¿Qué es, por qué se origina y cuáles son los síntomas más característicos de la acidez estomacal?

La acidez estomacal es una condición común que no siempre requiere ayuda médica urgente. Estos son los síntomas, las causas y las señales de alerta.

La acidez estomacal es una afección frecuente, común. Sin embargo, suele confundirse con otras y el tratamiento puede ser errado también. El primer paso para lograr un buen tratamiento es conseguir un buen diagnóstico de la mano de un especialista de confianza.

Para acabar con confusiones y obtener información acertada, aquí te contamos qué es la acidez estomacal, cuáles son sus principales síntomas, causas, tratamientos convencionales y algunos consejos extras.

Recuerda que todo lo aquí explicado es sólo a modo informativo, pero para mayor detalles respecto a tu caso particular necesitarás la ayuda de un médico profesional, especialista en gastroenterología.

Introducción: Acidez estomacal en números

Se calcula que sólo en EE.UU hay más de 60 millones de adultos que padecen síntomas de acidez estomacal. Al menos una vez al mes requieren de medicamentos para paliar las molestias y ardores.

A su vez, los especialistas afirman que en la última década las consultas y diagnósticos por acidez han aumentado en un 50%, donde pacientes afirman padecer síntomas diarios o semanales de manera crónica.

Entonces, ¿es la acidez estomacal una enfermedad crónica? ¿Es difícil de diagnosticar o tratar? ¿Cómo lograr un alivio rápido de sus síntomas?

Según se ha podido comprobar existen dos grandes problemas a la hora de analizar y curar esta enfermedad. En primer lugar, el diagnóstico puede ser el equivocado. En segundo lugar, aunque el diagnóstico esté acertado, el tratamiento sólo será sintomático si no se trata la causa subyacente. Los tratamientos paliativos no son la cura, sólo brindan alivio pasajero mientras que el paciente es propenso a desarrollar nuevamente la condición.

Las causas subyacentes son variadas: una dieta deficiente de nutrientes o rica en grasas poco saludables, la vida sedentaria, problemas digestivos, el consumo excesivo o algunos tipos de medicamentos y los altos niveles de estrés cotidiano.

Muchas veces los tratamientos sintomáticos deben ir acompañados de un profundo cambio en el estilo de vida, la forma y la calidad de la alimentación. Además, no se deben descuidar las horas de sueño, las actividades recreativas, la actividad física, la hidratación y un correcto consumo de fármacos autorizados por especialistas.

Pero antes de avanzar en otros temas, es necesario comenzar por el principio (valga la redundancia)… ¿de qué hablamos cuando hablamos de acidez estomacal?

¿Qué es la acidez estomacal?

La acidez estomacal es un tipo de indigestión. Suele presentarse o estar relacionada a personas que padecen también reflujo gástrico (cuando el ácido del estómago asciende hacia el esófago), aunque no se trata de la misma afección.

Esta indigestión ocasiona ardores y molestias severas en la parte superior del abdomen llegando incluso hasta ciertas partes del pecho. Es una quemazón que sube hacia la laringe.

Si bien puede tratarse de una indigestión pasajera, aunque muy molesta, también puede ser síntoma de algo mayor. La acidez estomacal frecuente y grave suele ser signo también del desarrollo de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Para poder comprender mejor, los especialistas suelen emplear tres categorías que describen la frecuencia de los síntomas y así lograr un mejor análisis: la acidez estomacal puede ser episódica, frecuente o persistente.

La episódica es la aparición de síntomas ocasional. Es la menos grave y generalmente la más sencilla de tratar ya que a través de un análisis más simple el paciente puede identificar la causa raíz (una mala alimentación, la ingesta de alcohol, etc.)

Si los síntomas aparecen dos o más días a la semana ya estaríamos hablando de una acidez estomacal frecuente. Pero si, además, dichos síntomas son difíciles de controlar, se denomina persistente.

¿Cuál es la diferencia entre acidez estomacal, reflujo ácido y reflujo gastroesofágico?

Es importante aclarar esto porque si bien pueden estar relacionadas, estas enfermedades no son iguales y merecen un tratamiento discriminado.

