¿Cómo tratar la atrofia muscular cuidando de la alimentación? ¡LA RESPUESTA AL ALCANCE DE TU MANO!

CÓMO TRATAR LA PÉRDIDA DE MÚSCULO CON ALIMENTACIÓN. Dos frutas pueden hacerlo

Especialistas han descubierto que es posible tratar la atrofia muscular cuidando sólo de la alimentación. Esta condición tan común puede afectar a cualquiera de nosotros y es importante mantenerse informado. Conoce todo respecto a esta enfermedad y cómo es posible controlar la pérdida de masa muscular consumiendo manzanas y tomates.

La pérdida de masa muscular con el paso del tiempo.

Al momento de nacer, comienza un proceso de crecimiento que dura por años. Tanto nuestro esqueleto, como nuestro aparato muscular, se desarrollan hasta lograr su punto cúlmine. Nuestros músculos son capaces de volverse más grandes y más fuertes hasta aproximadamente los 30 años. Después de esta edad, esa capacidad de regeneración permanente comienza a detenerse y puede presentar una disminución.

Normalmente, después de los 40 años se pierde entre un 3% y hasta un 5% de masa muscular cada 10 años. Sin embargo, después de los 75 años, estos porcentajes aumentan y la atrofia muscular se acelera. Esto forma parte del proceso normal de envejecimiento de nuestro cuerpo.

Actualmente, la expectativa de vida se ha prolongado por varios años. Alguien de 75 años ya no es considerado un anciano y es capaz de desarrollar múltiples tareas. Por ello, es importante detener la atrofia muscular para que no interfiera en nuestra rutina cotidiana. La debilidad en los músculos, incluso, puede hacernos más propensos a caídas y fracturas óseas. Así, es como se pierde agilidad y destreza poco a poco.

Por suerte, especialistas de todo el mundo han encontrado la manera de tratar la atrofia muscular a través de la alimentación.

¿Cómo tratar la atrofia muscular a partir de la dieta?

Hay un factor genético responsable de la atrofia muscular y se le denomina ATF4. Investigadores de la Universidad de Iowa encontraron que existen dos compuestos capaces de inhibir dicho factor genético. Los compuestos, a su vez, están presentes en ciertos alimentos muy consumidos por todos nosotros. Por un lado, hablamos del ácido ursólico presente en la cáscara de manzana; y por el otro, la tomatidina que encontramos en los tomates verdes.

Con “efecto inhibidor” se hace referencia a la capacidad de detener, e incluso revertir en algunos casos, la pérdida de masa muscular. Esta forma de tratar la atrofia muscular y la investigación completa ha sido publicada en el Journal of Biological Chemistry.

Algunas recomendaciones…

Las pruebas de la investigación se realizaron en diferentes grupos de control. Se pudo concluir que, luego de dos meses consumiendo ácido ursólico y tomatidina de manera diaria, se producía un aumento de la masa muscular. Con el paso del tiempo, el tratamiento respondía aumentando aproximadamente un 10% de la masa y un 30% de fuerza en los músculos

Si deseas tratar la atrofia muscular o prevenirla de manera segura, deberás consumir los dos alimentos antes mencionados. No importa en qué momento del día lo hagas, será necesario comer una manzana con cáscara y un tomate verde, diariamente. 

Es recomendable adquirir alimentos orgánicos para evitar consumir sustancias tóxicas y agroquímicos utilizados durante el cultivo. Si no encuentras, deberás desinfectarlos muy bien antes de prepararlos. Puedes comerlos solos o agregarlos a tus ensaladas.