Así es que los disruptores endócrinos están destruyendo tu cuerpo

disruptores endocrinos

¿Sabes qué son los disruptores endócrinos? ¿Conoces cómo afectan y actúan en tu salud? Estos químicos están presentes en diversos productos y empaquetados de uso común y doméstico.

Numerosos países del mundo han organizado una importante campaña de concientización con la finalidad de que estos perjuicios sean correctamente informados. Los daños a la salud han sido comprobados científicamente en reiteradas oportunidades. Sin embargo, se continúa fabricando productos con estos químicos nocivos.

Si estás interesado en esta información, hoy te contaremos hasta el último detalle sobre cómo tu cuerpo está siendo bombardeado por diferentes disruptores endócrinos.

¿Cómo funciona el sistema endócrino en el organismo?

El sistema endócrino está compuesto por todas las hormonas del cuerpo. Su función es regular diferentes procesos biológicos. Las hormonas actúan desde la concepción hasta la vejez, ininterrumpidamente.

Estos procesos incluyen:

  • Desarrollo del cerebro y de todo el sistema nervioso.
  • Formación, desarrollo y funciones del sistema reproductivo.
  • Funciones metabólicas y regulación de los niveles de azúcar en sangre.

El sistema endócrino está compuesto principalmente por:

  • Hipotálamo: Es el encargado de unir nuestro sistema endócrino y nervioso. Su tarea en el sistema nerviosos es la de “impulsar” su funcionamiento.
  • Glándula pituitaria: La glándula pituitaria recibe las señales impulsoras del hipotálamo. Se ubica en la base del cerebro y desde allí secreta hormonas que afectan el crecimiento y a las demás glándulas del cuerpo.
  • Glándula tiroides: Esta glándula que regula el metabolismo, es vital para el desarrollo saludable del cuerpo y la correcta maduración.
  • Glándulas suprarrenales: Son dos glándulas pequeñas y se ubican en la parte superior de cada riñón. Son las encargadas de segregar hormonas en respuesta al estrés, para controlar el metabolismo de la glucosa, el equilibrio entre la sal y el agua del cuerpo y regular la presión arterial.  
  • Páncreas: (Aunque también comparte funciones con el sistema digestivo) segrega glucagón e insulina. Estas hormonas son las que permiten un correcto nivel de glucosa en sangre.
  • Ovarios y Testículos: Las gónadas reproductivas son las encargadas de segregar esteroides que permiten el crecimiento y desarrollo del sistema reproductivo. Además, regulan los ciclos y comportamientos reproductivos, tanto en hombres como en mujeres.

Si bien estos esteroides se encuentran tanto en hombres como en mujeres, difieren sus niveles según el género. Las hormonas son: andrógenos, estrógenos y progestinas.

  • Hipófisis
  • Glándula pineal
  • Timo
  •  (entre otras)

¿Qué son los disruptores endócrinos?

Se clasifica como disruptor endócrino a aquella sustancia capaz de alterar el sistema hormonal de nuestro organismo. Dicha alteración produce una disfunción que desencadena múltiples enfermedades.

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental nos dice al respecto:

“Los disruptores endócrinos son sustancias químicas que interfieren en el sistema endócrino del cuerpo, provocando efectos adversos en el desarrollo, reproductivos, neurológicos e inmunitarios. Este efecto se da tanto en humanos con en la vida silvestre”.

Los desbalances hormonales causados por los disruptores endócrinos están relacionados a muchas afecciones: cáncer de mama, infertilidad, trastornos de la función reproductiva del hombre, cáncer de próstata, trastornos metabólicos, enfermedades neurológicas y trastornos cardiovasculares.

Se cree que los daños más graves se presentan durante etapas tempranas del embarazo o por exposición prenatal.

¿Cuál es el alcance de los efectos de los disruptores endócrinos?

El problema real de los disruptores endócrinos, reside en el alcance de sus efectos. Los daños causados son acumulativos y, por ende, irreversibles. ¿Hay aún algo más grave? Sí. Los perjuicios pueden pasar de una generación a otra, incluso cuando no existen manifestaciones patológicas.

