¿Cómo cultivar ajo en casa fácilmente? … ¡Y realizar el mejor vino de ajo para curar todos los males!

Si consumes este alimento de forma regular no sólo debes gozar de deliciosas comidas, sino también de una excelente salud. Sin embargo, para dejar de gastar tanto dinero, te proponemos cultivar ajo en casa, ¡uno de los alimentos más fáciles de plantar!

Además, te contamos una receta milenaria que te ayudará a aprovechar al máximo la cosecha, junto con los infinitos beneficios y propiedades de esta hortaliza.

Recuerda siempre consultar con un especialista antes de comenzar cualquier tratamiento, para ello aquí también te contamos cuáles son las reacciones adversas del ajo y en qué casos está contraindicado.

Propiedades y beneficios medicinales del ajo

En la historia de la humanidad

Los especialistas afirman que el ajo se cultiva desde hace 7000 años. En todo momento ha sido considerado un remedio natural mágico, capaz de alcanzar y tratar numerosos problemas de salud.

Durante la época medieval se creyó tanto en su poder que se convirtió en el principal conjuro contra demonios, vampiros y malas energías.

A principios del siglo XVIII se desarrolló el vino de ajo que era capaz de matar virus y bacterias, e incluso proteger a las personas de la plaga. Este medicamento fue ampliamente consumido por los sepultureros que buscaban evitar el contagio de enfermedades gravísimas que acababan con poblaciones enteras.

Luego, durante ambas Guerras Mundiales, se les administraba jugo de ajo, ajo crudo o vino de ajo a los heridos de batalla para evitar las infecciones. Su uso como antiséptico natural fue clave para muchos soldados que lograron evitar así la gangrena en alguna de sus extremidades.

Su poder maravilloso se ha extendido por todo el mundo y actualmente forma parte de la vida cotidiana de muchas personas.

Un súper alimento

Este súper alimento es un importante suplemento de vitaminas y minerales esenciales para nuestro organismo. Entre las numerosas sustancias que aporta, podemos encontrar:

  • Sustancias nitrogenadas
  • Sodio
  • Potasio
  • Selenio
  • Calcio
  • Magnesio
  • Silicio
  • Ácido fosfórico
  • Vitaminas C, D y varias del complejo B
  • Aceites esenciales
  • Aliína que, al ser machacado o cortado, se convierte en alicina, un compuesto activo muy poderoso.

Las investigaciones afirman que la mejor forma de consumir ajo, si no queremos perder sus propiedades, es de manera cruda. Las cocciones a altas temperaturas acaban con hasta el 90 % de sus propiedades.

Consumir ajo crudo de manera regular, nos ayuda a:

  • Eliminar el exceso de líquido y combatir la retención de líquidos. Por ser rico en potasio es diurético y permite eliminar toxinas y purificar el organismo.
  • Promover la circulación sanguínea.
  • Reducir los niveles de colesterol y triglicéridos de la sangre.
  • Regular y tratar la hipertensión.
  • Tratar dolores reumáticos, articulares y óseos.
  • Controlar el peso corporal.
  • Mejorar los procesos digestivos.
  • Eliminar parásitos y hongos del cuerpo.
  • Combatir virus, favoreciendo el sistema inmunológico del cuerpo.
  • Eliminar bacterias nocivas.
  • Desinfectar.
  • Detener el crecimiento tumoral con sus propiedades anticancerígenas
  • Acabar con verrugas y várices

Si necesitas saber más sobre las propiedades y los beneficios del ajo para la salud, te invitamos a leer el artículo  “Propiedades y beneficios del ajo ¡Un súper alimento!” donde encontrarás información detallada y precisa.


¿Por qué cultivar ajo en casa si podemos conseguirlo en cualquier tienda?

El ajo es un excelente alimento con propiedades antibióticas, antisépticas, desinflamantes y antifúngicas. Con todos estos beneficios podríamos decir que es excelente a la hora de reforzar nuestro sistema inmunológico; es decir, podemos tratar con él un sinfín de afecciones y molestias.


Si necesitas conocer algunos remedios naturales con ajo, en este artículo te contamos los 14 mejores: “Estos son los mejores remedios caseros con ajo, ¡PARA ACABAR CON MÚLTIPLES ENFERMEDADES!”


