Estas son las causas y los síntomas de bronquitis

bronquitis

La bronquitis es una de las 10 principales causas de atención médica en todo el mundo. Es decir, en el último tiempo se ha convertido en una enfermedad frecuente, común. Sin embargo, no debemos olvidar que un mal tratamiento la puede convertir en una afección muy peligrosa.

Suele ser confundida con infecciones de garganta, resfríos comunes o hasta con gripe. Conocer la bronquitis a fondo nos servirá para buscar ayuda a tiempo y evitar complicaciones.

Todo lo que necesitas saber de esta enfermedad, lo descubrirás a continuación…

¿Qué es la bronquitis?

Un buen diagnóstico es fundamental cuando tratamos con enfermedades respiratorias. La bronquitis es una inflamación de los bronquios. A simple vista, parece una explicación poco profunda, sin embargo, encierra muchas cuestiones para tomar en cuenta.

Algunos especialistas tratan este problema con antibióticos, siendo que la mayoría de las veces consta solo de un problema viral. Los virus no se tratan con antibióticos.

El virus que la desencadena produce mucha mucosidad y tos. Estos síntomas combinados provocan irritación del tracto respiratorio e inflamación bronquial.

Los bronquios son los tubos que transportan el aire a los pulmones. Cuando se inflaman, además de tos, causan ardor o dolor en el pecho. Ante la presencia de mucosas y por el escaso lugar por donde pasa el aire, también hay sibilancias.

Otros nombres comunes

A la bronquitis también suelen llamarla resfrío de pecho. Esta suele ser la principal causa por la que se confunden estas enfermedades. El resfrío no siempre deriva en una bronquitis. Sin embargo, casi siempre la bronquitis sí empieza con un resfrío.

Las mucosidades segregadas durante el resfrío se alojan en los bronquios causando grandes molestias. Además, la infección provoca más secreciones bronquiales, complicando el flujo del aire.

El 5% de los adultos, cada año durante la época de frío, reportan síntomas de bronquitis. De ellos, el 90% buscan ayuda médica para calmar los síntomas.

Complicaciones

Un episodio de bronquitis no es, en sí mismo, un factor de riesgo.

El problema real ocurre cuando la infección no mejora o cuando el paciente tiene bronquitis recurrente.

La principal complicación es la pulmonía. El 20% de personas con pulmonía, padecieron bronquitis como diagnóstico primero.

La pulmonía es una infección que afecta a los alveolos y resulta muy peligrosa para niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas, especialmente asmáticos e inmunocomprometidos.

¿Qué es la bronquitis aguda y cuándo es bronquitis crónica?

El diagnóstico de bronquitis se divide en dos: puede ser aguda o crónica.

Bronquitis aguda

La más común es la bronquitis aguda. Son episodios esporádicos y poco frecuentes. La infección no causa ningún tipo de problema, suele aparecer después de un resfrío y suele curarse por sí sola.

En la bronquitis aguda, cuando la infección desaparece, no existen secuelas, ni efectos secundarios. En estos casos, después de 10 días los síntomas desaparecen, siendo la tos la única que persiste. Incluso esta, en menos de 30 días se va sin dejar malestar alguno.

Bronquitis crónica

La bronquitis crónica sí se trata de una enfermedad más grave. Es, a su vez, continua y afecta directamente la función pulmonar.

Se diagnostica como crónica cuando las paredes que revisten el interior de los bronquios se encuentran permanentemente irritadas. La inflamación provoca una tos productiva permanente.

La disminución de la función pulmonar también los predispone al ataque de virus y bacterias dañinas. Por esto es por lo que muchos pacientes con bronquitis crónicas suelen enfermarse de otras afecciones respiratorias o terminan desarrollando diferentes tipos de problemas de salud.

Causas de la bronquitis crónica

La principal causa de la bronquitis crónica es el tabaquismo (aunque también pueden padecerla los fumadores pasivos).

La primer medida para evitar y mejorar esta condición es abandonar el cigarrillo. En caso de ser un fumador pasivo, será indispensable alejarse de la fuente de humo.

En caso de no mejorar, el paciente desarrolla EPOC: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

La EPOC es una grave enfermedad respiratoria, causada por una exagerada respuesta inflamatoria de la zona pulmonar. Se caracteriza por un acceso restringido del aire, provocando una insuficiencia respiratoria que empeora con el paso del tiempo.

Síntomas y signos de bronquitis

El síntoma más característico de una bronquitis aguda es la tos.

En un principio puede aparecer una tos seca, que raspa las vías y provoca dolor en el pecho. También puede ir acompañada de molestias punzantes que se desencadenan junto a la tos. Al poco tiempo se convertirá en una tos productiva. Con eliminación de flema y secreciones.

En términos generales, la tos dura al menos 3 semanas (en el 50% de los casos). Sin embargo, el 25% de los pacientes manifiesta que la tos persiste alrededor de 30 días.

