13 señales de que tu cuerpo padece necesidad de agua. ¡INMEDIATAMENTE!

El agua es vital para nuestro organismo. Muchas veces, por el ritmo cotidiano, olvidamos cuán importante es mantener una correcta hidratación. Incluso ignoramos nuestra necesidad de agua y solemos confundirla con hambre. Si sabemos escuchar lo que el cuerpo intenta decirnos, podremos descifrar las señales que envía.

13 señales que envía el cuerpo ante la necesidad de agua

necesidad de agua

Según los especialistas, con 2 litros de agua al día logramos mantener todos nuestros sistemas funcionando correctamente. Las personas que entrenan o realizan actividades con mucho desgaste físico deben aumentar esta dosis. Sin embargo, si queremos mantener una hidratación óptima y segura, los hombres deberían ingerir 3 litros de agua, mientras que las mujeres 2.2 litros diarios.

Antes de sufrir consecuencias serias, el cuerpo envía señales de alerta. Los primeros síntomas de deshidratación se pueden combatir al instante, sólo bebiendo agua. La sed, por ejemplo, es uno de ellos. Es decir que, si sientes sed, tu cuerpo ya está en proceso de deshidratación. Si este cuadro avanza, otros síntomas comienzan a aparecer:

1. Calambres musculares

Los calambres musculares suelen darse por falta de agua en personas con alto desgaste físico. Pueden presentarse durante el entrenamiento o la carrera (en maratonistas), o luego del ejercicio. Principalmente se debe a un déficit de electrolitos. Los electrolitos son minerales que se encuentran en la sangre y deben ser repuestos. Para ello es importante beber agua mineral.

2. Orina oscura

Esta es una de las primeras advertencias ante la necesidad de agua. Nuestros riñones utilizan el agua como medio para eliminar los desechos. Cuando no hay suficiente, la orina se torna de un amarillo más oscuro por la gran concentración de residuos poco diluidos. Si notas cambios en la orina a lo largo del día, puede deberse a que tu consumo de líquidos es deficiente a medida que pasa el tiempo.

Algunos alimentos como la remolacha, o ciertos medicamentos como las vitaminas suelen modificar el color de la orina también. Ante cualquier cambio evalúa estas posibilidades. Luego, bebe mucha agua e inmediatamente el color debería variar. Si luego de hidratarte nada cambia, puede deberse a otros problemas de salud.

3. Ojeras.

Ante la necesidad de agua, los ojos comienzan a tener menos lubricación. Pueden aparecer hundidos, con dolor punzante y remarcados con oscuras ojeras. Incluso se advierten sin brillo debido a la poca producción de lágrimas. Una vez que la persona ingiere líquidos, esta condición desaparece inmediatamente. De lo contrario, es importante ir con un especialista.

4. Dolor articular

Este es un problema común en personas que beben poco líquido siempre, es decir, continuado en el tiempo. Después de muchos años sin una correcta hidratación, las articulaciones se ven gravemente afectadas.

Las articulaciones necesitan estar bien lubricadas para funcionar correctamente. Nuestro cuerpo es en un 70% agua debido a esto, ya que la necesitamos para que todo fluya de manera adecuada. Cuando la articulación no se lubrica, existe deficiencia de nutrientes y desgaste articular. Comienzan los dolores por daño en los cartílagos. 

5. Se reduce la producción de orina

Como mencionamos, los riñones necesitan agua para poder eliminar los desechos. Cuando no bebemos suficiente agua, nuestros órganos intentan mantener las reservas. Como los líquidos que se expulsan por la orina no son debidamente repuestos, el cuerpo la retiene por más tiempo.

Una persona saludable debe orinar, al menos, entre 6 y 7 veces al día. Si lo haces menos de 6 veces, entonces no estás ingiriendo la cantidad adecuada de agua.

6. Estreñimiento

El cuerpo utiliza el agua para ablandar las heces. Una correcta hidratación mantiene la humedad en los intestinos y facilita la expulsión de los desechos.

7. Debilitamiento del sistema inmunológico

Nuestro cuerpo tiende a acumular desechos y toxinas cuando no bebemos suficiente agua. Esto puede sobre exigir a nuestro sistema inmunológico y provocar, a lo largo del tiempo, un debilitamiento.

8. Resequedad en la piel

Padecer de piel seca también puede ser un síntoma de mala hidratación. Algunas personas creen que es una condición innata de su piel y desconocen que puede solucionarse sólo bebiendo agua. El problema de raíz es la mala circulación, la cual puede mejorar a través de la ingesta de líquidos.

9. Arrugas

Además de la piel seca, las arrugas son más visibles en un cuerpo deshidratado. Ante la falta de agua, la piel se contrae y arruga con más facilidad.

10. Cefaleas

Una de las causas de las cefaleas tensionales (no son migrañas) suele ser la necesidad de agua. 

También puede interesarte: “¡Te contamos la diferencia entre migraña y cefalea emocional!” 

11. Hambre

Según los especialistas, muchas veces confundimos el hambre con la sed. Esto ocurre porque el hipotálamo, la región del cerebro encargada de descifrar estos mensajes, suele dar la señal de “hambre” cuando en verdad sólo necesitamos agua. Para evitar un exceso en las comidas, cuando sientas hambre, primero bebe un poco de líquido. Si el hambre continúa, entonces puedes comer un bocadillo.

Esta confusión suele ser peligrosa para personas con sobrepeso o que padecen ansiedad ya que sucumben a ciertos antojos cuando lo que necesitan realmente es hidratarse.

12. Fatiga

La fatiga crónica (ese cansancio que no se alivia a pesar de dormir correctamente) puede ser causada por no beber la cantidad suficiente de agua.

13. Úlceras estomacales

Poca agua puede provocar un aumento en la cantidad de ácidos acumulados en el estómago. Después de años, esto finalmente desencadenará el desarrollo de una úlcera.