, ,

Haz yesoterapia casera y REDUCE VARIAS TALLAS DE MANERA FÁCIL.

Yesoterapia casera para reducir medidas

Realizar este tratamiento de yesoterapia casera te permitirá ahorrar mucho dinero ya que no necesitarás acudir a costosos centros de estética. Es necesario que sigas las recomendaciones al pie de la letra para que el tratamiento sea exitoso. En pocos días conseguirás reducir varias tallas y mejorar el aspecto de las celulitis.

¿Qué es la yesoterapia?

La yesoterapia es un tratamiento muy difundido en los últimos tiempos, que tiene el objetivo de disminuir peso y volumen corporal. A su vez, en los diferentes centros de estética, se busca reducir la apariencia de celulitis, estrías y contornear el cuerpo.

Para ello, se utilizan vendas de yeso lipolítico de alta calidad. Este yeso no es el empleado en la construcción, ni en hospitales. Las vendas de yeso lipolíticas fueron creadas sólo con fines estéticos. Puede ser realizado sobre el vientre, los muslos, glúteos, busto y brazos. El material utilizado trabaja con el calor corporal, aumentando la temperatura y potenciando la acción reductora del tratamiento. A su vez, favorece la regeneración de los tejidos.

Los resultados se observan desde la primera sesión, aunque se necesitan un promedio de 10 sesiones para llegar a los objetivos propuestos. Después de 5 sesiones, existe una reducción promedio de 5 cm en la zona del abdomen, por ejemplo.

Existen algunas cuestiones a tener en cuenta. En primer lugar, como es un tratamiento planteado para reducir tallas, no es apto para personas con obesidad. Los pacientes obesos deben perder varios kilos para mejorar su salud y la yesoterapia no atiende esta necesidad. En segundo lugar, si deseas realizar yesoterapia casera, siempre es mejor haber tenido una experiencia previa en manos de algún profesional esteticista.

¿Cómo hacer yesoterapia casera?

1. EXFOLIACIÓN.

Realiza una exfoliación natural sobre la zona que vas a tratar. Mezcla 3 partes de azúcar, con 1 parte de crema hidratante o de aceite de almendras. Esparce sobre la piel y exfolia con pequeños masajes circulares. Enjuaga bien con agua tibia.

2. TRATAMIENTOS PREVIOS.

El uso de cremas reductoras es muy recomendable. Aplica estas cremas todas las noches, antes de dormir. Durante el día, utiliza algunas fajas de reducción para dar mejor forma al cuerpo. Además, acompaña el tratamiento con una alimentación balanceada y mucho líquido.

3. YESOTERAPIA CASERA.

Para realizar yesoterapia casera necesitarás:

  • 1 kilo de vendas de yeso lipolítico.
  • 2 litros de agua.
  • 100 gr de romero.
  • 2 cucharadas de sal marina.
  • 100 gr de eucalipto.
  • 4 hojas de ortiga.
  • 100 gr de menta.
  • 3 metros de gasa.
  • 1 rollo de papel film (plástico de cocina).
  • gasas o algodones.

Las vendas de yeso puedes adquirirlas en algún centro de estética o farmacias.

Preparación:

  1. En una cacerola coloca el agua y las hierbas. Deja hervir por unos 20 minutos. Retira del fuego, filtra el preparado y recupera el líquido.
  2. Añade la sal marina.
  3. Remoja las vendas de yeso en el agua hasta que se mojen por completo. Retíralas y escurre el agua sobrante.
  4. Cubre la parte a tratar con gasa o algodón. Por encima, cubre con las vendas de yeso. Pasa tu mano para ir aplanando y quitando el aire.
  5. Cubre con papel film de cocina.

Tratamiento:

Deja actuar por unas 2 a 5 horas. Retira cortando las vendas con tijera de puntas redondas. Lava muy bien con abundante agua templada. Repite unas dos veces a la semana. Recuerda, debes continuar aplicando cremas reductoras por la noche.