Otro de los grandes problemas que rodean a este tipo de sustancias, es la poca información que manejan los consumidores. Si bien ya se ha podido comprobar el nivel de perjuicio de los disruptores endócrinos, las personas no lo conocen en detalle.

Estas sustancias forman parte de nuestro día a día y conviven con nosotros. La lista es muy larga, pero podrás encontrarlos en:

  • Alimentos
  • Materiales de decoración de interiores y construcción
  • Pesticidas
  • Electrodomésticos
  • Productos de higiene personal
  • Productos de limpieza
  • Aparatos electrónicos
  • En la mayoría de los plásticos y envasados
  • Ambientadores
  • Insecticidas
  • Juguetes y juegos
  • Prendas de vestir

Theo Colborn, fundador y presidente del Endocrine Disruption Exchange, dice:

“Desde el día de la concepción hasta el nacimiento del individuo, el desarrollo de cada etapa está determinado totalmente por el accionar de las hormonas.

Los cambios ocurridos durante esta etapa son mucho menos reversibles que los que suceden durante la adultez. Esto sucede no sólo porque no podemos volver el tiempo atrás, sino porque es imposible desconectar y conectar nuevamente al cerebro”.

Los disruptores endócrinos y su relación con los problemas de salud

El BPA

El BPA es, quizás, uno de los disruptores endócrinos más conocido. Algunas personas, incluso, creen que es el único. El BPA (Bisfenol A) es una sustancia química, industrial y muy tóxica. Se utiliza en la fabricación de plásticos y su finalidad es endurecerlos. Está presente en botellas, dispositivos médicos, envases de refrescos, etc.

Los daños causados por el BPA son bien conocidos, ya que es uno de los disruptores endócrinos más estudiados. Por ejemplo, los plásticos duros de policarbonato que recubren los alimentos envasados contienen Bisfenol A. Está presente en los recibos térmicos que entregan las cajas registradores… y los ejemplos no acaban nunca.

Se relaciona al Bisfenol A con muchos problemas graves de salud: desde el cáncer de mama o próstata, hasta otros relacionados a problemas hormonales como la presencia de pubertad temprana o el síndrome de ovario poliquístico.

Sin embargo… ¿Sabías que hay más de mil químicos o mezclas industriales que pueden alterar nuestras hormonas, favoreciendo el desarrollo de enfermedades?

Más químicos disruptores endócrinos

Otros de los químicos peligrosos son los ftalatos, el triclosán e incluso muchos más que se encuentran en los peces (los cuales nunca deberíamos ingerir, aunque nadie realiza los controles adecuados).

En EE.UU se encuentran más de 85 mil químicos nocivos empleados en la fabricación de diferentes productos. Ahora mismo, los tienes entre tus artículos cotidianos y de consumo masivo. Por ejemplo… ¿Sabías que la atrazina aumenta la toxicidad del agua corriente? Ahora lo sabes.

Las investigaciones de los últimos 25 años involucran a los disruptores endócrinos en un sinfín de problemas de salud. Entre ellos se encuentran los trastornos reproductivos, muertes prematuras, obesidad, diabetes, impactos neurológicos, cáncer de mama, endometriosis, trastornos inmunitarios, cáncer de hígado, osteoporosis, Párkinson, cáncer de próstata y trastornos tiroideos.

El veneno no depende de la dosis

Cada vez que tocamos temas respecto a sustancias químicas y su nivel de toxicidad, los entes reguladores y científicos suelen aclarar cuál es la dosis recomendada y cuál es la perjudicial.

Es lógico pensar que la exposición a venenos en dosis altas requiere una atención rápida e inmediata ya que las consecuencias serán notoriamente peligrosas. Por ejemplo, un niño que ingiere insecticidas manifestará signos de intoxicación inmediatamente. Esto justifica una emergencia médica.

Sin embargo, con los disruptores endócrinos la situación es diferente, por dos motivos. En primer lugar, no existe una dosis recomendada. Dosis muy pequeñas de ciertos químicos disruptores pueden provocar daños severos en la salud. Rápida e inminentemente.

