,

¡Te contamos la diferencia entre migraña y cefalea emocional!

El dolor de cabeza es algo muy común a lo que nos enfrentamos día a día. Incluso, aprendemos a vivir con él sin acudir a un especialista. Ante la presencia de cualquier síntoma, donde se incluyen los dolores de cabeza, debes recurrir con un médico que pueda realizarte un diagnóstico.

Una de las principales características de los dolores de cabeza, y que tu médico podrá explicarte, es que no siempre se dan por los mismos motivos, ni se presentan con la misma intensidad. Es muy necesario que conozcas la diferencia entre la migraña y la cefalea emocional o tensional, para que puedas explicárselo a tu médico de cabecera.

Aquí te contamos brevemente todo lo que necesitas saber para identificarlas y puedas comenzar con el tratamiento adecuado.

Diferencias entre cefalea tensional o emocional, y la migraña.

  • Localización.

La cefalea tensional se manifiesta como un dolor generalizado por todo el cráneo y constante. Es difícil determinar la localización u origen del dolor, aunque se puede detallar como una molestia continua, sin pausas.

La migraña, se caracteriza por ser un dolor más concentrado. Puede aparecer en uno de los dos costados de la cabeza o sólo en la parte frontal. Algunas regiones como las sienes, la parte posterior baja de la cabeza y la nuca experimentan más presión que el resto. Es más fácil de distinguir la zona afectada y existen algunos momentos de dolor más intensos, como si el corazón palpitase dentro del cráneo. Esta enfermedad provoca síntomas muy molestos como:

  • Náuseas.
  • Visión borrosa.
  • Sensibilidad a la luz.

El paciente que sufre de migrañas severas, generalmente tiene vómitos y recurre al reposo por no poder realizar ninguna otra actividad.

  • Duración.

La duración de las cefaleas puede variar de paciente a paciente aunque, por lo general, no dura menos de una hora, ni más de un día. Descansar, distenderse, darse un baño, dormir algunas horas o tomar un analgésico común, suelen ser suficientes para acabar con el dolor.

Sin embargo, las migrañas no suelen desaparecer tan fácilmente. Por el contrario, son tantos los síntomas que el paciente debe aliviar, que generalmente la migraña desaparece al acabar con alguno de ellos. La duración se caracteriza por ser de varias horas, hasta días seguidos (o semanas en casos muy severos). Si bien existen algunos analgésicos que pueden aliviar la intensidad del dolor, pasado el efecto, el dolor vuelve hasta desaparecer de forma repentina.

La cefalea tensional o emocional, es la forma más común de dolor de cabeza. Se origina con el trajín diario, por:

  • Estrés.
  • Cansancio
  • Tensiones emocionales.
  • Insomnio
  • Angustia
  • Defensas bajas.

Las migrañas pueden originarse por hipertensión arterial, por consumir determinado medicamento, por problemas hormonales, infecciones o, es muy probable, puede que no tenga una razón aparente. En este último caso, la clave será tratar el dolor ni bien se manifieste, antes de ser algo severo. El paciente que sufre de migrañas en forma continua, presenta un umbral de dolor muy elevado, aprende a vivir con él y presenta dificultades para identificarlo ni bien comienza.

Las cefaleas tensionales pueden desaparecer con algunos métodos de relajación como yoga o ejercicios de respiración. También pueden combatirse a través de masajes descontracturantes o de estiramiento, que ayuden a liberar tensiones y a aliviar el cuerpo.

Para tratar las migrañas, será necesario apaliar los síntomas que desencadena y realizar tratamientos más intensivos. Es necesario que un especialista determine el origen ya que puede deberse a varios problemas graves o, lamentablemente, a ninguno en particular.

Ante la presencia de un dolor de cabeza suave, puedes beber una infusión de manzanilla con melisa o valeriana, hojas de limón o chinola.