Otros signos y síntomas de la bronquitis (y también relacionados al resfrío) son:

  • Vómito (especialmente en niños, que vomitan flema)
  • Diarrea
  • Ardor e irritación de la garganta
  • Congestión nasal
  • Secreción nasal
  • Fatiga
  • Dolores y molestias corporales
  • Fiebre baja

Respecto a las secreciones

Como mencionamos, las secreciones son muy comunes antes (cuando se padece un resfriado), durante y después de la bronquitis.

Aunque la tos en un principio es seca, luego será la que ayudará a despedir flema. A su vez, el resfrío provoca también congestión nasal. Cuando los fluidos son amarillos o verdes, puede que además de la infección viral, exista algún tipo de ataque bacterial.

Ante estos signos o si los síntomas no mejoran después de tres semanas, recomendamos volver a acudir a un médico clínico.

Junto con la tos y las secreciones, irán acompañadas las sibilancias. Dichas sibilancias son, ni más ni menos, la imposibilidad del aire de fluir correctamente por las vías respiratoria.

La presión en el pecho será el síntoma de la dificultad respiratoria, sumada a la presencia de secreciones adheridas a las paredes bronquiales.

Los pacientes con bronquitis crónica también presentan tos productiva (también denominada tos de fumador), junto con todos los síntomas anteriormente mencionados.

Principales factores de riesgo y causas de bronquitis.

Generalmente, los mismos virus que provocan el resfrío, son los que luego desencadenan la bronquitis. Según los especialistas, entre el 85% al 95% de las veces, la enfermedad es causada por el rinovirus, el adenovirus, la influenza y la parainfluenza.

Las bacterias no suelen ser la causa principal, pero cuando lo son suele darse por problemas de salud subyacentes que comprometen el sistema inmunológico.

Ya sea por virus o bacterias, los bronquios se inflaman para luchar contra el microorganismo e impedir que alcancen los pulmones.

Algunas personas son más propensas que otras a padecerla:

  • Pacientes con sistema inmunológico debilitado: En este grupo entran enfermos crónicos, asmáticos, bebés y adultos mayores.
  • Fumadores y fumadores pasivos: Más propensos a desarrollar bronquitis crónica. El Current Opinion in Pulmonary Medicine publicó una investigación donde se afirmaba que el 40% de los fumadores la desarrollan a lo largo de su vida. Además, se pudo confirmar que los síntomas de EPOC pueden ser tratados o reducidos si se abandona el cigarrillo y la vida sedentaria.
  • Mujeres: Las investigaciones afirman que tienen el doble de posibilidades de desarrollar bronquitis crónica, en comparación a los hombres.
  • Trabajos de riesgo: El permanente contacto con vapores, polvo o sustancias químicas también afecta la capacidad pulmonar. Los trabajos más peligrosos son: minería, fumigación de campos, trabajos con carbón, manejo de granos, ganadería, manufactura textil.
  • Pacientes alérgicos.

Tratamiento

En casos comunes

El 85% de los pacientes mejora con el paso del tiempo. Los antibióticos no suelen hacer efecto ya que las bacterias no son la causa principal. No existe un tratamiento específico para la bronquitis, sino medicamentos para aliviar los síntomas.

Broncodilatadores

Los broncodilatadores son recetas por un especialista médico. Sirven para relajar los músculos lisos que recubren los bronquios y facilitar el paso del aire.

Los pacientes asmáticos, con EPOC o con reacciones alérgicas suelen administrarse broncodilatadores de forma regular. Se emplea ante evidencias de broncoespasmos.

No se utilizan con frecuencia ya que provocan algunas reacciones secundarias: náuseas, palpitaciones, cefaleas, dolor estomacal, entre otras.

Analgésicos de venta libre

Los analgésicos de venta libre funcionan para bajar la fiebre, alivianar los dolores musculares o corporales y trata el dolor de garganta.

Si bien son de venta libre, es importante consumirlos a consciencia.

Los más comunes son el ibuprofeno, las aspirinas y el paracetamol.

Para conocer opciones saludables, ve “Cómo curar la bronquitis con estos 13 remedios naturales”.

CONCLUSIÓN

La bronquitis es una infección que provoca la inflamación de los bronquios. Los bronquios son las vías que llevan el aire hacia los pulmones. Dicha inflamación va acompañada por problemas respiratorios, congestión, mucha tos y secreciones.

La bronquitis puede ser aguda o crónica, siendo los fumadores los más propensos a padecer esta última.

Si padeces bronquitis puede que, a los 10 días ya mejores, sin necesidad de medicamentos específicos. Puedes consumir analgésicos si los síntomas son difíciles de sobrellevar. La tos es el últimos síntoma en desaparecer, siendo capaz de permanecer por más de 20 días desde el inicio de la enfermedad.

¿Esta información fue útil para ti? … ¿Suelen tus resfriados derivar en una bronquitis?… ¡Cuéntanos tu experiencia!

1 thought on “Estas son las causas y los síntomas de bronquitis”

  1. Pingback: Curar la bronquitis con estos 14 Remedios Naturales • Medicina Natural

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *