Todo sobre la biopsia de próstata: en qué cosiste, cuándo hacerla y qué métodos se emplean

biopsia de próstata

La biopsia de próstata es un procedimiento muy serio, aunque sencillo. Muchos pacientes manifiestan dudas a la hora de realizársela, sin embargo, es necesario contar con la información pertinente para no caer en falsas creencias que infunden aún más temor.

Aquí te contaremos cómo debe prepararse el paciente antes del procedimiento, qué tener en cuenta, cuáles son las técnicas más utilizadas, en qué consiste, cuándo realizarla y qué peligros representa.

Toda esta información y mucha más te contaremos a continuación.

¿Qué es una biopsia?

Una biopsia es un procedimiento más de diagnóstico. Consiste en la extracción de una porción de tejido (según las circunstancias dicha extracción puede ser total) como muestra para ser examinado por un especialista.

El procedimiento lo realiza un médico y la especialidad del profesional dependerá de la parte del cuerpo que se está analizando. Los especialistas que suelen realizar biopsias son:

  • Cirujanos
  • Oncólogos
  • Gastroenterólogos
  • Citólogos
  • Dermatólogos
  • Ginecólogos
  • Médicos clínicos
  • Otros

Por otro lado, esta muestra es revisada y analizada por un especialista llamado patólogo o anatomopatólogo. La anatomía patológica es una rama de la medicina que estudia las causas, el desarrollo y las consecuencias de las enfermedades. Para ello se emplean diversas técnicas, como la biopsia de próstata, por ejemplo.

La biopsia es uno de los mejores estudios de diagnóstico que existen por el grado de información que brinda, dando la máxima certeza posible para lograr un diagnóstico. A través de ella se puede determinar de manera exacta cuál es el tipo de lesión celular y qué tipo de tejido se ha perjudicado.

¿Cómo debe prepararse el paciente antes de una biopsia de próstata?

En la mayoría de los casos, la biopsia de próstata se realiza vía transrectal. Como es una zona sensible que, además, está rodeada de microorganismos patógenos, todos los cuidados y recomendaciones son para evitar alguna posible infección.

Entonces, para evitar cualquier tipo de complicación, los especialistas recomiendan:

  1. Colocarse un enema rectal: El mismo se debe aplicar la noche anterior al procedimiento si el mismo será ejecutado durante la mañana siguiente. Si se lleva a cabo por la tarde, deberá ser aplicado el enema durante la mañana. Así, el paciente tiene limpio todo el tracto rectal y evita la contaminación por heces.
  2. Varios días antes, deberá dejar de consumir anticoagulantes como warfarina, clopidogrel, apixabán, dabigatrán, etc.
  3. No consumir antiagregantes plaquetarios (fármacos que alteran también la coagulación de la sangre).
  4. Un par de días antes no debe consumir aspirinas, ni antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno.
  5. No ingerir suplementos naturales a base de hierbas (algunos de estos suplementos tienen efectos en la coagulación de la sangre), ni vitaminas.
  6. Se puede prescribir algún tipo de antibiótico, durante un período corto, como tratamiento preventivo para los ataques bacteriales.
  7. 24 horas antes de la biopsia de próstata (y antes de colocarse el enema) se recomienda ingerir una dieta liviana.

¿Cuándo se debe realizar una biopsia de próstata?

La biopsia es la prueba de diagnóstica más utilizada a la hora de diagnosticar cualquier tipo de cáncer. El análisis de los tejidos se realiza a través de un microscopio. Si bien otras pruebas pueden advertir sobre el cáncer, la biopsia brinda más certezas.


Si quieres saber más sobre el cáncer de próstata, te recomendamos leer: “Cáncer de próstata: qué es, síntomas y tratamiento”


Una biopsia de próstata se debe realizar cuando en la revisión con el urólogo algo dio sospechas al especialista. A través de un tacto rectal el médico puede conocer el estado y tamaño de la glándula. Cuando hay dudas sobre alguna anormalidad, se percata alguna protuberancia u otro tipo de anomalía se solicita una biopsia prostática que sea capaz de despejar dudas.

