,

Remedio súper poderoso para tratar el dolor de huesos y articulaciones.

El dolor de huesos y articulaciones suele derivar de procesos inflamatorios crónicos u otras condiciones serias, que no se relacionan a una lesión o golpe. Para tratar este problema es necesario lubricar las articulaciones, evitar que se vuelvan rígidas, fortalecer los huesos y aliviar la inflamación.

Algunas personas afirman que el dolor de huesos no existe. Que sólo duelen las articulaciones y los nervios que los rodean, ya que el hueso carece de sensibilidad. Sin embargo, con el paso del tiempo, se ha podido demostrar que los huesos sí duelen y es una molestia sumamente seria ya que, a lo largo de los años y sin un tratamiento adecuado, es debilitante y discapacitante.

El dolor de huesos y articulaciones que no se relaciona con una lesión, puede ser causado por la artritis, gota, artrosis (enfermedad que desgasta el cartílago de la articulaciones y los huesos comienzan a rosarse entre sí) y algunas enfermedades autoinmunes. También puede deberse por una inflamación crónica, lo que afectará también, con el paso del tiempo, a otras partes del organismo.

Una gran cantidad de enfermedades se despiertan a raíz de una inflamación crónica, por lo que es de especial importancia interrumpir estos procesos de inmediato. Si sufres de dolor de huesos y articulaciones, realiza este remedio natural súper poderoso, elaborado con ingredientes que alivian la inflamación, fortalecen los huesos, limpian y lubrican las articulaciones.

Remedio natural para aliviar el dolor de huesos y articulaciones.

Esta receta combina ingredientes con especiales poderes medicinales. El jengibre es un potente antiinflamatorio natural que, a su vez, fortalece el sistema inmunológico, previniendo enfermedades y evitando que la condición empeore. A su vez, lo combinaremos con zanahoria, un vegetal colmado de nutrientes importantes para mejorar la salud ósea y articular.

Ingredientes:

  • 5 a 6 zanahorias (dependiendo el tamaño).
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra.
  • 2 cm de raíz de jengibre fresca.
  • 1 cm de raíz de cúrcuma (o 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo)

Preparación:

  • Si deseas, puedes pelar las zanahorias.
  • En el momento de la preparación, ralla el jengibre y la cúrcuma.
  • Agrega todos los ingredientes a una licuadora o exprimidor. Licúa hasta obtener un preparado homogéneo. Si el batido es demasiado espeso, aún no lo diluyas.

Tratamiento:

Con estas proporciones, realizarás el batido para todo un día. Bebe de 50 a 60 ml, tres veces en el día: media hora antes del desayuno, del almuerzo y de la cena. En el momento de beber, si crees que está demasiado espeso, sirve la dosis recomendada y finalmente dilúyelo. De esta manera, podrás asegurarte de beber todos los nutrientes que tu cuerpo necesita.

Otros consejos para tratar el dolor de huesos y articulaciones.

Si presentas dolores severos, puedes acompañar este tratamiento con una infusión al día de ortiga, cola de caballo o Ulmaria (reina de los prados). Estas hierbas, además de contar con un poder analgésico, estimulan la regeneración ósea y ayudan a depurar las articulaciones.

Recuerda, antes de comenzar cualquier tratamiento natural o interrumpir un tratamiento convencional, consulta con un especialista naturista para que pueda asesorarte correctamente.