,

Consigue una desintoxicación de azúcar completa en sólo 3 días. ¡MEJORA TU SALUD Y ADELGAZA NATURALMENTE!

Es necesario realizar una desintoxicación de azúcar completa, periódicamente. Este alimento tan poco nutritivo afecta diversos órganos de nuestro cuerpo y nos quita calidad de vida. Además, somos cada vez más propensos a sufrir enfermedades como la diabetes o la obesidad, incluso se ve afectado todo nuestro sistema inmunológico.

No es novedad que el azúcar refinado es pésimo para nuestra salud. Actualmente ya se conocen los efectos nocivos y cómo perjudica cada uno de los órganos; sin embargo, está presente en casi todos los alimentos procesados e industrializados del mercado.

El principal problema de los azúcares refinados (y sólo los refinados) es que contienen un alto índice glucémico. ¿Qué significa? Que nuestro cuerpo lo absorbe rápidamente e ingresa al torrente sanguíneo de forma casi inmediata. Cuando esto ocurre, el páncreas hace un gran esfuerzo por producir insulina y tratar de controlar estos niveles de glucosa. Estos rápidos desbalances y sobreesfuerzos por parte de nuestro cuerpo, lo estresan y afectan poco a poco. 

Así, a medida que pasa el tiempo, se dificulta la absorción de calcio y magnesio; hasta que finalmente nos volvemos más propensos a la obesidad, a desarrollar alguna condición coronaria o a padecer diabetes. Una buena forma de prevenir esto, es realizando una desintoxicación de azúcar que nos libere de los efectos a largo plazo de este producto.

Desintoxicación de azúcar en 3 días.

Tu cuerpo necesita liberarse de este producto y, a través de una purificación profunda, podrás conseguirlo sólo en 3 días. Un día antes de comenzar, es importante que abandones las comidas refinadas y, una vez finalizado el tratamiento, las consumas con moderación.

Ten presente que de nada sirve esta desintoxicación de azúcar si comienzas a consumirla inmediatamente después, sin ningún tipo de control. ¡COMENCEMOS!

DÍA 1:

Es importante que aumentes tu consumo de agua. Unos 2.5 litros a 3 litros, es lo ideal.

DESAYUNO:

Opción 1: 1 taza de copos de avena + 1 puñado de frutos secos + 1/2 puñado de frutas pasas (sin agregado de azúcar).

Opción 2: 3 huevos duros + 1 taza de café (sin azúcar y sin leche animal).

MEDIA MAÑANA: 1 taza de frutos secos.

ALMUERZO: 1/2 pechuga de pollo + 1 puñado de semillas de calabaza tostadas + ensalada de remolacha, zanahorias y calabaza (cocinadas al vapor u horneadas).

CENA: Atún con hongos + brócoli al vapor.

DÍA 2: 

Continuar bebiendo 2.5 litros de agua. Se pueden consumir limonadas naturales o infusiones (sin azúcar).

DESAYUNO:

Opción 1: 1 taza de copos de avena + 1 taza de frutos rojos.

Opción 2: Omelette realizado con 3 huevos y espinaca + 1 taza de infusión de jengibre.

MEDIA MAÑANA: 1 taza de arándanos.

ALMUERZO: Calabacín a la plancha con pimientos, sazonada con tomillo + ensalada de col (aderezo: vinagre, mostaza y aceite de oliva).

CENA:

Opción 1: Salteado de vegetales en aceite de oliva, con hierbas.

Opción 2: Bacalao con vegetales al vapor.

DÍA 3: 

Puedes disminuir el consumo de agua a 2 litros, los recomendados para toda persona adulta.

DESAYUNO: 

Opción 1: 1 taza de avena tibia con canela + 1/2 manzana + 1/2 puñado de frutos secos.

Opción 2: 3 huevos revueltos + ensalada de col.

MEDIA MAÑANA: 1 taza de frutos secos.

ALMUERZO: 1 muslo de pollo con hierbas (tomillo, romero, orégano) + coliflor al vapor.

CENA: Caldo de champiñones y apio + ensalada de cebolla, zanahoria y ajo.

Recomendaciones: Es importante que sustituyas las bebidas azucaradas por aguas naturales saborizadas o por infusiones frías. Puedes probar un agua con frutos rojos, una infusión de flor de Jamaica o una de limón y hierbabuena.