,

16 signos para advertir una acumulación de toxinas en el hígado. ¡TU HÍGADO NO ESTÁ FUNCIONANDO CORRECTAMENTE!

Si este órgano no funciona de manera correcta, existen probabilidades de una acumulación de toxinas en el hígado que puede perjudicar al organismo. Reconoce si algo anda mal, a partir de estos 16 signos y señales tempranas. Además, puedes revertir esta situación siguiendo estos consejos saludables.

Las funciones hepáticas.

16 Signos de que tu Hígado no está funcionando correctamente y las toxinas se están acumulando en tus tejidos grasos!
16 Signos de que tu Hígado no está funcionando correctamente y las toxinas se están acumulando en tus tejidos grasos!

El hígado es esencial para el correcto funcionamiento del cuerpo, ya que lleva a cabo importantes actividades metabólicas:

  • Interviene en la síntesis de proteínas.
  • Almacena vitaminas y glucógeno.
  • Secreta bilis, algo esencial para la digestión de los alimentos.
  • Desintoxica el cuerpo a través de una purificación de la sangre, eliminando aquellas sustancias que pueden resultar perjudiciales.

Como este órgano es el encargado de gran parte de nuestro bienestar y salud, es indispensable que se mantenga en óptimas condiciones. Si alguna de sus tareas se ve mínimamente afectada, el resto del organismo se verá perjudicado. El trabajo se ralentiza y las toxinas pueden comenzar a acumularse tanto en el mismo hígado, como en los tejidos grasos.

Si deseas saber si existe una acumulación de toxinas en el hígado, conoce los 16 signos que pueden advertirte al respecto. Conocerlo a tiempo es esencial para mantener el buen estado de salud. Una vez reconocidos, puedes realizarte una prueba de funciones hepáticas y buscar ayuda profesional.

16 signos para advertir una acumulación de toxinas en el hígado.

  1. Acné, erupciones y reacciones en la piel.
  2. Dolores musculares y articulares.
  3. Fatiga crónica, sensación de cansancio permanente.
  4. Facilidad para ganar peso.
  5. Halitosis.
  6. Ansiedad, depresión y angustia.
  7. Desbalances hormonales.
  8. Letargo, problemas para llevar a cabo tareas cotidianas.
  9. Exceso de transpiración.
  10. Sudor maloliente.
  11. Cefaleas o migraña crónica.
  12. Problemas digestivos, indigestión con facilidad.
  13. Distensión abdominal, gases, flatulencias, cólicos.
  14. Diarreas.
  15. Infecciones cutáneas.
  16. Caspa.

¿Cómo mejorar las funciones hepáticas?

Como hemos visto, por una acumulación de toxinas en el hígado puede que estés ganando kilos a pesar de tus esfuerzos. Si llevas una dieta y realizas ejercicio con regularidad, deberías poder quemar grasa. Si esto no ocurre, te contamos cómo mejorar las funciones hepáticas con estos consejos simples:

ALIMENTOS REFINADOS: Las harinas refinadas y los azúcares refinados no aportan ningún tipo de nutriente. Cambia por harinas integrales y endulzantes naturales como stevia y miel,

GRASAS SALUDABLES: Las grasas saludables son importantísimas en nuestra dieta. Consume aceite de oliva, pescados, frutos secos, semillas, huevos, legumbres, etc.

EVITA LOS ALIMENTOS PROCESADOS: Los alimentos procesados perjudican a nuestro cuerpo. Aportan grandes cantidades de calorías, pocos nutrientes y grasas que perjudican nuestra salud cardíaca.

DIETA VARIADA: Lleva a cabo una dieta variada. Consume de 5 a 6 porciones de frutas y verduras al día, ingiere proteína animal, pescados, etc.

CAMBIA POR ALIMENTOS ORGÁNICOS: Los alimentos orgánicos reducen considerablemente la cantidad de toxinas que ingerimos. Diariamente consumimos fertilizantes, herbicidas, ceras, colorantes, edulcorantes artificiales y más productos químicos que forman parte de nuestros alimentos.

ACEITES INFLAMATORIOS: Por el momento, evita consumir ciertos aceites que favorecen la inflamación. Estos son: de canola, maíz, soja, girasol.

CUIDA TUS PORCIONES DE FIBRA: Si consumes las porciones recomendadas de frutas. verduras y alimentos integrales, conseguirás un buen aporte de fibra. Esto es importante para regularizar el tránsito, mejorar las funciones intestinales y ayudar a los procesos hepáticos.

ALIMENTOS BENEFICIOSOS: Estos alimentos ayudan a las funciones hepáticas: cardo de leche, alcachofas, cúrcuma y vinagre de sidra de manzana.