, ,

Todos los japoneses llevan a cabo el tratamiento del agua. ¡Descubre por qué!

El tratamiento del agua se ha popularizado en varios países orientales por ser efectivo a la hora de tratar numerosas dolencias. Si bien la lista de afecciones curadas es prolongada, sorprende que un hábito tan sencillo contenga tantos beneficios y provoque reacciones positivas en el organismo. El tratamiento del agua es muy fácil, ¡hazlo tú también!

Se denomina tratamiento del agua al simple hecho de beber tres vasos de agua templada, ni bien salimos de la cama, por la mañana. Es necesario que el agua esté recién servida, es decir que no debes dejar el vaso lleno la noche anterior. En otras oportunidades hemos hablado respecto a la cantidad de gérmenes y bacterias que alcanzan el recipiente durante la noche y que luego nosotros bebemos (quizás te interese leer: ¡Es peligroso! No tomes el agua que amaneció al lado de tu cama”)

Otra condición importante es que estés en ayunas, ya que el organismo está dispuesto a recobrar energías y necesita del agua para rehidratarse después de una noche de sueño y procesos.

Finalmente, es muy importante que el agua no esté fría. El líquido a bajas temperaturas te provocaría un shock térmico en el estómago y sentirías malestar estomacal rápidamente. Si esto sucede, los resultados no serán los esperados y se interrumpirán varios procesos digestivos, luego en el desayuno. Recuerda que tu organismo recién despierto se mantiene a cierta temperatura y aún no ha probado ningún alimento. Con que el agua esté a temperatura ambiente será suficiente.

Una vez que tengas en cuenta estos consejos, te contamos cómo llevar a cabo el tratamiento del agua y qué afecciones podrás tratar con él.

¿En qué consiste el tratamiento del agua?

  1. Al despertar por la mañana, y antes de realizar cualquier actividad, bebe 3 vasos de agua, es decir 600 ml de líquido.
  2. Luego, puedes cepillar tus dientes y llevar a cabo la rutina normal de cuidado personal: ducharse, limpieza facial o cualquier otro procedimiento, pero no debes consumir ningún alimento aún.
  3. 45 minutos después de beber el agua, ya puedes consumir tu desayuno habitual.
  4. Finaliza tu desayuno y no comas nada por las próximas 2 horas.

Algunas recomendaciones…

  • En un principio, quizás te cueste consumir los vasos de una sola vez. Comienza con medio vaso y aumenta la cantidad a medida que pasen los días. Si no estás acostumbrado a beber agua en ayunas, sentirás la diferencia inmediatamente, aunque sólo ingieras un vaso al comienzo.
  • El tratamiento del agua no sólo se recomienda a personas enfermas, es una excelente opción para mantener equilibrado un organismo saludable también.
Lee también: “Bebe agua de piña en la mañana durante un año y estas 10 cosas sucederán”.

¿Qué enfermedades podemos curar con el tratamiento del agua?

El tratamiento del agua funciona para prevenir, curar y controlar algunas enfermedades como:

  • CURAR: cefaleas y migrañas, dolores corporales sin causas aparentes, sobre peso (si se acompaña de una buena alimentación), enfermedades urinarias y reales, vómito, gastritis, estreñimiento, diarrea, trastornos menstruales, enfermedades de las vías respiratorias superiores.
  • PREVENIR: enfermedades del sistema cardiovascular, obesidad, hemorroides, enfermedades a los ojos, cáncer, problemas de útero.
  • CONTROLAR: arritmias y palpitaciones, epilepsia, bronquitis, asma, tuberculosis, meningitis, diabetes.

Si deseas llevar a cabo el tratamiento del agua, ten presente que:

  • Después de 10 días consecutivos de tratamiento sentirás alivio en tus problemas gástricos y de tránsito lento.
  • Después de 30 días consecutivos de tratamiento habrás controlado tu presión arterial elevada, los niveles de azúcar en sangre y el colesterol.
  • Después de 90 días consecutivos de tratamiento mantendrás controlada la tuberculosis. Es importante consultar con un especialista.
  • Después de 180 días consecutivos de tratamiento habrás eliminado cancerígenos del organismo, es decir te habrás desintoxicado efectivamente.
  • Para el tratamiento de la artritis, seguir el tratamiento sólo por 3 días consecutivos durante la primera semana. Luego, en la segunda semana, consumir todos los días, sin interrupción.