, ,

¡Una prueba de la función tiroidea casera y fácil de realizar!

Con esta prueba de la función tiroidea podrás conocer si tu tiroides se encuentra afectada por algún tipo de alergia alimenticia o si está en óptimas condiciones. Un truco sencillo y fácil de analizar.

Generalmente conocemos el estado de nuestra glándulas tiroides por un chequeo médico y un análisis sanguíneo que muestren el nivel hormonal. Sin embargo, otras cuestiones pueden estar afectando sus funciones y poco sabemos al respecto.

Los síntomas que se desencadenan por una disfunción en la glándula, son muy similares a muchas otras enfermedades. Por este motivo el médico suele tardar en dar con un diagnóstico certero. Para ayudar con el diagnóstico, les proponemos realizar esta prueba de la función tiroidea de forma casera. Inténtalo por unos días e infórmaselo a tu especialista en endocrinología de confianza.

Lee también: “¡Remedio ancestral! Té milagroso para eliminar problemas de tiroides sin tomar pastillas”

Prueba de la función tiroidea que puedes hacer en casa.

Los trastornos en esta glándula pueden despertar múltiples síntomas y afectar a diferentes órganos y funciones del cuerpo. Allí reside la importancia de conocer a fondo su estado de salud, cómo lleva a cabo las funciones y, obviamente, los niveles hormonales que presentamos.

Es necesario tener en cuenta que las alergias a ciertos alimentos, o la hipersensibilidad a ellos, pueden alterar las funciones glandulares. Como primera medida, debes realizar esta prueba de la función tiroidea para descartar otras posibles afecciones.

La prueba de la función tiroidea consta en comprobar tu pulso cardíaco durante una semana, todos los días. Deberás anotar dos indicadores:

  • En primer lugar, debes hacer 15 minutos de reposo y luego medir tu pulso cardíaco. Ese es el primer indicador (puedes realizarlo al despertar por la mañana)
  • El otro indicador lo medirás luego de estar 10 minutos de pie.
Lee también: “Agua de coco, tratamiento medicinal para el hipotiroidismo”

¿Cómo realizo la prueba de la función tiroidea?

 

  1. Coloca dos dedos sobre la arteria de la muñeca opuesta. Presiona ligeramente.
  2. No utilices el pulgar para medir, ya que tiene pulso propio.
  3. Durante 30 segundos cuenta los latidos del corazón. Luego duplícalo para saber las pulsaciones por minuto.

¿Cómo interpretar los resultados?

Pulso Constante

Si el pulso es constante durante 3 días consecutivos (1 o 2 latidos de diferencia) significa que las funciones de la glándula están en buenas condiciones. No existe ningún tipo de sensibilidad alimentaria que esté interfiriendo.

De pie.

Si notas que al estar de pie el pulso es más acelerado que cuando estás sentado (si el pulso en reposo es de 65 o menos), puede que exista un alérgeno ambiental o alimenticio que interfiera con la tiroides.

Diferencias diarias.

Si de un día a otro notas diferencias de 3 o más latidos, esos son signos claros de una alergia alimenticia que está forzando las funciones tiroideas (salvo que estés sufriendo una infección, ya que eso altera las pulsaciones también).

Si notas que las pulsaciones difieren por más de 6 golpes, debes analizar qué alimento has consumido con anterioridad, ya que demuestras una intolerancia a esa comida o ingrediente.

En reposo.

Si tu pulso no es más lento cuando estás en reposo o cuando despiertas por la mañana, significa que existe un alérgeno en el ambiente que interfiere en tu sistema endócrino. Puede tratarse de polvo, ácaros, perfumes, sensibilidad a una fibra de la ropa de cama, etc.