Estos son los 12 principales beneficios del aceite de argán para el cabello y la piel

aceite de argán

Hoy conoceremos un verdadero “oro del desierto”. Así le llaman al aceite de argán, uno de los aceites comestibles más codiciados por sus excelentes propiedades y beneficios.

Se extrae de la semilla de un delicioso fruto. Tan delicioso que las mismísimas cabras trepan los árboles para lograr ingerirlos.

Si deseas conocer más sobre esta pequeña maravilla que nos regala la naturaleza, continúa leyendo. Estos son los principales beneficios y propiedades curativas del aceite de argán.

¿Qué es el aceite de argán?

El aceite de argán se obtiene a partir del prensado de la semilla madura del árbol de argán. Dicha semilla se encuentra dentro del fruto, una pequeña baya comestible que tarde hasta un año en madurar.

Durante siglos, las diferentes generaciones nativas de los bosques de argán (Marruecos) han prensado las semillas para obtener el tan anhelado aceite. Desde tiempos remotos se lo ha empleado para curar heridas, alivio de erupciones cutáneas, como suplemento dietario y para nutrir la piel o el cabello.

Los árboles de argán, al igual que su fruta, tardan mucho tiempo en lograr la maduración. Su crecimiento lento, pero tan necesario para obtener el aceite, lo convierten en uno de los árboles más venerados por todos. Tanto es así que en 1998 la UNESCO declaró a los bosques de argán como reserva de la biosfera.

Características generales y forma de actuar sobre la piel

El aceite de argán es un producto natural que debe sus maravillosos beneficios a su extraordinaria composición. Es rico en ácidos esenciales: 50% ácido linolénico (omega 6), 15% ácido alfa linolénico (omega 3), 12% ácido oleico (omega 9), 3% ácido gamma linolénico y 1% ácido araquidónico.

Estas características lo convierten en un tratamiento único para el acné, por ejemplo, ya que suele originarse por una deficiencia del ácido linoleico.

Mientras que el ácido linolénico reduce la inflamación y aumenta la hidratación de la piel, el ácido oleico mejora su permeabilidad para que el resto de los ingredientes penetren mejor. ¿No es este el mejor tratamiento para la piel que pueda existir?

El aceite de argán para la piel es excelente, además, porque no obstruye los poros. Su capacidad comedogénica es nula.

En el último tiempo se ha convertido en uno de los mejores aceites portadores para tratamientos dermatológicos.

Aceite de argán a lo largo del tiempo

Si bien este aceite vegetal tiene un origen exclusivo en Marruecos, su uso se propagó por todo el mundo. Producido a partir de los granos del árbol de argán, históricamente, el aceite ha sido codiciado por sus beneficios de resultados inmediatos.

Desde siempre se lo utilizó para tratar picaduras de insectos, infecciones en la piel y todo tipo de erupciones.

Actualmente, hombres y mujeres de todo el mundo utilizan aceite de argán en la piel y el cabello como un hidratante eficaz y completamente natural.

Las investigaciones han podido demostrar que este aceite marroquí actúa, primero, aliviando la inflamación, para luego penetrar e hidratar en la piel. Estas características únicas se dan por ser rico en vitamina A, vitamina E y un gran porcentaje de antioxidantes. Todo esto sumado a los ácidos esenciales que ya mencionamos.

Las compañías cosméticas de todo el mundo están incluyendo el aceite de argán en cada uno de sus productos. El tocoferol de la vitamina E promueve la regeneración celular. El cabello y la piel se nutren y se vuelven más saludables.

Sin embargo, no es necesario adquirir productos costosos del mercado. Para aplicar aceite de argán en la piel y el cabello, sólo es necesario el producto puro, de buena calidad. Sin aditivos, sin productos químicos.

El aceite de argán puro es versátil, confiable y seguro por sí mismo. Con solo algunas gotas y una buena rutina de higiene y belleza, la hidratación dura por todo el día.

12 beneficios principales del aceite de argán para la piel y el cabello

Aquí te contamos 12 formas en que puedes incorporar el aceite de argán en tus rutinas de belleza cotidianas.

1. Tónico natural

Si de tratamientos de belleza hablamos, recuperar la tonicidad de la piel debería ser uno de los principales objetivos.

Una de las opciones es agregar aceite de argán a tu tónico de confianza.

Otra opción es prepararlo en la comodidad de tu hogar: Prepara un té verde (vierte una taza de agua hirviendo sobre el té, deja reposar por 10 minutos, luego filtra el líquido). Espera a que entibie, a temperatura ambiente. Agrega dos gotas del aceite esencial que prefieras (árbol de té, rosa mosqueta, lavanda o limón son excelentes opciones). Finalmente, añade 4 gotas de aceite de argán.

