,

Sólo 3 ingredientes para realizar este mágico jabón casero contra el acné y las manchas.

¿Tienes problemas de acné, manchas, erupciones o eczemas en el cuerpo? Si quieres combatirlo, pero no deseas recurrir a los productos llenos de químicos, no te pierdas la sencilla receta que te mostramos a continuación para elaborar tú mismo un jabón casero mágico.

Uno de los problemas más habituales entre los adolescentes es el acné. Sin embargo, no se trata de uno de los problemas de piel exclusivo de los más jóvenes ya que algunos adultos también lo sufren.

En el mercado encontraremos numerosos productos para combatir el acné y otras afecciones de la piel, siendo en su gran mayoría elaborados con productos químicos. Sin embargo, si nos inclinamos hacia los remedios naturales, la siguiente receta para elaborar jabón casero nos será de gran ayuda.

El vinagre de manzana (principal componente del jabón casero) se elabora por lo general por fermentación a partir del jugo de manzanas orgánicas. Este jugo es rico en nutrientes como potasio, calcio, vitamina A, ácido málico y ácido acético. Estos componentes presentan propiedades anti-inflamatorias y anti-fúngicas (anti-hongos), ayudan a limpiar y restablecer el pH de la piel (alrededor de 5). De hecho, esta última es la propiedad más importante del vinagre de manzana.

El uso de la miel para elaborar el jabón casero, le proporciona propiedades anti-sépticas, calmantes y bactericidas por lo que es ideal para pieles dañadas, con rojeces o infecciones, e incluso para reducir las cicatrices y arrugas.

El jabón casero de miel y vinagre ayuda a mantener la piel tersa, gracias a su alto contenido de vitaminas, minerales, enzimas activas y aminoácidos, por lo que es un buen aliado a la hora de combatir cualquier problema en la piel. Además, al tratarse de un producto higroscópico (que atrae el agua), produce un efecto hidratante.

El jabón casero posee altas propiedades exfoliantes y astringentes, provenientes del vinagre de manzana, que limpian la piel, permiten la regeneración celular y además nos ayudan a eliminar lesiones de la piel por el acné, a eliminar espinillas, manchas, erupciones, así como también el eczema.

El jabón casero además tiene propiedades sorprendentes y es recomendado para todo tipo de piel, al aplicarlo sella la humedad, se convierte en un gran limpiador facial y sus propiedades antioxidantes ayudan a proteger de los daños del sol.

¿Cómo realizar un jabón casero de miel y vinagre?

Ingredientes:

• 1 vaso de vinagre de manzana
• ½ vaso de agua
• 10 cucharadas de miel de abejas
• 5 cucharadas de bicarbonato de sodio

Modo de preparación:

• En un recipiente mediano, colocar todos los ingredientes.
• Con una cuchara mézclalos muy bien, hasta conseguir un líquido homogéneo.
• Verter en moldes pequeños o en recipientes para hacer cubos de hielo.
• Colocar en la nevera durante toda la noche.
• Frotar el jabón casero por las zonas a tratar durante la ducha y luego enjuagar con abundante agua.

Puedes usar el jabón casero hasta que tu piel se vea suave, limpia y luminosa ya que no posee ninguna contraindicación. Recuerda que como todo tratamiento natural necesitarás ser constante en el uso del jabón para ver los resultados.