, ,

Descubre los beneficios y propiedades del poderoso anticancerígeno té Essiac.

El anticancerígeno té Essiac fue utilizado durante siglos, primero por los pueblos originarios de América del Norte, luego por enfermeros y otros especialistas. Sin embargo, en la actualidad la industria farmacéutica se encarga de mantener esta receta oculta.

Según el Centro para el Control y Prevención de enfermedades, el cáncer es la segunda enfermedad que más muertes causa, después de las afecciones coronarias. En occidente se gastan millones de dólares al año en tratamientos farmacológicos anticancerígenos, sin embargo podemos encontrar la respuesta en hierbas y alimentos que nos brinda la misma naturaleza.

Esto mismo ocurre con el anticancerígeno té Essiac, una mezcla de hierbas que resulta un potente y eficaz remedio que ayuda al cuerpo a combatir tumores. Sin embargo, esta simple receta se opone a las fortunas ganadas por la industria farmacéutica, la misma que no permite que esto salga a la luz. Conoce la historia, las propiedades y la receta del anticancerígeno té Essiac.

Lee también: “Te sorprenderás cuando veas cuáles son los 12 alimentos cotidianos que causan cáncer”.

¿De dónde proviene el anticancerígeno té Essiac?

Por lo que se conoce, la receta del té Essiac proviene de las tribus nativas Ojibwe que poblaban la actual zona de Canadá y el Norte de Estados Unidos. En un principio, se lo conocía como “Ojibwe Tea of Life”. Luego llegó a manos de una enfermera canadiense llamada Rene Caisse quien lo utilizaba para ayudar a sus pacientes mientras trataban diferentes tipos de cáncer. Sería la enfermera quien comenzaría a llamarlo Essiac (Caisse al revés).

Al notar que sus pacientes manifestaban una mejora significativa, Caisse durante la década de 1920 comenzó a trabajar con el Dr. Charles Brunsch para realizar una receta similar que fuera estudiada en un laboratorio y luego puesta en el mercado, al alcance de todos.

Finalmente, ambos especialistas comenzaron a promover el uso del anticancerígeno té Essiac en diferentes centros de salud como un remedio efectivo, económico y asequible. Esto llamó la atención de las industrias más poderosas y comenzaron a rumorear posibles riesgos para la salud por el consumo de esta mezcla herbal. Ante las presiones, la FDA (Federal Drug Administration de USA) incluyó al té Essiac en la lista de “posible droga peligrosa”.

Más allá de la resolución, Caisse y Brunsch contaban con el testimonio de miles de pacientes que superaron la enfermedad con esta infusión. En 1938 contaban con la firma de más de 55.000 personas que solicitaban continuar su tratamiento con el anticancerígeno té Essiac. Actualmente, puedes preparar esta infusión o conseguirla ya lista en tiendas naturistas de todo el mundo.

Receta: Prepara tú mismo el anticancerígeno té Essiac.

El anticancerígeno té Essiac está realizado con cuatro hierbas principales que ayudan a destruir las bacterias perjudiciales, virus, parásitos, desintoxican el colon, el hígado y los riñones.

Ingredientes:

  • Raíz de bardana.
  • Corteza interna de Olmo.
  • Acederilla.
  • Raíz de ruibarbo indio.

(Una variante más reciente de esta infusión, denominada “Flor Essence” agrega cuatro hierbas más a las antes mencionadas: berro, cardo bendito, trébol rojo, quelpo).

Elaboración:

Machaca muy bien las hierbas y mézclalas. Conserva en un recipiente hermético de vidrio, en un lugar fresco y seco.

Tratamiento:

El anticancerígeno té Essiac es recomendable para cualquier organismo, ya que no afecta de manera negativa. Sólo se desaconseja en pacientes con cáncer cerebral, ya que puede provocar inflamación en esa zona y resultar mortal. Su consumo funciona tanto para prevenir el cáncer como para apoyar la respuesta inmunológica a diferentes tratamientos oncológicos convencionales.

La dosis recomendada de la mezcla es de 30 gr al día, diluidos en agua caliente. Bebe antes de ir a dormir y dos horas después de comer.

Lee también: “10 alimentos increíbles que te ayudarán a prevenir el cáncer de mama”.

Propiedades del anticancerígeno té Essiac.

Fortalece el sistema inmunológico.

La mayoría de los tratamientos convencionales para combatir el cáncer destruyen el sistema inmunológico del paciente. La infusión Essiac lo fortalece y mejora las respuestas a la hora de atacar infecciones. También es depurativo y analgésico, recomendado a cualquier paciente con dolencia crónica. Es rico en beta-sitosterol, un polisacárido que alimenta y fortalece las células inmunes.

Fuente de antioxidantes.

El estrés oxidativo, es decir el daño producido por los radicales libres, provoca inestabilidad celular y es causante de los procesos inflamatorios del organismo. Incluso se cree que muchas veces es el origen de las mutaciones celulares necesarias para desarrollar un cáncer. Los compuestos antioxidantes inhiben el accionar de los radicales libres por lo que son compuestos claves a la hora de prevenir esta enfermedad.

El anticancerígeno té Essiac es rico en fitonutrientes antioxidantes: flavonas, antraquinonas y taninos. Según los estudios, esta infusión puede reducir el efecto de los radicales libres en un 84%. Los remedios farmacológicos utilizados para curar el cáncer contienen estos mismos antioxidantes. Un ejemplo claro de esto es la adriamicina utilizada en la quimioterapia que se utiliza para combatir 13 formas de cáncer diferentes.

El anticancerígeno té Essiac evita las mutaciones celulares.

La raíz de bardana, uno de los compuestos principales de la mezcla, es rica en antraquinona: un antioxidante que ha demostrado reducir y evitar la mutación celular, lo que impide el crecimiento del tumor.

Los compuestos combinados en el anticancerígeno té Essiac inhibe la capacidad de proliferación de las células cancerígenas.