Gingivitis: ¿Qué es, cuáles son sus síntomas y tratamiento?

Gingivitis: ¿Qué es, cuáles son sus síntomas y tratamiento?

La gingivitis es una enfermedad bucal muy común, de fácil tratamiento y completamente curable. El problema real es que no todas las personas conocen su diagnóstico y corren el riesgo de que este problema se convierta en algo peor: la periodontitis.

Aquí te contamos cuáles son las características generales de la gingivitis, cómo se manifiesta, cuáles son los síntomas, las causas y los tratamientos convencionales más recomendados por los especialistas.

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad periodontal, es decir, que se desarrolla en las encías. Es un problema muy común que se caracteriza por la irritación, inflamación y enrojecimiento de la zona que rodea la base de los dientes.

Si bien se trata de una problemática común, es muy importante buscar atención profesional de inmediato y comenzar el tratamiento. Una vez comenzado el tratamiento, al cabo de algunos meses, la gingivitis habrá desaparecido. Esto, a su vez, impide que la enfermedad avance y desarrolle una afección mucho peor denominada periodontitis. La periodontitis es una infección que ataca no sólo a la encía, sino también al hueso que sostiene al diente.

La causa más frecuente es una higiene bucal deficiente, aunque también puede darse por otras causas o enfermedades adyacentes. El mejor tratamiento para prevenir la gingivitis es cepillarse los dientes al menos dos veces al día y utilizar hilo dental a diario.

El tratamiento contra esta afección requiere de la consulta médica y de algunos controles dentales.

Síntomas de la gingivitis

Los síntomas de la gingivitis pueden ser muy molestos y resultan un verdadero problema para muchos pacientes.

Las encías saludables son rosadas, firmes y están bien sujetas a los dientes, mientras que las afectadas por esta enfermedad se ven diferentes. Estos son los síntomas más característicos:

  • Encías retraídas
  • Facilidad de sangrado en las encías, especialmente durante el cepillado, ante el uso de hilo dental o al morder un alimento firme.
  • Encías inflamadas
  • Encías de color rojo intenso e incluso violáceo.
  • Mal aliento
  • Sensibilidad en las encías.

La gingivitis puede causar daño en los dientes, sin embargo, puedes evitarlo si buscas ayuda cuanto antes. Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas acude a una consulta odontológica, de esta manera evitarás el daño y más probabilidades tienes de revertir esta enfermedad.

Causas de la gingivitis

La causa más frecuente de esta afección es la mala higiene bucal que lleva a la formación de una placa bacteriana que retrae las encías poco a poco. Sin embargo, también puede desarrollarse en pacientes que padecen leucemia, por el consumo de ciertos fármacos o por déficit nutricional.

Así, podemos decir que las causas de la gingivitis se dividen en dos:

  • A causa de la acumulación de placa
  • Por causas que no tienen que ver con la acumulación de placa

Así, podríamos decir que la placa bacteriana es la principal causa de esta enfermedad, pero puede ser perfectamente prevenible. Para ello, conozcamos cómo se forma:

  1. Formación: La placa bacteriana comienza a desarrollarse en los dientes como una película pegajosa y transparente que los cubre. Las bacterias se forman por la interacción de los azúcares de los alimentos con las bacterias bucales. El cepillado diario es suficiente para eliminarla.
  2. Sarro: Si la placa no es removida, con el paso de las horas se convierte en sarro. Un sedimento sólido que se acumula debajo de la línea de las encías y causa inflamación. El sarro es una protección para las bacterias, permitiéndoles desarrollarse y dificulta su remoción. Para removerlo el paciente necesita realizarse una limpieza dental profesional.
  3. Gingivitis: Cuanto más sarro se acumula, la encía va retrayéndose cada vez más, la inflamación no cesa y más bacterias logran alojarse allí. De esta manera, las encías se vuelven sensibles, inflamadas y con facilidad de sangrado. Esos síntomas describen lo que llamamos gingivitis. La gingivitis que no es tratada puede convertirse en periodontitis donde la infección ataca el hueso que sostiene el diente y puede producir la pérdida de estos.