Por un lado, el reflujo ácido es el flujo de ácido que va hacia el esófago (una estructura en forma de tubo que conecta el estómago con la boca) y desencadena una acidez estomacal (cuando el paciente siente el ardor en el pecho o laringe). Según los especialista, siempre hay cierto porcentaje de ácido estomacal en movimiento por nuestro sistema gastrointestinal, por lo que un poco de reflujo gástrico podría ser normal dadas algunas circunstancias.

Sin embargo, en un sistema gástrico saludable esto debería ocurrir sin ocasionar demasiadas molestias. Cuando el dolor o la frecuencia de los síntomas impiden continuar con el normal de la vida, entonces se debe acudir a un especialista.

¿Qué intentamos decir con esto? Que, aunque el reflujo ácido cause algunas molestias de manera esporádica, no representa una enfermedad en sí mismo sino una suma de circunstancias que provocan la reacción gástrica. Ante esto, tampoco se considera que el paciente haya desarrollado la ERGE.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una enfermedad progresiva originada por el reflujo ácido o la acidez estomacal habitual, sin tratamiento. Es muy peligrosa porque se desarrolla cuando existe un daño permanente en el tejido interior que recubre el esófago.

El daño puede ser profundo, desencadenar complicaciones graves e incluso dar lugar al cáncer de esófago (un padecimiento que afecta al 15% de los pacientes diagnosticados con ERGE).

Los pacientes con una acidez estomacal que ha evolucionado a ERGE, presentan:

  • Dificultades para deglutir los alimentos o retenerlos en el interior (sólidos o líquidos)
  • Tos crónica (a veces puede ocasionar mucho dolor)
  • Sibilancias en el pecho (pecho cerrado) o dificultades para respirar normalmente
  • Dolor, ardor o presión en el pecho

Estos síntomas suelen hacerse más visibles o intensos durante la noche. También pueden desaparecer por algunos días y reaparecer varias veces al mes.

Síntomas y signos tempranos de acidez estomacal

Algunos de los síntomas que puedes experimentar al padecer acidez estomacal son:

  • Ardor desagradable o sensación de opresión en el pecho. La zona es detrás del esternón. Esto suele suceder especialmente después de comer.
  • Sabor ácido en la boca, también la saliva presentará esta característica.
  • Molestias en el pecho que aumentan al recostarse, lo que deriva en problemas para dormir (dolor en el pecho al dormir).
  • Náuseas.
  • Inapetencia.
  • Sequedad en la boca.
  • Numerosos ruidos estomacales.
  • Encías sensibles que se irritan o sangran con facilidad.
  • Distensión abdominal: inflamación del vientre acompañado de molestias, eructos o gases.
  • Erosión en las piezas dentales.
  • Posible y ligera regurgitación de elementos sólidos que originan mal aliento.
  • Dolor e hinchazón de garganta.

Recuerda que la acidez estomacal no implica una enfermedad crónica en sí misma. Puedes padecerla de forma esporádica ocasionada por algún tipo de indigestión pasajera.

Por otro lado, las investigaciones han podido demostrar que la acidez estomacal crónica que desencadena luego una ERGE presenta otras señales como:

  • Estrechamiento del esófago.
  • Cicatrización severa del tejido que recubre el esófago.
  • Síntomas de asma.
  • Ronquera y otros problemas en la voz.
  • Esófago de Barrett: el revestimiento del esófago muta y comienza a parecerse al revestimiento del intestino delgado. Esto ocurre principalmente en la zona donde el esófago se une con el estómago.
  • Cáncer de esófago.

Causas de la acidez estomacal

Causa subyacente: Intestino permeable

Si bien la acidez estomacal es una afección común, no requiere un tratamiento a largo plazo ya que no implica, directamente, severos problemas de salud. Las estadísticas informan que 20 de cada 100 adultos occidentales presentan síntomas de acidez estomacal o reflujo ácido al menos 3 veces al año.

Sin embargo, vale mencionar que dichos episodios pueden desencadenarse por causas subyacentes que sí necesitan tratamiento específico para evitar posibles complicaciones (incluso para evitar que la acidez estomacal se convierta en crónica).

A menudo, dicha causa subyacente resulta ser un problema real y mayor: una disfunción presente en el sistema digestivo. Si dicho problema se encuentra en el intestino, el panorama es peor ya que necesitamos de un intestino sano para gozar de buena salud general. La consecuencia directa en caso de no buscar ayuda a tiempo es el síndrome del intestino permeable (las barreras intestinales se debilitan y sustancias dañinas ingresan al torrente sanguíneo provocando deficiencia nutricional, problemas inmunes y bajo nivel de energía).

