,

¡MUY FÁCIL! Trucos para evitar que los alimentos se peguen en la cacerola o sartén.

Evitar que los alimentos se peguen depende mucho del tipo de material con que está confeccionada la cacerola. Si bien muchos de ellos son anti-adherentes, no siempre funcionan de la manera correcta ya que un pequeño rasguño en el material puede ser causante de un pegote en los alimentos. Entonces, ¿cómo solucionarlo?

La cocina es uno de los lugares más concurridos de la casa. Inevitablemente, necesitamos alimentarnos varias veces al día por lo que la tarea de cocinar suele ser algo molesta. Para los amantes de la cocina no existe truco gastronómico que desconozcan, pero para el resto de nosotros, es difícil llevar a cabo la tarea.

Si cocinas frecuentemente, aunque no gustes de hacerlo, sabes que los alimentos y los utensilios empleados suelen jugarnos una mala pasada. La peor experiencia para todos es dedicar mucho tiempo a la elaboración de un plato, para que finalmente quede todo pegado en el fondo del sartén. ¿Te ha sucedido? La frustración es inmensa y difícilmente contemos con un plan B.

Para que esto no vuelva a suceder, te contamos algunos trucos muy sencillos para evitar que los alimentos se peguen al fondo de la cacerola.

3 trucos fáciles para evitar que los alimentos se peguen al fondo.

evitar que los alimentos se peguen

TRUCO 1:

Una de las maneras más sencillas de evitar que los alimentos se peguen, es untando aceite por toda la cacerola. Vierte un poco de aceite de oliva en la olla o sartén, y con un papel de cocina espárcelo por todo el interior, no olvides ningún rincón.

Antes de agregar los alimentos, deja que la cacerola se caliente a fuego suave, evitando que el aceite se queme. Es necesario que el fondo tome temperatura antes de comenzar a cocinar. Este truco es especialmente recomendable cuando debes cocinar con mucha patata o arroz.

TRUCO 2:

Si posees una cacerola de aluminio, notarás que los alimentos se pegan ni bien los agregas. Una manera de evitar esto, es sellando los poros del material. Para ello, agrega una fina capa de aceite de oliva o girasol al fondo y añade un pequeño puñadito de sal. Siempre ten presente que el aceite no debe quemarse.

TRUCO 3:

Tomando como ejemplo las cacerolas de aluminio, algunos otros materiales también resultan porosos y necesitan ser sellados antes de comenzar a cocinar. Para ello, cubre el fondo con un poco de aceite y caliéntalo bien a un fuego suave. Cuando lo notes bien caliente, agrega un poco de vinagre y deja que se evapore. Cuando el vinagre se haya evaporado, la cacerola está lista para ser utilizada. Deberás repetir esto cada vez que utilices la olla o sartén.

Algunas recomendaciones…

  • Puede que los alimentos comenzaron a pegarse porque limpias la cacerola con abrasivos muy potentes. Prueba cambiando de detergente y jamás limpies las ollas con una esponja de acero.
  • Revisa el fondo de tus cacerolas y sartenes. Si alguna de ellas posee un fondo demasiado delgado, el calor está actuando directamente en los alimentos y por ello se queman. Cuando cocines allí, deberás hacerlo con un fuego muy suave.
  • Procura utilizar cucharas de madera y revolver de manera permanente.
  • Mientras cocinas, evita que el líquido del fondo de cocción se seque.