Para ello debemos contar con una buena cantidad, sin gastar demasiado dinero. La mejor forma de lograr todo esto, es plantándolo en nuestro hogar. No necesita grandes cuidados, ni mucho espacio. Sin embargo, su crecimiento en estable y fácil. Contarás con un suministro permanente de alimento.

Otro gran beneficio de este tipo de cultivos es que puedes controlar el nivel de agroquímicos que presentan ya que es algo que podrás regular tú mismo.

A todo esto, podríamos sumarle la satisfacción de cosechar nuestro propio alimento y medicina. Es un momento de conectar con la naturaleza, disfrutar con la familia si todos gozamos de la actividad y una tarea para despejar la mente, que nos aleja del estrés y la rutina cotidiana.

¿Cómo cultivar ajo en casa?

Consejos y materiales

Cultivar ajo en casa es una tarea sencilla ya que no necesitarás de muchos materiales, como la planta tampoco necesita de muchos cuidados.

Una vez que tengas los elementos que detallaremos más abajo, procura seleccionar una cabeza de ajo tierna, grande y de dientes bien formados. Elegir una variedad te asegura tener buena cosecha luego.

Otra cuestión para tener en cuenta es que esta planta enraíza en profundidad. Por lo tanto, aunque notes que la planta no es muy grande, sí necesitarás un recipiente lo suficientemente hondo.

Para comenzar a cultivar ajo en casa, necesitaremos:

  • 1 cabeza de ajo en su punto justo de maduración (procura que no esté muy seca ya que así no podrás observar su tamaño real, su variedad, ni sus características).
  • 1 maceta o recipiente de unos 50 cm de profundidad, por 30 cm de diámetro (en caso de tener más grande, no hay inconveniente. La importancia radica en los cm de profundidad para cuidar y permitir que la raíz alcance un buen tamaño).
  • Tierra enriquecida, para macetas

Paso a paso para cultivar ajo en casa

  1. Una vez que elijas la variedad de ajo que prefieras, recuerda que debe tener dientes grandes y fuertes, desármala. Quita la piel de la cabeza, más deja la de los dientes intacta.
  2. Antes de comenzar a cultivar ajo en casa, procura asegurar el drenaje de la maceta. Es importante que el recipiente elimine correctamente el sobrante de agua. Los orificios inferiores no deben estar tapados, ni ser tan grandes que la tierra no pueda retener el agua.
  3. Llena la maceta de tierra, hasta 5 cm antes de llegar al límite. Procura no realizar presión durante el proceso.
  4. Realiza algunas perforaciones en la superficie de la tierra, según la cantidad de dientes que quieras cultivar. Con una distancia entre ellas de 10 cm, aproximadamente.
  5. Coloca los dientes de forma vertical, en cada orificio. El extremo puntiagudo debe quedar mirando hacia el cielo.
  6. Cubre los 5 cm restantes, con suficiente tierra
  7. Humedece la maceta y llévala a un lugar que reciba abundante luz solar, al menos unas 8 horas al día.

Cuidados necesarios

  • Aunque cultivar ajo en casa es una tarea relativamente sencilla, idealmente debemos hacerlo al comienzo de la época cálida. Es decir, hacia finales del invierno y comienzos de la primavera. Esto es porque la luz solar es indispensable para generar los primeros brotes, los cuales deben ser bien fuertes.
  • Si decides cultivar ajo en casa durante los climas fríos deberás proteger la planta de las heladas y las temperaturas bajo cero. Además, deberás rotarla lo suficiente para que reciba al menos unas 8 horas de sol al día.
  • Otro cuidado importante es la cantidad de riego. Esta planta requiere la cantidad de agua justa que sólo llegue a humedecer la tierra. Un exceso de riego puede pudrir el diente de ajo enterrado.
  • Riega cada vez que notes la tierra seca.
  • Después de 8 meses, aproximadamente, los ajos estarán listos para ser cosechados. Notarás que están en su tiempo porque las hojas externas comenzarán a tomar un color marrón.
  • Cuando retires los ajos maduros, deja secar por una semana en un lugar fresco y seco. Una vez transcurrido este tiempo, estarán listos para consumir.
  • Puedes retirar un diente de ajo de cada cabeza que cosechas y volver el ciclo de cultivo.
  • Cada cabeza de ajo contiene entre 4 a 15 dientes, pesando cada uno de ellos alrededor de 1 g.