Otras causas comunes

Tanto la acidez estomacal como el reflujo ácido son derivados de algún problema en el sistema digestivo del paciente. Dicho desequilibrio puede estar en el estómago, en el tubo de alimentación o en el esfínter.

Las razones exactas no se conocen a ciencia cierta ya que, como mencionamos antes, normalmente todos tenemos cierto flujo de ácido que recorre nuestro sistema. Sin embargo, el dolor suele estar asociado a una acumulación de gases, e incluso el contenido del estómago, que logran filtrarse hacia el esófago. Al suceder esto se irritan los tejidos internos y duelen.

Numerosos pacientes creen que el reflujo ácido, acidez estomacal, síndrome del intestino permeable, intestino irritable o cualquier otra afección gástrica se desarrollan por una sobreproducción de ácidos, cuando estos padecimientos no son signos de ello. Por el contrario, las investigaciones han determinado que muchas personas con indigestión la desarrollan por tener poco ácido en el estómago, sumado a una mala dieta que acidifica el estómago.

Una buena forma de evitar esto es conseguir un medio más alcalino y equilibrar naturalmente el pH del estómago.

Factores de favorecen el desarrollo de la acidez estomacal

Diferentes factores afectan de diferentes formas los organismos. Si deseas saber cuál es el origen de tu indigestión que llevó a una acidez estomacal, deberás realizar prueba- error sobre tu alimentación (forma, cantidad y calidad de los alimentos).

Determinar la causa, implica también revisar sensibilidades, hábitos alimenticios y hasta el estilo de vida. Los diferentes factores para rever son:

  • Una dieta desbalanceada: demasiados alimentos procesados, con mucho sodio, exceso de cafeína, de alcohol, de azúcar, de harinas refinadas y el abuso del chocolate aumentan las posibilidades de padecer una indigestión.
  • Estar expuesto a elevados niveles de estrés sin contar con herramientas para manejarlo.
  • Deficiencias nutricionales: Generalmente los bajos niveles de minerales como el potasio o el magnesio.
  • El sedentarismo o un estilo de vida con muy poca actividad física.
  • Por el contrario, también el sobre entrenamiento. Entrenar de más produce presión sobre la cavidad abdominal, sumado a un agotamiento y falta de descanso, provocan indigestión y acidez estomacal. Esto incluye desde entrenamiento aeróbico hasta otros de mayor impacto.
  • Comer abundantemente, pocas veces al día. Es mejor disminuir las porciones y esparcir los alimentos a lo largo de todo el día. Además, no se aconseja comer e inmediatamente recostarse.
  • Algunas sensibilidades o alergias alimenticias sólo provocan indigestión, sin ningún otro tipo de síntoma.
  • Es un problema común durante el embarazo, especialmente en los últimos meses de gestación. El feto hace presión sobre todo el sistema gástrico y la madre puede sentir algunos problemas comunes.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • El consumo excesivo de medicamentos irritantes como antiinflamatorios no esteroides (ibuprofeno, por ejemplo), antibióticos, aspirinas, relajantes musculares, fármacos para la hipertensión, entre otros.
  • Ancianos: La ERGE y la acidez estomacal son muy frecuentes en la edad avanzada. Por los cambios propios en la producción de ácidos y saliva, el tracto intestinal superior sufre trastornos como estos. Otros problemas comunes son la esofagitis y el esófago de Barret.
  • Predisposición genética a las hernias hiatales: Se diagnostica hernia de hiato cuando la zona superior del estómago pasa por encima del diafragma provocando un escape de ácidos.
  • Los pacientes con ERGE también continúan padeciendo acidez estomacal causado por la inflamación. Los estudios afirman que la inflamación y la ERGE van de la mano ya que se provoca un daño en los tejidos desencadenado por la respuesta inmune que favorece el intercambio de ácidos de un lugar hacia otro y la disfunción esofágica.

Tratamientos convencionales para la acidez estomacal

El medicamento más consumido, e incluso el más recomendado por los especialistas, es el antiácido de venta libre. Sin embargo, no se puede abusar de este tipo de fármaco ya que, aunque alivia los síntoma de forma pasajera, también es capaz de empeorar otros trastornos digestivos.