Gingivitis causada por placa dental

La placa dental se forma por una higiene deficiente, pero también depende mucho de las personas y los hábitos. Algunas personas forman sarro más rápidamente que otras. Además, otros factores que pueden favorecer la formación de placa son:

Consumo de sustancias y algunos fármacos:

Algunos fármacos y sustancias producen hiperplasia que es un crecimiento excesivo del tejido de las encías. El tejido favorece la acumulación de bacterias y la producción de sarro ya que se vuelve difícil de limpiar en profundidad. Finalmente, los pacientes con hiperplasia pueden desarrollar gingivitis en poco tiempo.

Algunos fármacos y sustancias que ocasionan hiperplasia son: fenitoína, ciclosporina, nifedipina, el plomo, bismuto, níquel y algunos anticonceptivos orales.

Deficiencia de vitaminas:

No es una situación común, pero puede suceder que la deficiencia de vitamina C y la vitamina B3 puede ocasionar la inflamación de las encías, lo que deriva en un aumento de sensibilidad y sangrado.

Cambios hormonales:

Especialmente durante el embarazo y la menopausia, el cuerpo de la mujer sufre grandes alteraciones en el equilibrio hormonal que contribuyen a la formación del sarro.

Episodios de vómitos, sumado a la fatiga del embarazo, también son factores de desarrollo de la gingivitis. En esta etapa se puede desarrollar también un esegranuloma piógeno en el tejido de la encía que sangra con facilidad.

En la menopausia, se produce la gingivitis descamativa donde las capas externas de las encías sangran y duelen, a la vez que se separan del tejido subyacente.

Leucemia (bajo número de glóbulos blancos) o leucopenia (bajo número de leucocitos):

La gingivitis es una de las primeras manifestaciones en el 25% de los niños con leucemia. Este tipo de gingivitis se origina porque algunas células de la leucemia logran infiltrarse y alcanzar las encías.

Otras causas

La gingivitis causada por la acumulación de placa también se da con facilidad en pacientes que padecen diabetes o tienen SIDA.

Gingivitis causada por otros motivos que no son el cúmulo de placa dental

La gingivitis también puede desarrollarse por otras causas diferentes a la placa dental. No son las situaciones más comunes, pero se han registrado casos donde esta enfermedad es causada por:

Infecciones:

Las infecciones virales y fúngicas (a causa de un hongo) también pueden ser causantes de este problema en las encías. El virus del herpes causa una afección muy dolorosa denominada gingivoestomatitis herpética. Los síntomas de la gingivitis se acompañan de llagas pequeñas en toda la boca.

Por otro lado, cuando los hongos de la boca logran desarrollarse de manera descontrolada (puede ocurrir por el consumo de antibióticos) también ocasionan problemas en las encías. Una de las más comunes es la candidiasis oral.

Pericoronitis:

La pericoronitis es la inflamación de la encía alrededor de la corona de una pieza dental. Esto sucede cuando la pieza dental no ha salido por completo. Suele ser un problema común cuando aparecen las muelas de juicio, provocando un colgajo de la encía que favorece el cúmulo de bacterias.

Factores de riesgo que favorecen el desarrollo de gingivitis

La gingivitis es una enfermedad que puede padecer cualquier persona, aunque algunas presentan más probabilidades que otras. Esto depende en gran medida de los hábitos cotidianos y de algunas características de la cavidad bucal. Los factores de riesgo son:

  • Malos hábitos de higiene y cuidado bucal.
  • Fumar cigarrillos o masticar tabaco
  • Adultos mayores presentan más probabilidades de padecer gingivitis
  • Padecer de boca seca
  • Alimentación deficiente de nutrientes
  • Dentaduras torcidas difíciles de higienizar en profundidad
  • Arreglos y prótesis dentales que no han sido bien ajustadas.
  • Enfermedades que atacan el sistema inmunológico como el VIH/ SIDA, leucemia o pacientes que se encuentran en tratamiento oncológico.
  • Consumir algunos medicamentos para controlar las convulsiones como la fenitoína o bloqueadores de los canales de calcio empleados para controlar la angina de pecho.
  • Estar embarazada
  • Consumir píldoras anticonceptivas
  • Transitar la menopausia
  • Predisposición genética.

Tratamiento: ¿Cómo curar la gingivitis?

