11 Costumbres que debes eliminar para ser exitoso

Si bien existen diversas definiciones de éxito, ser una persona exitosa requiere cierta constancia y un carácter especial. Una encuesta a nivel internacional ha recogido datos importantes en cuanto a los hábitos, costumbres y rutinas de las personas exitosas. Si este es tu objetivo, ten en cuenta estos 11 consejos para comenzar el cambio que te guiará hacia el éxito.

El éxito: Ese objetivo tan relativo

ser una persona exitosa

Existen tantas definiciones de “éxito” como personas en el mundo. La Real Academia Española lo define como un “resultado feliz”. Según la búsqueda personal de cada uno, serán los resultados satisfactorios o no. Mientras que algunos lo asocian con las cosechas materiales (dinero, inmuebles, moda, etc.), para otros tiene más que ver con la paz interna y del mundo. Algunos se creen exitosos porque figuran en cartelera y en películas de Hollywood y otros porque obtuvieron el empleo deseado.

Ser una persona exitosa es un trabajo interno y personal. Se relaciona con el agradecimiento y la fortuna espiritual. Ya sea que obtengas un nuevo empleo o ganes la lotería, ese bienestar interno y satisfacción es lo que podríamos llamar “un resultado feliz”. Agradecer todo lo que tenemos y logramos, es un buen comienzo. Confiar en nuestras aptitudes, rodearnos de personas de confianza y ser perseverantes nos llevan a buen puerto. La valentía y la constancia suelen ser otros ingredientes muy importantes.

Además de todo aquello que hacemos bien (como ser agradecidos), existen muchas otras costumbres que nos alejan del objetivo. Algunos de estos hábitos están tan arraigados en nosotros que es difícil reconocerlos. A continuación, te contamos cuáles son los 11 malos hábitos que puedes llegar a tener y cómo te impiden ser una persona exitosa.

11 malos hábitos que necesitas eliminar para ser una persona exitosa

1. Analiza cuándo es necesario hablar

Este consejo aplica tanto a los que hablan de más, como a los que callan cuando tienen mucho para decir. Saber cuándo hablar es desarrollar un sentido crítico capaz de valorar el silencio y descubrir la repercusión de las palabras (en sentido positivo o negativo).

Hablar de más es una forma de ser impulsivo. Muchas veces decimos lo que pensamos en momentos inoportunos o a personas equivocadas. En otras ocasiones hablamos por medio del enojo, la frustración o la tristeza y mencionamos cosas de las que después nos arrepentimos. A veces con pedir disculpas no alcanza, es mejor analizarlo previamente.

Algo similar sucede con las personas que callan cuando tienen mucho para decir. El diálogo puede ser la respuesta que buscas, el principio de una nueva amistad o la herramienta adecuada para llegar a acuerdos. No tengas miedo de decir lo que opinas ya que puedes convertirte en la voz de muchos que sentirán que los representas. ¡Exprésate!

2. Respeta los horarios

Ser puntual no sólo es sinónimo de respeto hacia los otros, es una buena manera de generar confianza. Muchas personas no son conscientes del tiempo que les lleva prepararse por lo que olvidan qué siente el otro. Ese otro obligado a esperar. Cuando somos puntuales la gente confía en nosotros y nos toma en serio. Mostramos empatía y responsabilidad, algo sumamente importante si hablamos de trabajo, negocios o relaciones comerciales. De lo contrario, sólo generaremos malestar e incomodidad. Después de todo… ¿A quién le gusta esperar?

Recientemente la Universidad Estatal de San Francisco publicó una investigación donde se afirma que las personas impuntuales también presentan otras características negativas como baja autoestima y propensión a la ansiedad. Además, también se mostraban como sujetos más conflictivos y problemáticos.

3. Deja fluir el resentimiento

Este tipo de emociones nublan la razón. Si para ser exitosos debes ser empático, agradecido y generoso, entonces el resentimiento debe ser dejado de lado. Deja que fluya como el agua, que se retire lejos de ti. Mantener ira acumulada, rencores o malos recuerdos sólo se convertirán en una distracción. Procura focalizar y pelea por tus sueños. ¡Y recuerda! No debes confundir dejar el resentimiento de lado con exceso de confianza (o falta de memoria). Recuerda bien en quién puedes confiar y a aquellos que nunca más dejarás que te hagan daño.

4. Ve por más

Otro gran error que te impide ser una persona exitosa es confundir el agradecimiento con la conformidad. Está bien gozar de todos tus actuales logros, pero ¡ve por más! No te conformes con lo conseguido hasta aquí. Puede que el destino tenga más cosas pensadas para ti, o que puedas cambiar la vida de alguien más, o lograr ser un poco más feliz. ¡Inténtalo!

5. No derroches dinero en cosas innecesarias

El ahorro es esencial para tu vida. No sólo para las finanzas, sino también como un ejercicio de autocontrol y pensamiento crítico. El ahorro como forma de vida puede traerte grandes dolores de cabeza porque poco a poco puedes convertirte en alguien avaro. Compra todo lo que necesitas y otórgate algún gusto de vez en cuando, siempre usando bien la razón.

6. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Ser una persona exitosa requiere constancia y dedicación a lo que sea que te propongas. Dejar todo para último momento te llevará a una desorganización general. Eso, a su vez, te impide analizar a largo plazo y conocer las posibles consecuencias de tus actos. ¡Gana la batalla contra la pereza!

También puede interesarte: “7 frases poderosas que todo niño debe escuchar cada día”

7. Honestidad, ante todo

Mentir para conseguir algo es una bomba de tiempo. Tarde o temprano la verdad siempre sale a la luz y te verás muy mal parado. La honestidad es lo que te permitirá ser una persona exitosa.

8. Deja las quejas a un lado

Otra gran distracción en el camino al éxito son las quejas constantes. Enfocarte en todo lo que no tienes te impedirá gozar y disfrutar de todo lo que ya obtuviste. Las críticas permanentes, además, te volverán una persona quisquillosa e iracunda.

9. Mantén cerca a tu círculo de confianza

Saber en quién confiar es tan importante como saber en quién no. Las personas de confianza te brindarán el apoyo, la fuerza y el acompañamiento que muchas veces necesitarás.

10. No dejes de lado la salud

Nada de lo que logres podrá ser disfrutado si no cuidas tu salud. Esa frase tan conocida: “La salud es lo primero”, es completamente real.

11. Cuida tu lenguaje corporal

La imagen lo es todo si de ambiente laboral o comercial hablamos (y no hacemos referencia al peso o la estética en general). Cuida tus gestos cuando los otros hablan, muéstrate interesado en las opiniones de los demás y, sobre todo, respetuoso.