También se solicita biopsia de próstata cuando el valor del antígeno específico de la próstata se eleva por sobre su valor normal. (El antígeno prostático específico es una proteína producida por las células normales y por las malignas de la glándula. Cuando existe un valor por encima del normal es señal de proliferación celular).

¿Cómo se realiza una biopsia de próstata?

Una biopsia de próstata es el procedimiento por el cual se extrae una pequeña muestra (diminuta, teniendo en cuenta el tamaño de la glándula) del tejido prostático. El objetivo, como vimos en el punto anterior, es determinar la presencia (o no) de cáncer.

Para conseguir esto, existen tres técnicas principales:

1. BIOPSIA DE PRÓSTATA TRANSRECTAL

Este es el método más utilizado y el procedimiento, como su nombre lo indica, se realiza a través del recto. No es necesario que el paciente se ingrese a internación, ni que permanezca internado luego.

El mismo consta de los siguientes pasos:

  • El médico solicita al paciente que se recueste sobre el costado izquierdo, en posición fetal. Es importante permanecer inmóvil. Se aplica, en caso de ser necesario, una sedación para que el paciente permanezca también relajado.
  • Se introduce una sonda de ultrasonido por el recto. La misma tiene el grosor aproximado de un dedo. En este paso se puede sentir un poco de molestia, aunque el médico puede utilizar anestesia local.
  • El ultrasonido permite identificar la posición exacta de la glándula para proceder con la biopsia de próstata.
  • Se aplica una anestesia alrededor del tejido prostático.
  • Se introduce una aguja que retira una pequeña muestra. En este momento la sensación puede ser de picazón.
  • Se retiran alrededor de 8 a 16 diminutas muestras que serán enviadas a análisis.

El tiempo total aproximado de esta técnica, es de unos 10 minutos.

2. BIOPSIA DE PRÓSTATA TRANSURETRAL

La biopsia se realiza a través de la uretra.

  1. Como puede ser un procedimiento doloroso o estresante ya que el paciente siente bastantes molestias al ser realizado, se le administra sedación. Se induce el sueño a través de algún medicamento.
  2. Se introduce una sonda flexible que contiene una minúscula cámara llamada cistoscopio, a través del conducto (desde la punta del pene).
  3. Se continúa hasta llegar a la próstata.
  4. Con el cistoscopio se extraen las muestras de tejido necesarias.

3. BIOPSIA DE PRÓSTATA PERINEAL

Esta técnica se emplea como última opción cuando no son viables las otras dos ya que implica un procedimiento más complejo. Con este método se llega a la próstata a través de la piel que separa el ano del escroto (llamada perineo).

Para ello:

  1. El paciente recibirá un medicamento para dormir ya que es necesario que permanezca bajo sedación.
  2. Se realiza una pequeña incisión en el perineo.
  3. Por el pequeño orificio se introduce una aguja que recolectará el tejido a estudiar.

¿Qué sucede luego de la biopsia de próstata?

Síntomas físicos

Si bien es un procedimiento muy sencillo, que presenta bajo porcentaje de complicaciones, el paciente puede tener algunos síntomas leves. Después de la biopsia de próstata se pueden presentar los siguientes signos:

  • Sangrado leve del recto
  • Dolor o ardor en el recto
  • Rastros de sangre al defecar (rectorragia).
  • También pueden estar presentes en el semen (hemospermia por presencia de sangre en las vesículas seminales) o en la orina (hematuria) e incluso aparecer hasta varias semanas después.

Además, probablemente el especialista aconseje continuar con los antibióticos un par de días más como medida preventiva. Sigue todos los consejos e instrucciones del médico para que no exista ningún tipo de complicación.

Lectura de resultados

Una vez que las muestras son enviadas al laboratorio, los resultados tardan de 1 a 4 semanas, dependiendo del lugar.

Los resultados de la biopsia se brindan de acuerdo y comparando, por un lado, valores normales del antígeno prostático específico. Por el otro, calidad y cantidad de las células presentes en el tejido de las muestras.