Es necesario buscar ayuda profesional ni bien comiencen los síntomas y así prevenir complicaciones futuras. El tratamiento es inmediato, desde la primera consulta con el dentista, aunque el tratamiento tiene mejores resultados si también se adoptan y se ajustan hábitos de higiene personal eficientes.

El tratamiento completo para la gingivitis consta de:

  1. Limpieza dental profesional: Desde la primera consulta, el paciente comienza el tratamiento. La primera acción es remover todos los restos de placa y los sedimentos de sarro. De esta forma se eliminan todos los productos bacterianos. Luego de este raspado, las encías comenzarán un proceso de desinflamación.
  2. Restauración dental: Los puentes, las coronas o las prótesis dentales mal alineadas u otras restauraciones desajustadas pueden estar causando un cúmulo de bacterias. La segunda parte del tratamiento es evitar estas fuentes de microorganismos patógenos.
  3. Controles posteriores: Aún después de la limpieza profunda, el profesional querrá realizar controles para asegurarse que la gingivitis esté controlada y que las encías dañadas continúen su procesos de curación correctamente.

En poco tiempo las encías deberían volver a su color rosado original, presentar mayor firmeza y los episodios de sangrado deberían cesar.


Si necesitas conocer tratamientos naturales para acabar con la gingivitis, te recomendamos leer nuestro artículo “Estos son los mejores 10 remedios caseros para la gingivitis”


CONCLUSIÓN

La gingivitis es una enfermedad muy frecuente de las encías que ocasiona inflamación, enrojecimiento, encías retraídas, sensibles y con predisposición al sangrado. También presenta mal olor.

La principal causa es la acumulación de placa dental que termina convirtiéndose en depósitos sólidos de sarro. Esto se puede prevenir perfectamente con buenos hábitos de higiene bucal: utilizar hilo dental a diario, cepillar los dientes al menos dos veces por día y acudir a revisiones periódicas con el profesional.

El tratamiento implica una limpieza profunda profesional donde se remueve todo el sarro.

Preguntas Frecuentes sobre la gingivitis

¿Qué es bueno para la gingivitis?

La gingivitis necesita tratamiento profesional y control odontológico. Para acabar con la enfermedad se necesita realizar una remoción completa de los depósitos de sarro para desinflamar las encías y que vuelvan a su estado saludable (rosadas y firmes).
Hay algunas recetas caseras que pueden ayudar con el control de los síntomas como el mal aliento o el sangrado:
–          Realiza buches con agua con unas gotas de aceite de árbol de té, o con bicarbonato de sodio o con limón.
–          Enjuagues bucales con una infusión de tomillo.
–          Pasa un trozo de gel de aloe por las encías irritadas.

¿Cuáles son las causas de la gingivitis?

La gingivitis generalmente se origina por la acumulación de placa dental. La placa dental es una película transparente que cubre todos los dientes. Esto sucede por un cepillado deficiente que permite que las bacterias interactúen con los azúcares de los alimentos y forme la placa.
Al cabo de 72 hs la placa comienza a solidificarse y da lugar a la formación de sarro. Sedimentos sólidos que se acumulan en la base de los dientes y retraen las encías, dando origen a la gingivitis.

¿Qué es la gingivitis contagiosa?

Algunos estudios indicarían que la gingivitis podría contagiarse a través del intercambio de saliva durante los besos. Al parecer las bacterias causantes de este problema podrían alojarse en la cavidad bucal de otra persona saludable.
Sin embargo, existen dos factores para tener en cuenta. El primero es que estos estudios no son definitivos y no representan una prueba aún convincente para asegurarlo. Por otro lado, sin importar las bacterias que se alojen en la boca, cualquier persona con una higiene bucal eficiente, puede evitar la gingivitis.

¿Cómo se diagnostica la gingivitis?

La gingivitis puede ser diagnosticada inmediatamente por un profesional durante la consulta. En una primera instancia hará un examen minucioso sobre las características de las encías, los dientes, posición de éstos, boca y aspecto de la lengua.
Luego, necesitará realizar un análisis del historial de enfermedades bucales y dentales, a la vez que se solicita información médica sobre enfermedades que puede estar padeciendo el paciente.

About The Author

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top