¿Cómo elaborar vino de ajo? Prepara fácilmente este maravilloso remedio ancestral

Como mencionamos anteriormente, el vino de ajo se creó hace mucho tiempo durante momentos difíciles de la humanidad. La medicina no había avanzado lo suficiente cuando numerosas plagas arrasaban con múltiples poblaciones.

El vino de ajo funcionó durante un largo período de tiempo como el único remedio preventivo capaz de reforzar el sistema inmunológico contra virus y bacterias peligrosos.

Luego, con el tiempo, los consumidores regulares vieron otras propiedades importantes al consumirlo: Ayudaba a regular el peso corporal, mejoraba problemas cardiovasculares, mejoraba la digestión y ayudaba con la recuperación de enfermedades respiratorias.

En el año 1858 Louis Pasteur descubrió las propiedades antibióticas del ajo. Actualmente, incluso se ha comprobado que es capaz de reducir el riesgo de cáncer de estómago en un 50% y el colorrectal en un 66%.

Por otro lado, las investigaciones también han comprobado que el consumo regular pero moderado de vino ayuda en preservar la salud. Una copa al día contiene tantos antioxidantes (resveratrol y flavonoides) que es capaz de ser un poderoso protector cardíaco y regenerador celular.

Propiedades del vino de ajo

Si gustas de cultivar ajo en casa, esta receta es una maravillosa forma de aprovechar la cosecha. El vino de ajo combina el poder de dos alimentos colmados de beneficios para la salud.

Entre las numerosas propiedades de este brebaje, podemos nombrar:

  • Purifica la sangre
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Ayuda a disminuir el colesterol
  • Protege la salud cardiovascular
  • Mejora la salud de la piel
  • Favorece y ayuda a combatir infecciones
  • Posee poderes anticancerígenos

Receta del vino de ajo

Luego de cultivar ajo en casa, te invitamos a realizar esta maravillosa y sencilla receta. Sólo necesitarás:

  • 12 dientes de ajo
  • 500 ml de vino tinto de buena calidad
  • Recipiente de vidrio grande, con tapa hermética
  • Recipiente de vidrio oscuro (puede ser marrón o verde)

Preparación:

  1. Coloca el vino dentro del recipiente de vidrio.
  2. Corta cada diente de ajo en cuatro partes y viértelos en el vino.
  3. Tapa muy bien el recipiente y llévalo a un lugar seco de la casa, donde reciba luz solar durante dos semanas.
  4. Diariamente, agita el recipiente al menos unas tres veces al día.
  5. Pasados los 14 días, filtra la bebida y conserva el líquido en el recipiente oscuro. Llévalo al refrigerador para preservar las propiedades del brebaje.

Tratamiento:

Una cucharada al día es suficiente para prevenir enfermedades y reforzar el sistema inmunológico.

En caso de querer curar alguna afección, la dosis no puede ser superior a medio pocillo diario, dividido en tres partes, durante el día. Además, diluye la porción en agua para suavizar el sabor. No consumas el remedio por más de un mes.

Efectos adversos de consumir ajo crudo

Muchas personas deciden cultivar ajo en casa debido a sus grandes propiedades, sin embargo, también tenemos que conocer cuáles son aquellos posibles efectos secundarios de su consumo regular o excesivo.

1. Problemas gástricos

Algunos pacientes no toleran bien el ajo crudo y les ocasiona problemas gástricos. Los síntomas más característicos son:

  • Ardor en la boca del estómago
  • Mal aliento
  • Acidez o reflujo gástrico
  • Gases, inflamación y distensión abdominal
  • Vómito
  • Diarrea
  • Mal olor corporal

El ajo crudo tampoco está aconsejado para personas que padecen úlceras estomacales ya que es un irritante. Recordemos que los pacientes con úlceras carecen del revestimiento propio del estómago con el que contamos todos.