Los inhibidores de bomba de protones suelen ser los antiácidos más consumidos. Su efecto se centra en bloquear directamente diversas bombas que producen ácido en el estómago. El tratamiento va de 1 a 4 días para conseguir un buen control sintomático, aunque desde la primera cápsula comienza el bloqueo y la disminución de ácidos.

Algunos de los efectos adversos o reacciones secundarias de este tipo de medicamento cuando se consume en exceso, son: propensión a las infecciones, estreñimiento o diarrea, desbalances en los niveles de magnesio, sobre trabajo en los riñones y alteraciones del sistema inmunológico.

Recuerda que, si consumes algún otro tipo de medicamento, los antiácidos de venta libre pueden entorpecer e interferir en su acción terapéutica. Los fármacos para la alergia o la misma aspirina suelen cambiar su efecto cuando se consumen junto a antiácidos. La consecuencia más notables es un cambio abrupto en la presión arterial.

Si decides consumir un antiácido y notas que a los días los síntomas vuelven, ten presente que los fármacos sólo están paliando los signos, pero la causa raíz continúa allí. En el mejor de los casos, la acidez estomacal es sólo pasajera y no volverá. En el peor de los casos los síntomas reaparecerán con el correr de los días y deberás acudir con un especialista que ayude con un diagnóstico certero. Incluso antes puedes probar realizando algunos reajustes en tus hábitos cotidianos.


Si deseas conocer consejos de prevención, maneras de controlar tu acidez estomacal y algunos de los mejores remedios naturales, te recomendamos leer nuestro artículo “Remedios caseros para la acidez estomacal. ¡Consejos y tratamientos que te ayudaran a controlarla naturalmente!” para saber mucho más al respecto.


¿Qué precauciones debemos tener al tratar la acidez estomacal?

Si al realizar cambios significativos en tu estilo de vida, si luego de cuidar tu dieta y abandonar los antiácidos los síntomas regresan, entonces será hora de acudir con un especialista en gastroenterología.

La evaluación profesional es la única herramienta idónea para encontrar la posible causa que está desencadenando la acidez estomacal.

Antes de solicitar una endoscopía, el especialista necesitará algunos detalles que probablemente le ayuden a dar un panorama general sobre la salud del paciente. No dudes en informar si los síntomas empeoran al consumir la píldora anticonceptiva, por ejemplo; o la medicación de la hipertensión, o la del hipotiroidismo.

Ante los brotes de síntomas, esto es lo que no debe hacer:

  • No fumar
  • Evitar al máximo el alcohol
  • Consumo nulo o controlado de cafeína. De ser posible, opta por los descafeinados.
  • Sobre exigir al cuerpo entrenando antes de dormir.
  • Dormir menos de 6 horas al día.

Por otro lado, presta especial atención a señales de alerta como vómitos por más de 48 hs, heces con sangre o de color negro (sangre digerida), serias dificultades para respirar, entumecimiento o severos dolores en el pecho. Otros detalles que deberás brindar al especialista son:

  • Si roncas o padeces apneas al dormir.
  • Si tienes síntomas de asma luego de comer.
  • En caso de sentir dolor en el pecho después de realizar ejercicio.
  • Si tienes problemas para respirar al acostarte.
  • Inconvenientes para deglutir los alimentos.

Todos los detalles serán de importancia en la consulta médica.

CONCLUSIÓN

La acidez estomacal es un síntoma. Un ardor, molestia o quemazón que se siente en la parte superior del abdomen hasta el pecho, causado por el paso de los ácidos hacia el esófago (reflujo gástrico). Es decir, la acidez se produce debido al reflujo.

Los síntomas pueden ser ocasionales y se tratan con un antiácido de venta libre. Aunque es necesario conocer la raíz del problema que puede ser un alimento irritante.

Sin embargo, los síntomas pueden aparecer más de dos veces a la semana y se consideran frecuentes. En tal caso se debe buscar ayuda médica para conocer las causas y descartar que sea la enfermedad por reflujo gastroesofágico que suele tener consecuencias graves.

…Cuéntanos… ¿Qué tratamiento llevas a cabo para tu acidez estomacal?…

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top