5 claves para padres impacientes

Cómo cultivar la paciencia para una crianza saludable de nuestros hijos

A medida que nuestros hijos van creciéndo, también van exigiéndo cada vez más y más de papá y mamá, por lo que es muy importante para cada padre, mantener siempre la serenidad y el control necesario para atender a todas las demandas de un hijo. Mira cómo tener paciencia con los hijos con estas 5 espectaculares estrategias que todo padre debe conocer.

Consecuencias de un padre impaciente

Los padres impacientes, siempre generarán un efecto poco saludable en el desarrollo del niño.

Existe una notable diferencia entre saber explicar calmadamente a un niño por qué no debe hacer algo, a gritarle y armar un escándalo porque ha hecho determinada acción.

La impaciencia se transmite con el ejemplo hacia nuestros hijos

Cuando decidimos ser padres, es obvio que debemos prepararnos para afrontar situaciones complicadas y difíciles de manejar, por lo que es necesario prepararnos psicológicamente de antemano, para soportar todos los berrinches y actitudes típicas de todo niño, sin perder el control ante este.
Aprender a tener paciencia con los hijos, es de suma importancia para el desarrollo psicoemocional del niño.
Es muy sencillo identificar a un padre impaciente; gritos, ganas de salir corriendo y dejarlo todo, romper en llanto por cada mínimo desorden, son solo algunos de los síntomas que este tipo de padres suelen demostrar.
Educar a un niño no es tarea fácil, y es por esto que debemos de estar preparados con estrategias y tácticas para lograr dominar simpre la situación.
Es importante recordar que los niños aprenden de nosotros, por lo que recuerda que las actitudes que vean reflejadas en ti, las experimentarán y manifestarán ellos también en su vida.

La paciencia y el autocontrol deben formar parte de la crianza

Mira a continuación cómo aprender a tener paciencia con los hijos, mediante 5 claves fundamentales.

5 claves para aprender a tener paciencia con los hijos

Estas 5 claves para aprender a tener paciencia con los hijos, te ayudarán a no desbordarte ni perder el control, ante los picarescos actos de esos pequeños angelitos que tanto amas.

1. Mantén la calma

Evita perder el control ante los berrinches, gritos y pataletas de tus hijos, ya que si lo haces, estarás comunicándoles el hecho de que ellos no deben perder el control, cuando es justamente lo que tu estás haciéndo. Ante este tipo de acciones, intenta siempre mantener la calma e intentar descifrar qué es lo que tu hijo quiere comunicarte.

Busca con amor, la manera indicada de explicarle a tu niño que lo que ha hecho no está bien.

2. Sé coherente con tus acciones

Para los padres que quieren aprender a tener paciencia con los hijos, este punto es primordial.

Los niños aprenden de tus acciones, no de tus palabras; si le pides a tu niño qyue no grite y tu estás gritando, el niño se sentirá muy confundido; si le pides a tu niño que apague el televisor, mientras que tu estás con tu celular, el niño tampoco entenderá lo que pides.

Si quieres que tu niño apague el televisor y se ponga a leer un libro, toma tu un libro y ponte a leer. Te aseguramos que tarde o temprano tu niño terminará por imitar tus acciones.

3. Sé empático

Este es otro punto importante a la hora de aprender a tener paciencia con los hijos.

Intenta ponerte por un minuto en el lugar de tu hijo, sintiéndo lo que él siente: miedo, tristeza, frustración, etc. De esta manera te será mucho más fácil canalizar la situación, para luego poder controlarla.

4. Una invitación a la flexibilidad

Dale a tus hijos buenos argumentos de por què no deben comportarse de tal manera ni realizar determiandas acciones. Sé auténtico y razonable; deja de lado esos típicos y débiles argumentos, como por ejemplo, “no debes hacer esto porque yo lo digo”.

5. Recupera la paciencia

El trabajo, el desánimo, el cansancio y el estrés, nos hacen ser en ocasiones demasiado irritables.

Intenta estar siempre en sintonía contigo mismo, para poder así comunicarte sanamente con tus hijos, y no entrar en conflicto con ellos.

Recuerda siempre que si tienes hijos, siempre valdrá la pena intentar ser una persona mejor por ellos.

Comparte con todos esta valiosa información para padres.