Por lo tanto, si decides cultivar ajo en casa y no lo toleras bien, te recomendamos cocinarlo brevemente y suavizar sus efectos. Recuerda que la temperatura de cocción no debe ser mayor a 65º C.

2. Anticoagulante natural

Consumir ajo regularmente aumenta la posibilidad de hemorragia ya que se trata de un anticoagulante natural que licúa la sangre. Los pacientes que consumen anticoagulantes farmacológicos deben consultar con un especialista antes de llevar a cabo cualquier tratamiento con ajo.

Por otro lado, las personas que recibirán algún tipo de cirugía deberían tener cuidados similares. Si este es tu caso, abandona cualquier tratamiento con ajo, al menos dos semanas antes de la fecha prevista para la operación. De esta forma disminuyen los riesgos de hemorragia.

3. Embarazo y lactancia

Si bien consumir ajo durante el embarazo y la lactancia es seguro, algunas investigaciones afirman que ingerirlo en forma de tratamiento podría llegar a ser peligroso.

Las embarazadas y madres que amamantan pueden consumirlo en sus alimentos sin ninguna complicación, más no deberán llevar a cabo tratamientos que impliquen un consumo regular de más de un diente de ajo al día, durante varios días consecutivos.

4. Niños

Cultivar ajo en casa es una actividad que a los niños gusta mucho. Luego de la cosecha siempre quieren probar su producto. Los estudios afirman que el consumo en pequeñas cantidades, de manera regular, en niños es segura.

Sin embargo, se recomienda no administrar en grandes cantidades para evitar posibles complicaciones en la coagulación sanguínea.

5. En tratamientos tópicos

Algunas personas toleran bien el ajo al ser consumido, pero no al emplearlo de manera tópica. Para evitar una irritación en la piel, antes de realizar cualquier tratamiento, apoya un pequeño trozo de ajo en el antebrazo y realiza una prueba de tolerancia.

Luego de depositar allí un poco de jugo de ajo, espera al menos 10 minutos. Si no hay reacción adversa, continúa con el tratamiento que deseas. De lo contrario, enjuaga con abundante agua y suspende la aplicación tópica.

6. ¿Cuándo consultar con un especialista?

Para pasar en limpio: consulta con un médico especialista antes de llevar a cabo un tratamiento con ajo, si:

  • Padeces úlceras estomacales u otros problemas gástricos crónicos ya diagnosticados
  • Tienes presión arterial baja, generalmente
  • Padeces alguna afección tiroidea
  • Sufres algún problema renal
  • Consumes alguno de estos medicamentos: anticonceptivos orales, fármacos para adelgazar la sangre, remedios para el VIH/ SIDA, antiinflamatorios no esteroides, ciclosporina, aspirinas de forma diaria.

¿Qué podemos hacer si no toleramos bien el ajo?

Algunos consejos para tolerar mejor el ajo por vía oral son:

  • Consumirlo en dosis más pequeñas hasta que el cuerpo se acostumbre y lo tolere mejor. Comienza los tratamientos de manera gradual hasta lograr el objetivo. Sin embargo, si durante el proceso notas efectos adversos, suspende la ingesta.
  • Consúmelo en tus comidas, mezclado con otros ingredientes también crudos. Combinar las propiedades de varios alimentos suele ser la solución.
  • Ingiérelo cocinado y dentro de platos tradicionales para acostumbrarte a su sabor.
  • Conserva los ajos en aceite o realiza conservas como el escabeche de ajo con otros alimentos. Este tipo de conservación de alimentos también suele tener buenos resultados.

Si a pesar de estos consejos la intolerancia al ajo continúa, se debe suspender la ingesta ya que se deben barajar otras opciones como alergia o intolerancia alimenticia.

CONCLUSIÓN

Ahora que conocemos todo sobre el ajo, es tu decisión cuándo comenzar a utilizarlo de manera regular. Puedes adquirir el ajo fresco, el ajo negro, extracto de ajo, aceite de ajo o ajo en polvo.

Cuéntanos… ¿Has tratado alguna enfermedad con ajo?… ¿Qué variedad de ajo es tu preferida?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top