, ,

Si tu frecuencia cardíaca en reposo está rápida, puedes presentar estos problemas de salud.

La frecuencia cardíaca en reposo está relacionada directamente a tu estado de salud. Mantener un control preciso ayudará a prevenir y detectar enfermedades a tiempo.

Si alguna vez has escuchado tu corazón, conoces el particular sonido “toc-toc” que hace al latir. La frecuencia cardíaca, es decir cuántas veces late por minuto, también puede ser un gran diagnóstico de salud. Generalmente, se cree que las pulsaciones más lentas corresponden a un individuo sano. Esto ocurre con deportistas o atletas.

En un sujeto común, la frecuencia cardíaca en reposo oscila entre 60 y 100 latidos por minuto (lpm). Además de indicarnos en qué estado se encuentran las válvulas del corazón, algunos estudios recientes afirman que el ritmo cardíaco puede indicarnos otros problemas de salud graves.

Lee también: “Reconozca, con un mes de anticipación, los síntomas de un ataque cardíaco”.

Relación entre la frecuencia cardíaca en reposo y la diabetes.

Recientemente, en la revista International Journal of Epidemiology se publicó un estudio que afirma que las personas con una frecuencia cardíaca más acelerada, son más propensos a desarrollar diabetes. Para concluir esto, se examinó a 73.000 sujetos y se recabaron datos de otros 98.000 pacientes.

Las personas con una frecuencia cardíaca en reposo rápida son un 58% más propensos a padecer de diabetes. El estudio en cuestión sólo afirma una relación directa entre las pulsaciones y la diabetes. No se estaría confirmando que la frecuencia cardíaca acelerada conduzca a la diabetes.

Según las recomendaciones de los especialistas que llevaron a cabo el estudio, si presentas una frecuencia cardíaca en reposo superior a 85 lpm debes realizar controles regularmente y consultarlo con tu médico de confianza.

Lee también: “¿Te sonrojas al beber alcohol? ¡Cuidado, puede ser señal de un infarto!”

¿Cómo comprobar tu frecuencia cardíaca en reposo?

Si posees un monitor de presión arterial digital, te será muy fácil saber y controlar tus pulsaciones. Actualmente, algunos dispositivos móviles o accesorios como relojes también pueden medírtelas con facilidad.

Sin embargo, si no posees un monitor digital, puedes controlar tu frecuencia cardíaca de este modo:

  1. Encuentra una zona donde localizar el pulso: con el dedo índice y medio ubica los latidos en el cuello o las muñecas. No utilices el dedo pulgar ya que tiene pulsaciones propias y podría confundirte.
  2. Cuenta el número de latidos por 30 segundos y multiplícalo por dos.
  3. Ten presente que esto debe ser en reposo, después de 20 minutos sin hacer grandes esfuerzos. Actividades como subir escaleras o levantar bolsas pesadas modifican la frecuencia cardíaca.
Lee también: “¿Cuánto debes caminar realmente para bajar de peso?”

Otras condiciones relacionadas a la frecuencia cardíaca acelerada.

Además de estar relacionada a la diabetes, la frecuencia cardíaca en reposo que se mantiene acelerada está relacionada a problemas eléctricos del corazón. Además es necesario diferenciar taquicardia de arritmias. La primera sucede cuando el ritmo cardíaco está acelerado de forma pareja; mientras que las arritmias presentan un ritmo irregular con aceleraciones y ralentizaciones.

A su vez, existen diferentes tipos de arritmias más o menos graves, por lo que deberás consultar siempre con un especialista en el tema. Las afecciones más comunes relacionadas a las arritmias o a la frecuencia cardíaca en reposo irregular, son:

  • Síndrome del QT largo.
  • Fibrilación auricular.
  • Contracciones prematuras.
  • Aleteo auricular.
  • Fibrilación ventricular.
  • Taquicardia sinusal.
  • Taquicardia ventricular.

Si luego de realizar este simple testeo por varios días, sientes preocupación por tu frecuencia cardíaca, es necesario que consultes con un médico. Él te realizará las pruebas pertinentes y podrá tranquilizarte y darte un diagnóstico certero.