,

Trata tus venas varicosas, talones agrietados y callosidades con este remedio casero… ¡en sólo 10 días!

Los talones agrietados y callosidades no resultan sólo un problema estético. Al igual que las venas varicosas, estos problemas resultan molestos y dolorosos para quien lo padece. Además de tener los cuidados necesarios, puedes tratar estas tres condiciones con un remedio casero eficaz a base de aspirinas.

¿Qué son los talones agrietados y callosidades?

Por un lado, los talones agrietados son síntoma de falta de hidratación, de nutrición, por envejecimiento o sobreexposición de la zona. Incluso puede deberse a una falta de exfoliación profunda o por el roce constante de la zona sin ser debidamente cuidada. Las grietas pueden dar lugar a fisuras profundas y dolorosas que necesitan tratarse de manera inmediata.

Algunas enfermedades cutáneas también provocan talones agrietados: eczemas, psoriasis, diabetes o como resultado de una disfunción de la glándula tiroides.

Puedes notar que la zona se vuelve escamosa afectando principalmente a la epidermis, parches rojizos que cubren el área, picazón o ardores que, en casos más severos, dan lugar a pequeños sangrados dentro de las fisuras. Incluso parte de la piel se irá desprendiendo con facilidad.

Por otro lado, las callosidades se dan en cualquier parte del pie, afectando principalmente la zona plantal. Es una dureza en la piel producida por una acumulación excesiva de queratina compactada en células muertas de la epidermis. Esto suele ser una respuesta del cuerpo al roce o fricción excesiva.

Hoy te contamos un truco de estética y salud que te permitirá sanar esos talones agrietados y callosidades que tantas molestias traen a tu vida cada vez que calzas los pies o los muestras en público.

Remedio para tratar tus venas varicosas, talones agrietados y callosidades.

Además de curar tus talones agrietados y callosidades, podrás mejorar considerablemente el aspecto de tus piernas y pies con venas varicosas. Las várices son venas dilatadas e inflamadas que se elevan hacia la superficie, afectadas por una falta de circulación sanguínea. Cuando las válvulas venosas no permiten un correcto flujo sanguíneo, provoca una dilatación de las paredes venosas y se tornan de color morado o azul oscuro. Este remedio a base de aspirinas es excelente para estimular la circulación y mejorar el aspecto de las várices.

A su vez, la mezcla con alcohol tiene un poder abrasivo suave e hidratante que penetra en la piel. Con esta receta podrás eliminar células muertas, hidratar, ablandar durezas, promover la circulación, refrescar la zona y desinflamar.

Ingredientes:

  • 10 comprimidos de aspirinas.
  • 250 ml de alcohol de 70%.
  • Recipiente con tapa.
  • Gasas.

Preparación y uso:

  • Tritura las 10 aspirinas hasta formar un polvo.
  • Mezcla el polvo con el alcohol y disuelve bien.
  • Vierte la mezcla en el recipiente y deja por dos días en un lugar fresco y protegido de la luz solar.
  • Pasado el tiempo recomendado, antes de dormir agita bien la mezcla y empapa una gasa.
  • Aplica directamente sobre toda la zona. Deja la gasa sobre los talones agrietados y callosidades.
  • Envuelve con papel film de cocina y cubre con un calcetín. Si tratas venas, aplica el líquido y envuelve sólo con film.
  • Dejar cubierto durante toda la noche.
  • Al otro día, lava la zona con abundante agua. Hidrata con cremas, glicerina o aceites naturales.

Repite el proceso durante 10 días consecutivos y notarás resultados maravillosos.

  • ¡TIP! Si presentas demasiadas durezas, pasa una piedra pómez sobre el área antes de hidratar.