32 proverbios judíos para pensar y analizar

Recopilamos los mejores proverbios judíos que nos invitan a analizar la realidad que vivimos, la vida que queremos y cómo deseamos vivirla. Estas frases encierran una simpleza y una enseñanza sin igual. Léelos con atención y disfruta de la sabiduría milenaria de este pueblo que ha pasado por mucho y aun así reúne las fuerzas para seguir hacia adelante.

¿Qué es un proverbio?

Antes de disfrutar de los proverbios judíos es importante saber a qué llamamos proverbios. Los proverbios son frases populares que se han repetido de manera oral durante años. Son enunciados sentenciosos llamados paremias que plantean una idea de manera ingeniosa y fácil de deducir. La paremiología es la encargada de estudiar este tipo de enunciados, Otros del mismo tipo son los refranes, máximas, sentencias y aforismos.

Los proverbios, generalmente, se emplean como guía, inspiración y modos optimistas de ver la vida. Suelen reflejar una etapa de nuestra vida, un recuerdo querido o un deseo. Pueden ayudarnos a seguir adelante o demostrarnos cuál es el camino por seguir. Los proverbios han formado parte de la historia de la humanidad desde siempre. Existen colecciones de proverbios muy antiguos como:

  • el libro de los proverbios del rey Salomón
  • Panchatantra de la India
  • Dísticos latinos de Dionisio Catón
  • Hávamal de los escandinavos
  • Tríadas galesas de Bretaña

Los proverbios judíos han formado parte de la comunidad durante siglos. Algunos han sido inspirados por su religión, otros pertenecen a figuras importantes de su historia. Conoce algunos de los más relevantes.

32 proverbios judíos que nos inspiran

1. No todo es bueno con dinero, sin embargo todo está mal sin él. (El dinero no compra la felicidad, más cuando no lo tenemos, los problemas comienzan y son difíciles de solucionar.)

2. Adán era uno de los hombres más felices porque no tenía suegra.

3. Si puedes resolver un problema sólo con dinero, pues entonces no es problema. Eso es un gasto. (No debemos confundir gasto con problema. Los gastos requieren sólo de dinero, mientras que otros problemas realmente importantes no pueden solucionarse de forma fácil. Agradezcamos por la salud, la familia y las pequeñas cosas maravillosas que nos rodean).

4. Dios le brindó al ser humano dos oídos y una boca. Esa es su forma de demostrarnos que debemos escuchar más y hablar menos. (Escuchemos, observemos también al otro sin juzgarlo. Demos la posibilidad de contar su versión, seamos imparciales. Practiquemos la benevolencia, la paciencia y la solidaridad).

5. Cada judío sabe lo que es mejor, cómo hacerlo mejor y cómo ser mejor.

6. Dios no puede estar con nosotros, en todas partes a la vez. Por ello es que decidió enviarnos a las madres. (Sin importar la cultura, religión, etnia o costumbre que nos diferencie… la madre es honrada como lo mejor que nos puede haber regalado Dios).

7. La clave está en no ser alguien dulce pues te comerán. Tampoco seas alguien amargo o te escupirán lejos.

8. Para no correr riesgos, debes saber: Nunca te acerques a una cabra por adelante, ni a un caballo por detrás. A un tonto… no te le acerques por ningún lado. (Un tonto es capaz de hacer daño sin o con intenciones, pero hace daño seguramente)

“Los proverbios judíos nos inspiran a ser mejores y preocuparnos por lo verdaderamente importante”

9. ¿Qué tienen en común un pescado y un invitado? En que ambos, luego de tres días, comienzan a emanar mal olor. (Los invitados, como tales, deben pactar una fecha de salida ya que, de lo contrario, comenzarán los problemas).

10. El saber no ocupa lugar. Puedes llevarlo contigo a donde vayas.

11. Siempre es mejor un judío sin barba, que una barba tupida pero sin judío.

12. El ser humano siempre debe vivir, aunque sea por curiosidad a lo que vendrá.

13. El sordo escuchó que el mudo dijo cómo el ciego había visto que el cojo corría más fuerte que el tren del pueblo.

14. Dios protege a todos los pobres… al menos de aquellos pecados muy costosos.

15. Si la caridad realmente no costara nada como dicen, todos seríamos personas filántropas.

16. Cuando una solterona de hoy se casa, automáticamente se convierte en una esposa joven.

17. Los padres están aquí para enseñarles a sus hijos a hablar correctamente. Los hijos vienen a enseñarnos a guardar silencio en el momento oportuno.

18. Desde lejos, todos los seres humanos nos vemos buenos.

19. Tal vez los huevos resulten mucho más inteligentes que las gallinas, sin embargo, lamentablemente, se echan a perder mucho más rápido también.

20. Para todos, guardar silencio resulta mucho más complicado que hablar correctamente.

También puede interesarte: “7 frases poderosas que todo niño debe escuchar cada día”. 

21. El mundo un día va a desaparecer. No por la gran cantidad de humanos que hay en él, sino porque hay demasiados inhumanos reproduciéndose.

22. Dios mío, ayúdame siempre a poder levantarme. A caerme ya aprendí y lo logro solo.

23. Si tu vida no cambia para bien, espera. Entonces cambiará para mal.

24. Por más dulce y sabroso que sea el amor, te aseguro que nunca podrá alimentar a la familia.

25. Cuando ya no hay nada por hacer, se inician los proyectos más sorprendentes. Lo mejor siempre resulta cuando tocamos fondo.

26. Entre dos males, el pesimista siempre elegirá ambos. Es mejor poder resolver un mal, que lidiar con dos a la vez.

27. Todos están acostumbrados a quejarse por la falta de dinero. ¿Por qué nadie reclama por la falta de inteligencia en general?

28. Quien no tiene hijos, conoce todas las claves para educarlos mejor.

29. Mejor morir de risa que de miedo.

30. Experiencia es el nombre que las personas le pusieron a los errores (y todas las cosas que aprendieron luego de ellos).

31. El pelo gris es indicador del paso de los años. No confunda paso de los años con sabiduría.

32. Al envejecer, los humanos ven peor, pero mucho más que antes.

El pueblo judío

Los proverbios judíos que acabamos de ver reflejan características del pueblo judío. Los miembros del grupo no sólo comparten una religión. Pertenecen a un grupo con su propia historia, tradiciones, rituales, prácticas sociales, culturales y hasta lingüísticas. No se debe confundir al pueblo judío como una etnia homogénea. Los judíos actualmente están en todo el mundo, llevando su identidad con orgullo.