si estás pensando en sembrar rosas, te aconsejamos hacerlo a partir de esquejes, la manera más sencilla para lograrlo. Busca algunos gajos de rosas y sigue este paso a paso.

Cómo sembrar rosas a partir de esquejes.

En primer lugar, será necesario saber exactamente dónde sembrar rosas. Busca un espacio bien soleado. Consigue tierra enriquecida, una maceta con buen drenaje y ten listas las herramientas de jardín. 

CONSIGUE LOS ESQUEJES: Adquiere esquejes jóvenes, de no más de un año. Haz el corte con una tijera de jardín limpia y deberán tener de 20 a 25 cm aproximadamente.

PREPÁRALOS: Si no vas a utilizarlos inmediatamente, consérvalos en una bolsa plástica. Cuando los necesites, corta, desde abajo hacia arriba, todas las hojas que no se encuentran en buenas condiciones. Retíralas y deja sólo las hojas nuevas y tiernas.

PATATA: Toma una papa, o patata, y realízale una perforación lo suficientemente grande para que entre la punta del esqueje. Coloca un poco de enraizador (hormonas de enraizamiento, puedes adquirirlas en un vivero) en el agujero y quita el exceso. Finalmente, clava el esqueje.

MACETA: En un principio, para sembrar rosas necesitaremos macetas, hasta que la planta esté fuerte. Llena una maceta con tierra enriquecida y humedécela. Con una cuchara, remueve la tierra y haz un pozo lo suficientemente grande como para enterrar la patata. Colócala y cúbrela de tierra. En la superficie, sólo deberá verse el esqueje.

INVERNADERO: Toma una botella plástica limpia, quita la tapa, corta la base y colócala sobre el esqueje para hacer un pequeño invernadero. Afírmala bien a la tierra.

PRIMERA ETAPA: Una vez cultivado el esqueje, ubica la maceta en un lugar cálido pero que no reciba luz directa. A diario, quita la botella por algunos minutos para que la planta respire. La tierra debe estar siempre húmeda. Espera nuevos brotes. En ese momento, tira suavemente del esqueje y si notas resistencia, significa que sus raíces ya son fuertes.

SEGUNDA ETAPA: Cuando notes raíces fuertes, retira la botella y reubica la maceta. Colócala en un lugar bien soleado para que comience a recibir luz directa. La tierra deberá estar siempre húmeda. Deja que crezca un poco más.

TERCERA ETAPA: Una vez crecida, gradualmente retira la maceta al exterior para que se adapte. En un principio, sólo algunas horas al día y aumenta esta dosis. En una semana la planta se habrá aclimatado y podrá ser trasplantada directamente a la tierra.