Sopa poderosa para tratar la fibromialgia.

La fibromialgia es una enfermedad muy complicada, donde los pacientes deben vivir con intensos dolores en músculos, articulaciones y otras partes del cuerpo. Las molestias pueden llegar a ser invalidantes, impidiendo que la persona continúe con su vida de forma normal. Además, puede desencadenar fatiga crónica, lo que dificulta aún más el cuadro.

¿Qué es la fibromialgia?

Actualmente, la vida sedentaria y la exposición a altos niveles de estrés, han aumentado los casos de fibromialgia, siendo ésta una enfermedad que ataca, sobre todo, a mujeres. Los síntomas de esta enfermedad, pueden confundirse, en un principio, a los de la bursitis, artrosis o tendinitis. Incluso, pueden presentarse severos cuadros de depresión y migrañas intensas.

Un especialista debe atender de inmediato al paciente con fibromialgia para ayudarlo a apaliar los dolorosos síntomas y lograr una mejor calidad de vida. Existen algunos puntos hipersensibles, zonas del cuerpo donde la enfermedad ataca más fuerte. Estas áreas son:

  • Piernas.
  • Caderas.
  • Espalda
  • Brazos.
  • Hombros.
  • Cuello.

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, no dude en realizar una visita a su médico de cabecera, quien le indicará una serie de estudios para dar con un diagnóstico certero:

  • Problemas de sueño: Insomnio.
  • Articulaciones rígidas.
  • Cefaleas repentinas, sin causas aparentes.
  • Problemas en el período menstrual: dolores intensos y poco comunes en ovarios.
  • Hormigueo y adormecimiento constante en manos y pies.
  • Problemas para concentrarse, mantener el hilo de una conversación e inconvenientes para recordar cosas.

Si bien se desconoce a ciencia cierta cuál es la causa exacta de la fibromialgia, existen muchos tratamientos orientados a mejorar los síntomas, aliviar el dolor y ayudar a que el paciente continúe con su vida de la forma más normal posible. Por algún tiempo, el paciente puede contar con ellos, aunque luego el cuerpo sufre cambios o se acostumbra a ellos y dejan de hacer efecto. También, algunos de ellos pueden estar contraindicados por sus efectos secundarios, los cuales pueden resultar muy nocivos para la salud.

El paciente con fibromialgia puede probar con numerosos tratamientos naturales, apoyándose en los poderes de la naturaleza para curar y aliviar diferentes enfermedades. En esta ocasión, esta sopa curativa combina las propiedades de poderosos ingredientes con un alto poder medicinal, ideal para el tratamiento de la fibromialgia.

Sopa sanadora para tratar la fibromialgia.

Esta sopa contiene ingredientes con un alto poder antinflamatorio y analgésico, por lo que ayudará a tratar cualquier dolencia presente en el cuerpo. Es una receta muy antigua, utilizada alrededor del mundo para fortalecer el organismo a la vez que se trata eficazmente los síntomas de diferentes enfermedades. Para realizarla necesitarás:

Ingredientes:
-1 nudillo de raíz de jengibre fresca.
-1 nudillo de cúrcuma.
-1 cucharada de aceite de coco.
-1 litro de caldo de verduras natural, libre de sodio y conservantes artificiales (para realizarlo, pon a hervir diferentes verduras, las que más te gusten, por unas horas. El agua de ese hervor es suficiente para utilizar en esta preparación).
-2 tallos de cebollín, o cebolla de verdeo, o puerro.

Preparación:
-Pela y ralla la raíz de jengibre y la de cúrcuma. Debes obtener un polvo húmedo.
-Precalienta un sartén a fuego medio. Agrega el jengibre, la cúrcuma y el aceite de coco.
-Cocina brevemente, sin que se queme el aceite. Vierte el caldo de verduras hasta que rompa en hervor.
-Disminuye la intensidad del fuego y agrega los cebollines picados bien pequeños. Si deseas, puedes agregar más cúrcuma para que tenga un sabor más especiado.
-Cocina hasta que los cebollines ablanden su textura, servir y consumir caliente.

Bebe esta preparación siempre que se presenten dolores muy intensos, difíciles de calmar.

Algunos consejos…

Te brindamos algunas recomendaciones que te ayudarán a sobrellevar esta enfermedad tan complicada y dolorosa, para que mejores tu calidad de vida y puedas continuar normalmente.

  • Acepta tu situación: Lamentablemente no existe cura alguna para la fibromialgia y eso es algo que el paciente debe aceptar. El primer paso es aceptar la enfermedad y concientizarse de que los dolores estarán presentes siempre. Aceptación de por medio, te será más fácil llevar a cabo cualquier tratamiento.
  • Realiza actividades que despejen tu mente: Concentrarte en actividades que te gusten y sean relajantes, ayudará a que despejes la mente y puedas enfocarte en algo más que no se el dolor. Practica yoga, camina al aire libre, resuelve rompecabezas, realiza ejercicios de meditación, etc.
  • Controla tus emociones: Experimentar emociones intensas puede llevar al paciente a padecer dolores intensos, incluso caer en una depresión severa.
  • Evita estresarte: El estrés irrita al cuerpo y dispara diversas señales nerviosas a todo el organismo. Despierta una cadena de reacciones que perjudican considerablemente los síntomas de la fibromialgia.
  • Realiza un poco de ejercicio: Mejorara tu calidad de vida, te mantendrá activo y alejado de la depresión. Evita forzar en demasía tus articulaciones adoloridas y realiza un entrenamiento suave, especialmente indicado para ti.
  • Evita el sedentarismo: Aunque la fatiga es uno de los síntomas, evita caer en una vida sedentaria ya que esto sólo empeorará los dolores. Planea tus actividades y procura garantizarte algunas horas de descanso. Luego, vuelve a la actividad.