Aplica sobre el rostro por la mañana y por la noche. Luego de la limpieza y antes de la hidratación.

2. Aceite de argán contra las estrías

Se ha comprobado que el aceite de argán promueve la elasticidad de la piel. Esto lo convierte en un maravilloso tratamiento de prevención de estrías.

Si estás embarazada, realizando un tratamiento para aumento o descenso de peso, este consejo es para ti: Calienta 3 gotas de aceite de argán en la palma de tu mano. Frota suavemente sobre las áreas más sensibles a las estrías (estómago, muslos, cadera, senos, brazos, etc.). Continúa hasta que la piel absorba todo el producto.

El aspecto de la piel mejorará y la notarás rejuvenecida.

Si ya padeces algunas estrías, procura realizar una exfoliación natural y luego aplica el aceite con algunos masajes.

3. Humectante labial

Las propiedades del aceite de argán no se limitan sólo al rostro o al cabello, sino también actúa como bálsamo labial. Aplica una gota sobre los labios para contar con una boca humectada, sin grietas y brillante.

Para unos labios siempre suaves, practica esta rutina especialmente en días de frío y durante el invierno.

4. Crema hidratante para todo el cuerpo

Las investigaciones nos han demostrado una y otra vez que emplear tratamientos de belleza naturales son siempre la mejor opción. Aprovechamos mejor los ingredientes y los efectos resultan más notorios y duraderos.

Probablemente tengas algún tratamiento hidratante preferido. Te recomendamos probar con alguno a base de aceite de coco, por ejemplo, para evitar que productos químicos innecesarios se añadan a tu organismo. La gran mayoría de cremas y lociones del mercado los contienen.

Cambiar las cremas industriales por aceites puros es un gran hábito. Mezcla un par de gotas de aceite de argán con cualquier aceite portador puro que prefieras. Las mejores opciones para la piel son el de coco, oliva, jojoba, almendras o sésamo.

Aplica todos los días en todo el cuerpo, masajea especialmente las zonas con durezas y resequedades.

5. Crema hidratante nocturna con aceite de argán

La particularidad de las cremas nocturnas es su capacidad por no dejar residuos y no manchar. El aceite de argán es un excelente producto si necesitas una crema nocturna. No deja rastros oleosos, limpia naturalmente y no ensucia la ropa de cama.

Aplica dos gotas en las palmas de tus manos. Esparce suavemente para calentar y luego aplica por todo el rostro y el cuello. Puedes aplicar en el contorno de ojos también, ya que es un aceite suave y seguro.

En los días fríos, quizás necesites una gota más.

Si lo que necesitas es acabar con las arrugas finas, cambia la rutina. Aplica una gota de aceite de argán con suaves golpeteos. Desde la punta de la nariz hasta la sien, hacia ambos lados. No olvides aplicar debajo de los ojos.

Según investigaciones del año 2015, las vitaminas del aceite de argán tienen efectos antienvejecimiento, comprobados.

6. Fortalecedor de uñas y cutículas

Antes de realizar este tratamiento, quita todos los excesos de esmaltes, brillos y calcios que pueden haber quedado adheridos en la superficie de la uña.

Aplica aceite de argán sobre cada una de las uñas, con suaves masajes. No olvides el lecho ungueal y toda la cutícula. Deja actuar hasta que el aceite penetre bien. Enjuaga. Puedes aplicar fortalecedor o calcio si así lo deseas.

7. Tratamiento contra el acné

El acné es una condición muy molesta y no se trata de un problema propio de la adolescencia. Personas de 30 o 40 años aún luchan para mejorar su afección. Además de la estética, los pacientes con acné sufren molestias, dolores, son propensos a infecciones, lidian con cicatrices, entre otros problemas.

Se ha podido comprobar que el aceite de argán es un excelente tratamiento contra el acné. Además de reducir la producción excesiva de sebo de la piel, la nutre y limpia. Incluso no tapa los poros.

Otra gran ventaja es la riqueza de ácido linoleico del aceite de argán. Éste ayuda a reducir la inflamación, calma las erupciones, evita infecciones y neutraliza el dolor.

Debido a que las cremas del mercado son excesivamente costosas, te contamos cómo puedes preparar tu propio remedio contra el acné: Mezcla 10 gotas de aceite de argán con 1 gota de esencia de árbol de té. Conserva en un gotero de vidrio.

Aplica una gota de este preparado sobre las zonas con más erupciones.

Ambos aceites se complementan muy bien cuando se necesita también una acción antiséptica.

8. Pies sanos gracias al aceite de argán

Para acabar con los talones agrietados o los callos en los pies, aplica unas gotas de aceite de argán. Probablemente, si la piel está muy reseca, notes que a los pocos minutos la hidratación se fue. Repite el procedimiento para lograr una hidratación profunda.