En segundo lugar, porque estos daños severos no siempre aparecen de manera inmediata. Los síntomas pueden tardar años en desarrollarse, incluso décadas. Por esto resulta muy difícil un accionar médico rápido y preventivo. También es muy complicado para los profesionales descubrir y hacer un análisis causa- efecto.

¿Qué información arrojan las investigaciones?

Los científicos continúan estudiando y comprobando cómo estas sustancias químicas no están afectando y perjudicando nuestra salud. Los resultados no son nada alentadores.

Laura Vandenberg, investigadora, dice al respecto:

“Durante años, los estudios de disruptores endócrinos han desafiado los conceptos básicos que manejamos en toxicología, particularmente aquel dogma de “la dosis produce el veneno”. Los disruptores pueden tener efectos incluso en dosis muy bajas, que no se predicen por sus efectos en dosis altas”.

Nuestro sistema endócrino es muy sensible y delicado. Tanto que las pequeñas exposiciones pueden alterarlo e influir en aquellos puntos claves que permiten su correcto funcionamiento. Estos pequeños cambios son los que favorecen y preparan al organismo para enfermedades futuras.

Los científicos de la Endocrine Society, informan:

“Encontramos y presentamos la evidencia que afirma que los disruptores endócrinos tienen efectos negativos en los sistemas reproductivos tanto femeninos como masculinos. También se relacionan con enfermedades de la tiroides, metabólicas y del sistema endocrinólogo en general. En el desarrollo del cáncer de mama, de próstata y obesidad”.

¿Cómo funcionan las leyes que deben regularlos?

Legalmente, se ha regulado que ciertos niveles de estos químicos son perjudiciales para la salud. Sin embargo, las empresas gastan millones de dólares para conseguir permisos.

Si estamos tan expuestos a estos venenos cotidianos es porque las leyes no funcionan y claramente nos mantienen en peligro. Se requieren de muchas políticas que nos mantengan resguardados, protegidos y eviten las consecuencias perjudiciales de los disruptores endócrinos.

Lamentablemente, es nuestra tarea también poder informar de manera correcta. Además, es necesario evitar todo aquello que no resulta indispensable para nuestra supervivencia. Cambiar los alimentos envasados por los naturales, disminuir el consumo de plásticos y fabricar nuestros propios limpiadores, son decisiones saludables que cuidan a toda la familia.

Conoce: “Limpiador casero con aceite de árbol de té y naranja”

Resulta muy injusto que las familias preocupadas y responsables, sean las encargadas de fomentar un cambio cuando desde los gobiernos no lo hacen. Sin embargo, también es nuestra responsabilidad si deseamos un mundo un poco mejor.

Más: “Conoce “la docena del terror”. Estos son los 12 peores y más peligrosos disruptores endócrinos

Conclusión

Los disruptores endócrinos son sustancias químicas que afectan, alteran y dañan nuestro sistema endócrino. Las hormonas son las encargadas de regular gran parte de nuestro funcionamiento y desarrollo. Sin embargo, esta alteración, puede modificar el cuerpo a niveles impensados.

No sólo afecta a nuestra salud, fomentando la aparición de enfermedades, sino que también causa perjuicios a las siguientes generaciones.

Estas sustancias se encuentran en permanente contacto con nosotros. Están presentes en los plásticos, prendas de vestir, empaquetados, artículos de limpieza, de cuidado personal… y mucho más.

Los especialistas han podido confirmar todo esto y han presentado evidencias más que confiables. Es hora de que los gobiernos actúen responsablemente y adopten políticas preventivas que resguarden la salud de la población.

Mientras, es nuestro trabajo mantenernos informados y alertas.

¿Qué opinas al respecto?…  ¿Sabías que convives con múltiples disruptores endócrinos en tu hogar?

3 thoughts on “Así es que los disruptores endócrinos están destruyendo tu cuerpo”

  1. Como podría yo librarme no de todo si no de lo más que pueda de todas estas toxinas y venenos que circulan al derredor mío y de mi familia?

  2. Pingback: Limpiador casero con aceite de árbol de té y naranja • Medicina Natural

  3. Pingback: Los 12 Peores disruptores endócrinos de la industria • Medicina Natural

Comments are closed.