,

Tratamientos caseros y fáciles para reducir los poros de la piel.

Son muchas las personas que sufren de puntos negros y barritos, por lo que necesitan reducir los poros de la piel. Aunque no padezcas de acné, los granitos también son un problema de personas con poros muy dilatados. Intenta remover la suciedad y contraer los poros con estos tratamientos.

Las personas con pieles grasas son las primeras en experimentar poros abiertos y sus molestas consecuencias. Mantener los poros limpios es uno de los grandes desafíos, además de mejorar la apariencia del rostro.

En el mercado, podrás encontrar numerosos productos que permiten una limpieza facial, sin embargo no existen tratamientos específicos para los poros abiertos y para que tensen la piel. Si deseas acabar con esta condición, podrás reducir los poros con estos tratamientos caseros, seguros, económicos y muy simples.

Tratamientos caseros para reducir los poros de la piel.

1. Con bicarbonato de sodio.

  • Mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio, con dos cucharadas de agua pura, hasta obtener una pasta homogénea.
  • Aplica sobre la zona afectada y deja actuar por 15 minutos. Generalmente, los lugares más frecuentes son nariz, mentón y frente.
  • La pasta deberá secarse, ya que el agua se evaporará. En ese momento, enjuagar con abundante agua fría.

2. Pepino y agua de rosas.

  • Toma un pepino maduro y pélalo muy bien.
  • Con un tenedor o mortero, machaca bien su pulpa hasta obtener una pasta.
  • Añade una cucharada de agua de rosas y media cucharadita de jugo de limón recién exprimido. Mezcla bien para integrar.
  • Toma un paño limpio y esparce la mezcla.
  • Finalmente, apoya el paño sobre la zona a tratar y deja actuar por 20 minutos.
  • Enjuaga con agua fría. Repite dos veces a la semana.

3. Huevo y limón.

  • Utiliza las claras de dos huevos y mézclalas con dos cucharadas de zumo de limón natural.
  • Bate hasta formar una crema, que luego será utilizada como mascarilla para reducir los poros.
  • Con un cepillo, aplica directamente sobre todo el rostro. Evita la circunferencia de ojos y boca.
  • Deja actuar hasta que notes la máscara seca y tensa.
  • Lava con abundante agua fría.

4. Tomate y limón.

El siguiente preparado para reducir los poros, también funcionará muy bien para quitar el exceso de grasitud de la piel. Si repites este tratamiento unas dos veces a la semana, en poco tiempo conseguirás pasar de piel grasa a piel normal. También puedes utilizarlo cuando necesites una loción astringente natural.

  • Mezcla 50 ml de jugo de tomates (sin semillas, ni piel) con 5 gotas de zumo de limón.
  • Bate bien los ingredientes y embebe un trozo de algodón en la preparación.
  • Aplica directamente sobre la zona afectada dando pequeños masajes circulares.
  • Deja la bola de algodón sobre la piel, durante 15 minutos.
  • Enjuaga con agua fría.

5. Almendras y limón.

  • Antes de dormir, llena la mitad de una taza pequeña, con almendras. Cúbrelas con un poco de agua y deja por toda la noche.
  • A la mañana siguiente, machacar las almendras remojadas, junto con el agua, hasta formar una pasta homogénea.
  • Añade una cucharadita de limón.
  • Aplica la pasta por todo el rostro, a modo de mascarilla. Deja actuar por 30 minutos.
  • Lavar con agua fría.

Durante estos tratamientos, recuerda no utilizar paños, ni agua caliente ya que la temperatura elevada ayuda a dilatar los poros aún más. Lo ideal es utilizar agua templada a fría.