, ,

Utiliza las hojas de col para tratar estos 4 problemas, dolencias y malestares.

El dolor de rodillas era insoportable hasta que probé hacer esto. El resultado fue increible.

Muchas personas desconocen las grandes propiedades de las hojas de col. Aunque creemos que sólo su consumo puede llegar a ser saludable, resultan sumamente beneficiosas también de forma tópica. Guarda unas cuantas hojas de col en tu refrigerador y podrás utilizarlas en estas 4 situaciones...

Los diferentes tipos de col pertenecen a la familia de las verduras Brasicáceas, antes conocidas como crucíferas. Poseen un gusto muy particular y forman parte de la gastronomía típica de muchos lugares del mundo, como Alemania. Además de ser deliciosa, la col aporta minerales y vitaminas importantes para el organismo. Al mismo tiempo, posee grandes propiedades para la salud:

  • Es diurética y ayuda en el tratamiento y prevención de la diabetes, obesidad, ácido úrico y enfermedades cardiovasculares.
  • Ayuda a aliviar los síntomas de la artritis y el reuma.
  • Una infusión de hojas de col es un tratamiento efectivo contra la diarrea.
  • Es un antiácido natural debido a un componente llamado glutamina. Funciona también para tratar úlceras, colitis, gastritis, etc.
  • Ayuda a la flora intestinal, a la vez que repara los tejidos de todo el tracto gastrointestinal. Previene infecciones, como la diverticulitis.
  • El ácido cafeico y el clorogénico ayudan a tratar los problemas de hipertiroidismo.
  • Ayuda a aliviar resfriados, gripe, catarros, etc.

Además de sus maravillosas propiedades como alimento, podemos utilizar las hojas de col de forma tópica para aliviar algunas condiciones. Aquí te mostramos cuatro formas diferentes para usarlas.

Lee también: “Consume chucrut para prevenir el cáncer de estómago. ¡Una receta clásica anticancerígena!”

4 usos para las hojas de col, de forma tópica.

En este caso, puedes utilizar cualquier tipo de col, aunque quizás te convengan las hojas de la col común, ya que suele ser más económica, práctica y fácil de conseguir.

1. Sobre golpes.

Si has sufrido algún tipo de golpe, trauma o lesión y notas que la zona comienza a inflamarse o volverse de un color rojizo, envuélvela con hojas de col frescas. Luego, sostenlas y aprieta bien con un vendaje.

Esto también te será de mucha ayuda ante una torsión de tobillo, muñeca o si sufres de hinchazón por venas varicosas. Ante una retención de líquidos y para mejores resultados, puedes dormir con el vendaje y quitarlo al otro día.

2. Glándula tiroides.

Algunos pacientes afirman haber regulado el funcionamiento de su glándula tiroides utilizando hojas de col. Para ello, antes de dormir cubre la zona de garganta y cuello con unas cuantas hojas, directamente sobre la piel. Luego afirma con una bufanda para sostener y dar calor. Duerme con la compresa, al otro día por la mañana, retira.

3. Cefaleas tensionales.

Para aliviar las cefaleas tensionales, es decir los dolores de cabeza ocasionados por el estrés, el cansancio o la falta de sueño, aplica col en áreas estratégicas. Ubica unas cuantas hojas en la zona de la coronilla y una a cada lado del cráneo, sobre las sienes. Luego sostén con un gorro.

4. Dolores derivados de la lactancia.

Especialmente durante los primeros meses, cuando el recién nacido toma mucha leche del pecho, las mamas suelen doler por una congestión, por la misma succión o por un mal agarre del pequeño. Puedes calmar estas molestias aplicando hojas de col frías sobre los senos. En poco tiempo el dolor y la inflamación desaparecerán.

Es importante que enjuagues bien el pezón antes de dar de mamar al bebé.