Finalmente, cubre con unos calcetines cómodos, de algodón. Esto activará el tratamiento a través del calor propio del cuerpo.

En lo posible deja actuar al menos 20 minutos. Idealmente, mantén los calcetines durante toda la noche.

9. Mascarilla capilar de restauración profunda

Si tienes cabello opaco, quebradizo, de puntas abiertas, con poco volumen y reseco, lleva a cabo este tratamiento.

Antes de dormir, calienta 10 gotas de aceite de argán en tus manos. Aplica por todo el cuero cabelludo, masajeando con energía. Estira hacia el largo de la melena. Cubre con una gorra de baño plástica.

Duerme. El mismo calor corporal ayudará a penetrar mejor. Al otro día, enjuaga bien ya que notarás cómo la piel ha despedido algunos residuos debido a los procesos de depuración.

Para combatir la caspa o el cuero cabelludo reseco, practica esto dos veces a la semana.

10. Exfoliación

Con el tiempo, ya hemos podido comprobar que los exfoliantes caseros son lo mejor, siempre. Además del bajo costo, se realizan con ingredientes naturales sin añadidos químicos nocivos.

Para elaborar un excelente exfoliante, mezcla 1 cucharada de azúcar mascabo con dos gotas de aceite de argán. Frota la mezcla por todo el rostro, con movimientos suaves circulares. No superes los 4 minutos de masajes para no lesionar la piel. Deja actuar como una mascarilla por algunos motivos y finalmente enjuaga con agua tibia.

Practicar una exfoliación regularmente ayuda a remover células muertas y dar lugar a las nuevas. Esta regeneración celular evita el envejecimiento prematura, las líneas finas de expresión y equilibra la tonalidad de la piel.

Al liberar la piel de residuos, los nutrientes del aceite de argán son fácilmente absorbidos.

Prueba también realizar esta exfoliación en codos, talones y rodillas resecas.

11. Acondicionador para el cabello

Al tratarse de un aceite no graso, es decir que no deja residuos oleosos, puede aplicarse directamente sobre el cabello.

Para embellecer cada fibra del pelo, añade unas gotas de aceite de argán después de enjuagar el champú, en cada lavado. Utilízalo como acondicionador, aunque no necesita de ningún tipo de enjuague.

Repara las puntas abiertas, evita el friz, aporta brillo a toda la melena, actúa como protector térmico (protege del calor del secador, la plancha alisadora o la rizadora) y da volumen.

Según algunas investigaciones este tratamiento, incluso, es capaz de favorecer el crecimiento cuando se trata de cabellos quebradizos ya que los nutre desde la raíz.

Obtener la dosis correcta, dependerá de la cantidad y longitud del cabello. En pelos cortos una gota es suficiente, mientras que las melenas más largas pueden requerir de 3 gotas. Una vez que esparzas por todo el largo del pelo, añade ½ gota en las puntas de tus dedos y masajea todo el cuero cabelludo.

12. Tratamiento de cortaduras y lesiones leves del afeitado

Si rasuras alguna parte de tu cuerpo, sabes que los accidentes suceden. Al afeitarnos somos propensos a sufrir pequeños cortes o lesiones en partes sensibles, debido al filo de la rasuradora y el frote sobre la piel.

Además de antiestéticos, estos problemas son muy dolorosos.

El aceite de argán es excelente para calmar el ardor. Puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo como piernas, rostro, pubis, axilas, etc. Calienta dos gotas en tus manos y luego aplica.

Conoce: ¿Para Que Sirve El Jengibre? – Beneficios Y Propiedades Del Jengibre Para La Salud

Conclusión

Como pudimos ver, el aceite de argán puede ser incorporado fácilmente a los tratamientos de belleza. Tanto en tu rutina nocturna, como matutina. Para disfrutar al máximo de sus beneficios, debes utilizarlo diariamente.

Puedes emplearlo para hidratar la piel, acabar con las arrugas, nutrir el cuero cabelludo, fortalecer el pelo, tener uñas saludables, etc.

Es esencial adquirir un aceite puro, de alta calidad. Los aceites rebajados, de menor costo, no cuentan con las mismas propiedades básicamente porque no cuentan con los mismos nutrientes.

El aceite de argán debe ser puro, orgánico, prensado en frío, sin filtrar y sin desodorizar.

Puede que el aceite de argán de alta calidad resulte costoso en comparación a otros. Sin embargo, comparado con tratamientos de belleza industriales, resulta más económico y rendidor.

1 thought on “Estos son los 12 principales beneficios del aceite de argán para el cabello y la piel”

Comments are closed.

Scroll to Top