Dos tercios de los pacientes sometidos a una biopsia de próstata padecen hiperplasia benigna prostática. El tercio restante suele ser diagnosticado con cáncer de próstata, según informan las estadísticas.


Si deseas conocer más acerca de la hiperplasia prostática benigna, te recomendamos leer: “Próstata grande: ¿Qué es la Hiperplasia Prostática Benigna?”


Un biopsia negativa significa que no se encontraron células anómalas.

Una biopsia de próstata positiva significa que se han encontrado células tumorales. El cáncer más común es el adenocarcinoma.

Cuando esto suceda, a esas células se les asigna un puntaje llamado “puntaje de Gleason”. El puntaje de Gleason permite conocer la estadificación del cáncer (determinar el tamaño, a qué velocidad se reproducen las células malignas y hacia dónde se diseminan). Los grados de Gleason van desde el 3+3 (cáncer más benigno de todos) al 5+5 (cáncer maligno).

Diferentes grados de cáncer

Según el puntaje de Gleason, se puede clasificar el cáncer en:

  • Grado 6 (3+3): Es un cáncer que presenta buen pronóstico ya sea para sólo tratamiento de vigilancia activa, como para cirugía o radioterapia externa.
  • Grado 7 (3+4 o 4+3): En esta caso el riesgo presente es intermedio. Se requiere de un tratamiento radical inmediato, aunque puede presentar buen pronóstico de curación.
  • Grado 8, 9 o 10: Cáncer que no presenta buen pronóstico, de alto riesgo. Suele suceder cuando las células ya se han diseminado hacia otras partes del cuerpo, fuera de la próstata. También puede suceder que el cáncer esté localizado y pueda ser tratado con terapia radical como cirugía, braquiterapia o radioterapia externa. Sin embargo, un cáncer de próstata de grado 8, 9 o 10 tiene mayor riesgo de recurrencia con el paso del tiempo.

Une vez leídos los resultados, el médico ofrece la cantidad y los diferentes tipos de tratamientos que se encuentran disponibles según la situación específica del paciente.

Solicitud de una segunda biopsia de próstata

En un tercer caso, la biopsia puede mostrar células anormales que no representan un cáncer. Ante esto, el médico también brindará algunas sugerencias y consejos para que el estado de salud del paciente no empeore. Ante esta situación, probablemente, deba realizarse otra biopsia de próstata con el paso del tiempo, para control.

Se solicita una segunda biopsia de próstata cuando:

  1. El valor del antígeno prostático específico continúa subiendo después de la primera biopsia.
  2. En la primera biopsia se encuentra una lesión sospechosa de cáncer, pero no diagnostica uno o cuando la lesión es premaligna y de alto riesgo.
  3. El resultado de la primera es un cáncer de bajo riesgo por ser presentar un grado bajo, por ser muy pequeño o por estar localizado y el paciente se encuentra sólo en vigilancia activa. Las biopsias siguientes son de control para saber si la condición se modifica o no.

Riesgos y complicaciones al someterse a una biopsia de próstata

La biopsia de próstata es, en general, un procedimiento seguro, de bajo riesgo y con pocas probabilidades de complicación.

Más allá de los síntomas físicos que el paciente puede experimentar luego del procedimiento (que vimos anteriormente), las complicaciones más comunes que puede presentar son:

  • Infección en la próstata por el ataque de algún microorganismo patógeno.
  • Sepsis: Infección grave por el ataque de bacterias que pasan al torrente sanguíneo. Ante esto el paciente es ingresado al hospital y tratado con antibióticos. El síntoma más característico es la fiebre muy elevada.
  • Problemas o dificultades para evacuar la orina: pérdida de fuerza en la micción o necesidad de hacer fuerza para vaciar la vejiga.
  • Presentar una reacción alérgica a los medicamentos empleados durante la biopsia.
  • Hemorragia o hematoma en el lugar donde se retiraron las muestras para la biopsia.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top