, ,

Trombosis venosa profunda: Un coágulo de sangre puede ser mortal. ¡ATENCIÓN A ESTOS SÍNTOMAS!

La sangre se encuentra en permanente movimiento. Mientras respiras, ella circula por todo tu cuerpo y a través de cada uno de los órganos que lo componen. Por esto, un pequeño coágulo puede causar muchos problemas. Estos son los síntomas y las causas de una trombosis venosa profunda.

En un cuerpo humano adulto, se pueden encontrar aproximadamente 5 litros de sangre. El corazón late unas 70 veces por minuto para poder distribuirla en todo el organismo. En cada latido, bombea 90 mililitros de sangre. En caso de accidentes, el cuerpo puede perder hasta un 10% de sangre, sin problemas. Si pierde el 30% ya resulta peligroso.

Por esto, ante una lesión o cortadura, nuestra sangre (las plaquetas presentes en ella) tiene la capacidad de coagular, volverse más gelatinosa, hasta cerrar la herida (esto dependerá del tamaño de la abertura). Así, se evita la pérdida excesiva de sangre y se previenen complicaciones.

Existen ciertos factores que pueden provocar un coágulo de sangre dentro del torrente sanguíneo, en el interior de las venas, y no se relaciona a una lesión. Cuando esto ocurre en las venas de las extremidades se denomina trombosis venosa profunda y puede ser realmente peligroso. Te contamos cuáles son sus causas, síntomas y posibles peligros.

Causas de una trombosis venosa profunda.

La trombosis venosa profunda es un tipo de trombosis venosa, es decir la formación de un coágulo, que afecta a las venas de la parte inferior de la pierna, el muslo o la pelvis. En casos aislados, también puede ocurrir en las venas del brazo.

Es una afección que puede producirse a cualquier edad, aunque es más común después de los 50 años. El peligro real reside en que, a diferencia de las venas superficiales cercanas a la piel, las venas profundas se encuentran entretejidas en los músculos. Si el coágulo se desprende, puede alojarse en los pulmones y originar una embolia pulmonar.

Las causas más comunes de una trombosis venosa profunda son:

  • tabaquismo,
  • obesidad,
  • embarazo,
  • enfermedades cardiovasculares,
  • enfermedades de pulmón,
  • algunos tipos de cáncer: cerebro, hueso, páncreas, ovarios o linfomas,
  • quimioterapia,
  • tratamientos hormonales,
  • ciertas enfermedades inflamatorias (como la artritis reumatoidea),
  • inmovilidad: después de un accidente o por un post operatorio,
  • predisposición genética.

Síntomas de una trombosis venosa profunda.

Muchas veces, la trombosis venosa profunda es asintomática, lo que la convierte en algo realmente peligroso para la persona afectada, teniendo un 3% de posibilidades de morir.

Sin embargo, existen algunas señales que pueden pasar desapercibidas como:

  • Hinchazón: en la pierna afectada. Puede notar diferencias con la otra extremidad y ser sensible al tacto.
  • Dolor: la extremidad afectada se resiente con una molestia aguda que puede aparecer y desaparecer por sí sola. Puede volverse extremo a la hora de caminar o realizar deporte.
  • Calor: en una parte determinada de la extremidad afectada.
  • Coloración de la piel: puede notar la zona más rojiza o azulada.
  • Debilidad muscular: Como la vena cruza los músculos de la pierna, puede sentir molestias y debilidad en el músculo más próximo al coágulo.

En etapas más avanzadas, el paciente puede experimentar:

  • Fiebre,
  • fatiga o falta de aliento,
  • dolores en el pecho, presión,
  • tos seca,
  • sudoración.